Beto Acosta pone al Chapa Fuenzalida en lo más alto de la historia de la UC: “Es el más ganador del club, debe ser el gran ídolo”

Alberto Federico Acosta y Néstor Raúl Gorosito jugaron juntos en San Lorenzo, Universidad Católica y Yokohama.

Alberto Federico Acosta y Néstor Raúl Gorosito jugaron juntos en San Lorenzo, Universidad Católica y Yokohama. Foto: Francisco Longa/AgenciaUno

El ex goleador habla de todo cuando se refiere al equipo de la precordillera. Asegura haber disfrutado los años del tetracampeonato y dice que la institución no debe perder aquel rumbo. No pierde la oportunidad de elogiar a Manuel Pellegrini, su ex técnico: "Es el mejor entrenador de mi carrera, el número uno", sostiene.



Alberto Federico Acosta Tabizzi (55) es una voz autorizada para hablar de Universidad Católica. El Beto, jugó tres años en el club estudiantil, marcando 92 goles en tan solo 105 partidos, lo que se traduce en un promedio de conquistas de 0.88. Una cifra que quisiera cualquier goleador.

Por eso, el oriundo de Arocena, quien brillara en San Lorenzo de Almagro y Sporting de Lisboa, no rehúye de ningún tema en su conversación con El Deportivo, en el marco de su visita a Chile al evento El Día Después organizado por Mastercard. El otrora artillero aborda los últimos años de éxitos de la UC y su baja de rendimiento este 2022, profundiza en la figura de José Pedro Fuenzalida, el gran emblema cruzado de la última década y, también, en Fernando Zampedri, quien, según ha declarado públicamente, busca ser el goleador histórico de la institución franjeada. Además elogia a Manuel Pellegrini, entrenador con el que compartió en dos equipos, y proyecta el Mundial, certamen que nunca pudo disputar y reconoce que: “Fue una de mis deudas”.

¿Cómo vivió el tetracampeonato de la UC?

Con alegría. Ver a un club que quiero tanto teniendo éxitos durante tantos años seguidos me pone contento. Como exjugador deseo que todas las temporadas siguieran igual. Pero se sabía que en algún momento esto se iba a cortar. Ahora, con el título de Colo Colo, se termina la supremacía cruzada. Siempre llega un momento en que se debe reflexionar y reinventarse. Hay que seguir por el mismo camino.

¿La salida de José Pedro Fuenzalida es el punto final de este ciclo exitoso del club?

Para uno que conoce al Chapa, da tristeza el anuncio. Solo me queda felicitarlo por su grandiosa carrera en la UC. Me consta lo que es, no solo como jugador, sino como persona y sé lo mucho que le ha aportado a los chicos jóvenes. Es normal esto. La Católica tiene un plantel de edad avanzada y se cumplen ciclos. Fuenzalida pensó que era el momento de dar un paso al costado.

También parten otros referentes como Aued...

Deben pensar lo mismo. Es difícil. La decisión la toma el club, el jugador y el cuerpo técnico. El futbolista sabe cuando está en condiciones de seguir aportando. La dirigencia debe reflexionar si llegó el momento del recambio. Por ejemplo, Luciano Aued le ha dado mucho a Católica. Quizás ya no pueda entregar lo mismo en la cancha, y es normal, pero son jugadores que le sumaban al grupo. Esas cosas siempre son importantes.

¿Fuenzalida tenía para continuar un año más?

No hay duda. Pero reitero en que son decisiones personales. Si me pide un consejo, yo le digo que siga disfrutando del fútbol. Esto se corta y se hace complicado el día después del retiro. El Chapa tiene mucho más para dar. Él meditará la decisión, junto a su familia. A veces llega el momento de decir basta.

Debe ser complicado partir del club de toda tu vida…

Por supuesto, más cuando estás en un lugar donde te tratan de maravilla. Pero también llega un instante en que cuesta demasiado ir a entrenar y jugar los partidos. Más allá de que la gente quiera que un ídolo siga por siempre, la determinación es personal.

¿Cuál es el lugar de José Pedro Fuenzalida en la historia de la UC?

Es el más ganador del club. Debe ser el gran ídolo. Pero esto no pasa tanto por los campeonatos, sino también por el manejo. Hay que ver como tratas a la gente del club y tus compañeros. Eso marca una historia y por eso, también, el Chapa es uno de los grandes de la Católica. Es grandioso.

Aun así, algunos hinchas no le perdonan al Chapa su paso por Colo Colo. ¿Influye de alguna manera en la historia que forjó en la UC?

No pasa nada. La gente debe mirar lo que hizo por el club. Es un profesional que jamás le ha faltado el respeto a alguien. Los fanáticos son pasionales y les gustaría que todos jueguen con una sola camiseta, pero ellos, a veces, no saben lo que pasa en la interna de la instituciones. Algunos futbolistas se van de un equipo y los hinchas piensan que le están haciendo un daño al club, cuando, en realidad, lo negativo venía desde la dirigencia. No lo digo por el caso de Fuenzalida. Pero la gente no entiende lo que pasa en la cocina de un club. José Pedro es un gran ídolo y lo seguirá siendo.

