Dos mil clientes y fraudes por $ 3 mil millones: PDI desarticula agencias que estafaban con supuestos viajes y membresías

Así era el sitio web de RC Viajes.

RC Viajes y Amukan engañaron durante varios años con viajes gratis y beneficios que nunca llegaron a los que creían en sus propuestas. La policía ha logrado determinar que los pagos podrían llegar hasta los $ 5 millones por cada víctima.


J.C. (31) estaba almorzando en un restaurante de Plaza Ñuñoa cuando unas promotoras se acercaron y entregaron, en todas las mesas, folletos para un concurso de viajes. Ese es el primer antecedente de la manera de actuar de dos agencias de viajes acusadas de realizar estafas por $ 3 mil millones y sumarían al menos dos mil víctimas, quienes eran engañadas a través de un supuesto viaje gratis y una posterior suscripción fraudulenta.

El pasado 6 de septiembre, la Brigada Investigadora de Delitos Económicos Metropolitana (Bridec) desarticuló dos agencias de viajes, relacionadas entre ellas, las cuales contaban con sucursales en Las Condes y Rancagua. Se trata de la agencia RC Viajes y Amukan; ambas tenían transacciones de dinero entre ellas, además de existir vínculos familiares de quienes las dirigían.

De esta manera, la PDI detuvo a seis miembros de la organización, que era liderada por César Venegas y su hermano, quienes fundaron RC Viajes y trabajaban junto a Jonathan Roa, quien, a su vez, estaba a cargo de Amukan, pero también tenía funciones dentro de la primera empresa. Los seis detenidos fueron formalizados por los delitos de estafa, asociación ilícita y lavado de activos. Cinco imputados quedaron en prisión preventiva mientras dure la investigación, mientras que a la restante se le fijó arresto domiciliario nocturno.

La policía estaba tras el paso de los ejecutivos desde hace años, y las primeras denuncias comenzaron a ser recibidas en 2017, logrando concretar la detención de los sujetos recientemente. La investigación comenzó con un estimado de cerca de 500 clientes presumiblemente afectados, los que aumentaron a 2.000 una vez que la PDI allanó las oficinas y encontró más documentación. Se estima, según las primeras diligencias, que el monto defraudado llegaría a los $ 3 mil millones y que incluso habría personas que aún no conocen que son víctimas de esta estafa.

PDI allana oficinas de agencias RC Viajes y Amukan.

Marcelo Romero, subprefecto y jefe de la Bridec Metropolitana, explica que en este operativo “se desplegaron más de 40 efectivos policiales en alrededor de 13 domicilios distintos, entre particulares de los imputados y comerciales de las empresas involucradas, lográndose la incautación de documentación comercial, principalmente consistente en contrato de servicios, fichas de clientes y cada una de ellas tiene adherido su respectivo voucher comprobante de pago, equipos computacionales y teléfonos celulares principalmente”.

Junto con eso, Romero especificó que “dos de los detenidos ya tenían detenciones por el delito de estafa, una tiene que ver con un modus operandi muy similar al que actualmente está siendo investigado”.

Las empresas seguían funcionando y atrayendo supuestos clientes hasta el día en que fueron allanados los inmuebles.

Un mundo de beneficios

Una vez que J.C. anotó sus datos en el folleto entregado por las promotoras, estos fueron ingresados a una tómbola, todo lucía como un concurso más. Creyendo que se trataba de buena suerte, fue la ganadora. ¿El premio? Un viaje con todo pagado a Brasil o Argentina, según fuera su elección.

Para poder cobrar el premio, J.C. debía concurrir a las oficinas de la agencia. Así comenzaba la forma de operar, según la policía. Una vez en las oficinas, los vendedores incitaban a las personas a acceder a una membresía con la agencia, la cual ofrecía diferentes beneficios para futuros viajes.

De acceder, las personas firmaban un contrato y pagaban el registro, el cual podía ser cancelado en cuotas con cargo a tarjeta de crédito. Sin embargo, los beneficios jamás llegaban y la gente no podía acceder a ningún viaje. Todo era un engaño.

“De primera no quise, iba saliendo y llegó otra persona para comentarme que por qué me iba. Me empezó a persuadir y hasta que me dio una oferta y tomé la opción, firmé contrato y pagué a crédito $ 800.000″, explica.

Supuestos beneficios ofrecidos por la agencia.

Otra víctima, quien también prefirió no revelar su nombre, explica a La Tercera que su membresía fue por $ 600.000, pagados en 24 cuotas, supuestamente sin interés, aunque después descubrió que incluso aquello era falso. El plan le daba beneficios por tres años que consistían en que “cada vez que quisiera viajar, ellos me iban a conseguir los mejores precios de alojamiento, muy por debajo de los precios del mercado, también nos dieron una tarjeta all inclusive para usar en Cancún”.

La policía ha logrado determinar que los pagos podrían llegar hasta los $ 5 millones por cada víctima, según se ha encontrado en la documentación requisada, además de cuotas que se podían extender desde uno a 10 años.

Develación de una estafa

Después que salió de la agencia, J.C. quedó con una sensación distinta, creía que era innecesario estar ahí. Por lo mismo, llamó al otro día para solicitar su devolución, sin embargo, no le contestaron. “Empecé a llamar, varios días, y después me contestan que estaba fuera de plazo para devolución. Después me tramitaban, me seguían tramitando hasta que después me di cuenta de que eran estafadores”, afirma.

La otra víctima relata que al día siguiente de haber pagado también sintió inseguridad, por lo que buscó al representante legal a través de internet, donde encontró que César Venegas había sido denunciado por estafa. “De inmediato nos contactamos con el vendedor, a los dos días de firmado el contrato le dijimos que queríamos retractarnos. Fuimos y nos reunimos con César Venegas, él tomó nota de nuestra solicitud y nos dijo que los abogados se iban a contactar con nosotros para indicarnos los pasos a seguir. Eso nunca sucedió”, explica.

A pesar de insistir antes de los primeros 10 días, nunca recibió respuesta. Eso, hasta que pasaron 12 días, cuando los contactó el vendedor. “Nos dijo que eso teníamos que haberlo hecho por el Sernac, pero antes de pasados los 10 primeros días. Ya habían pasado”, agrega.

“En dos oportunidades, como el contrato seguía vigente, intenté hacer uso de los beneficios, la primera vez no hubo ningún buen precio como lo prometían -por mi cuenta conseguí mejores precios- y la segunda vez que intenté, ni siquiera me respondieron”, concluye la mujer que fue engañada en más de $ 600 mil.

El subprefecto aconseja que las personas “ojalá previamente consulten en internet la reputación comercial de la entidad. Por otra parte, está la posibilidad de consultar en Sernac si es que se ha ingresado algún tipo de reclamo en contra de la empresa y también hacer lo mismo en Sernatur”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.