¿Cree que después del retiro Fuenzalida debe tomar un cargo dirigencial?

Eso debe verlo. Al tomar la decisión del retiro debe descansar, tomarse un tiempo para su familia y luego evaluar si vuelve a la Católica. Sería bueno que siga ligado al fútbol.

¿Es mejor la UC del tetracampeonato o la suya de 1994-95 y 1997?

Por mí, digo que la mejor es en la que jugué yo. Conocí la interna. Me hubiese gustado ganar esta cantidad de títulos, no hay duda, pero viví tres años maravillosos. No solo compartí vestuario con jugadores extraordinarios, sino que conocí gente a la que quiero muchísimo. Además, en cuanto a nivel, fue uno de los mejores equipos en los que estuve en mis casi veinte años de carrera. Fueron de mis buenos años en el fútbol. Tuve un promedio de un gol por partido casi y eso no se da todo el tiempo. Me tocó la suerte de tener un gran equipo alrededor y mucha gente buena que nos manejaba, desde entrenadores a dirigentes. Cuando esas tres patas están bien, las cosas salen mejor.

Alberto Acosta levanta el trofeo del Campeonato Nacional, en 1997.

¿Siguió la campaña de la Católica este 2022? ¿Cómo lo ha vivido?

El equipo tuvo muchos altibajos, además está el tema de no jugar en su estadio y las sanciones. Se transformó en un año atípico. En general vienen siendo tiempos extraños, pero la Católica no estaba acostumbrada a vivir tantos incidentes. Que no fuera la gente era algo impensado en la UC. El mundo está un poco loco últimamente, en general.

¿Qué debe hacer Universidad Católica para no tener un año negativo nuevamente?

Para eso hay un cuerpo técnico con experiencia. Ellos deben saber lo que falta y lo que deben retocar. Si los jugadores están enfocados, les va a ir bien. Universidad Católica debe estar siempre entre los tres primeros. También pienso que el club debería enfocarse más en los torneos internacionales. No creo que sea una falla, pero falta un poquito para luchar competitivamente.

En el fútbol es difícil reinventarse en el éxito y la UC parecía no tener problemas en aquello, ¿Qué cree que sucedió este 2022?

Los hinchas somos entrenadores y creemos tener todo claro. Pero el campeonato lo gana uno solo y nos veníamos mal acostumbrando en estos últimos años. Entonces, cuando las cosas no resultan como queremos, decimos que es un fracaso y no lo creo así. No se puede estar ganando siempre. La Católica sabe bien donde está parada. Los fanáticos son exitistas. Paulucci, por ejemplo, hizo un campañón bárbaro, y era imposible no extender su vínculo. Con el diario del lunes es fácil hablar.

¿Nunca le ha interesado trabajar en la UC?

No. Mi relación con Católica está ligada a la gente, los hinchas. Nunca hablé con las personas del club y ellos jamás me contactaron. Al no estar metido completamente en el mundo del fútbol, es normal. Tengo mucho respeto por quienes manejan la institución ahora. Pero mi verdadero vínculo es con los fanáticos, que hasta hoy me siguen tratando con cariño. Eso me queda de la Católica.

Dos emblemas de la UC, Alberto Acosta y Mario Lepe.
Dos emblemas de la UC, Alberto Acosta y Mario Lepe. Foto: Rodrigo Sáenz/AgenciaUno

Se dice que los ‘90 fueron la década dorada del torneo chileno, ¿por qué hoy se está lejos de aquel nivel?

El fútbol sudamericano, sacando Brasil, ha pasado por muchos problemas económicos. En esa época había seleccionados argentinos. Es como si hoy estén Lautaro Martínez y Paulo Dybala en Chile. Imposible. No por los nombres, sino por las aspiraciones de dinero. En Argentina también es complicado. Los jóvenes se van muy rápido y veo que allá pasa lo mismo. Lo lamento bastante. En esa época era un placer ver que Colo Colo, la U y la Católica tuvieran tres, cuatro o cinco jugadores de nivel de selección.

Entrando en terreno internacional, ¿ha seguido al Betis de Pellegrini? Usted fue dirigido por él en la UC y San Lorenzo.

Si y me pone muy feliz lo que muestra. Hablo siempre con Manuel. Me alegra su carrera, llegando a lo más alto, a los mejores clubes. Es un técnico revolucionario.

¿En qué lugar lo pone de su lista de entrenadores?

Es el primero. El número uno, de entre todos los DT que tuve. A mí me dirigió César Luis Menotti, Alfio Basile, Héctor Veira, Óscar Washington Tabárez y muchos más de renombre, entre ellos, Pellegrini, que tenía el combo completo. Es un gran estratega y mejor persona. Realmente está en el primer lugar.

¿Qué lo destaca entre sus pares?

El manejo de grupo, como mantener a un camarín en línea. Eso no es fácil. Para Manuel Pellegrini es más importante tener contentos a los que no entran en el once titular y eso mantiene a todos alerta. Refleja que nadie tiene el puesto asegurado. Llevaba el vestuario de manera espléndida. Aquello es muy difícil, sobre todo en esa época.

¿Cree que el Betis tiene opciones de quedarse con la Europa League?

No es fácil, pero el equipo pasa por un buen momento. Yo creo que la va a pelear.

Alberto Acosta, goleador cruzado de los '90, y Arturo Norambuena, el artillero de principios de siglo.
Alberto Acosta, goleador cruzado de los '90, y Arturo Norambuena, el artillero de principios de siglo. Foto: Rodrigo Sáenz/AgenciaUno

Volviendo a la UC, ¿visualiza a Fernando Zampedri siendo el goleador histórico del club?

Viene haciendo una campaña maravillosa en la Católica. Ojalá que pueda seguir en la UC, porque tiene muchas posibilidades. Si continúa por varios años no tengo dudas en que será el goleador histórico. Pasa por una racha muy buena.

Usted quedó a 28 goles del récord, quizás le bastaba una temporada más…

Imagínate que en esa época ni se hablaba. Antes no tenía idea que el Chamuca Barrera era el goleador histórico. Hoy, con las redes sociales y el acceso a las estadísticas, se puede hablar de esto. Yo, hasta hace un tiempo, no sabía cuántos goles hice en la Católica. Luego me dijeron. Si hubiese sabido, capaz que me quedaba a batir el récord. Pero en ese entonces no pensaba en eso.

De todas formas, estamos lejos de ver números como los de Acosta nuevamente, 0.88 es un promedio casi inalcanzable…

Uno no llevaba la cuenta en aquel entonces. No había tantas herramientas. Yo solo sabía que hacía goles, pero no llevaba el conteo en la cabeza. Para mi fueron tres años maravillosos, estoy muy feliz por lo que logré y de que la gente me lo recuerde.

¿Se identifica con el juego de Zampedri? Ha mantenido sus números azules, pese al mal año grupal.

Todo jugador marca su historia. Como en su momento lo hizo Acosta, ahora lo logra Fernando. ¿En qué nos parecemos? En que hacemos goles. Yo convertía y él convierte. Pero no hay jugadores iguales. El olfato goleador lo tenemos ambos, pero no me quiero comparar. No puedo decir si uno es peor y el otro es mejor. Eso pasa por los gustos de la gente. Acosta hizo goles y le dio alegrías a la gente, lo que hace Zampedri ahora.

Alberto Federico Acosta y Néstor Raúl Gorosito jugaron juntos en San Lorenzo, Universidad Católica y Yokohama.
Alberto Federico Acosta y Néstor Raúl Gorosito jugaron juntos en San Lorenzo, Universidad Católica y Yokohama. Foto: Francisco Longa/AgenciaUno

Queda poco para el Mundial, ¿siente que le faltó disputar uno? Considerando que fue campeón de la Copa América y la Confederaciones.

Si, fue una de las deudas. Algo que no se me dio fue jugar un Mundial, más allá de ser un agradecido de la carrera que tuve. Si pudiese pedir algo hacia atrás, sería haber disputado uno, pero bueno, ya está. En esa época competía con grandes monstruos en la Selección, como Batistuta. Los entrenadores decidieron llevar a otros. No es algo que me ponga mal, pero quizás no aproveché la oportunidad que se me dio en algún momento.

¿Cree que el equipo de Scaloni es candidato para coronarse en Qatar?

Argentina siempre está entre los diez candidatos. Esta Selección nos ilusiona por su invicto y haber ganado la Copa América en Brasil. Creo que se puede llegar a semifinales.

¿Se adaptaría Acosta al fútbol moderno?

Si. Hoy hay más herramientas de trabajo. Antes no había nutricionistas ni psicólogos. Los futbolistas están más metidos en la actividad, se cuidan mejor y creo que existen elementos que elevan el rendimiento de un jugador, que en antaño no existían.

¿Sigue en contacto con Gorosito? ¿Nunca lo ha invitado a formar parte de su cuerpo técnico?

Mantengo una muy buena relación con Pipo, pero él sabe que yo estoy fuera del rubro. Por eso nunca ha existido un acercamiento. Él es loco por esto de ser entrenador. Últimamente ha hecho grandes campañas y cuando veo eso me alegro mucho.

¿Quedó con alguna deuda pendiente en el fútbol chileno?

No creo. Me hubiese encantado hacer una mejor Copa Libertadores, el 95 y el 97 tuvimos grandes equipos. En 1997 nos dejó afuera Colo Colo en cuartos de final y yo sentía que teníamos chances de llegar mucho más lejos. Pero qué más puedo pedir. Hice muchísimos goles, fui campeón con la Católica e hice grandes amigos, que es lo más importante que me queda, junto al reconocimiento de toda la gente.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.