Poca efectividad y falta de liderazgo: las razones del quiebre entre los gremios de artistas y el Ministerio de las Culturas

El sector cultural y del entretenimiento (en la imagen una sala de cine) es el que registra los más altos índices de cesantía en pandemia según una reciente encuesta de la UC.

Después de tres meses, más de 50 organismos abandonaron la mesa de trabajo con el Ministerio de las Culturas ante lo que consideran en nulo avance para ayudar al sector en medio de la pandemia. "La ministra de las Culturas no asistió a ninguna de las cuatro reuniones intersectoriales que tuvimos", dice la dirigenta Tehani Staiger.




Al poner la raya para la suma, el resultado fue cero. O, en términos metafóricos, un diálogo de sordos. A tres meses de iniciadas las conversaciones y reuniones de diferentes organizaciones culturales con los representantes del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio (Mincap), los trabajadores del sector decidieron retirarse de las mesas que se habían constituido. La decisión la dieron a conocer el sábado a través de un comunicado e incluso se anunció que trabajarán próximamente con parlamentarios en una bancada cultural.

Se trata de una balde de agua fría en un medio ya bastante congelado desde el inicio de la pandemia a fines de marzo y que de acuerdo al Centro de Encuestas UC es el más golpeado en términos laborales: las actividades artísticas, de entretenimiento y recreativas (dónde están las culturales), registran la mayor tasa de cesantía del país, con un 44,5%. Desde la Coordinadora Intersectorial de Cultura en Emergencia (CICE) dicen, sombríamente: “Las mesas no han arrojado resultados, ya que se han convertido en meros espacios informativos, dejando a las organizaciones con un profundo malestar por la poca efectividad del trabajo”.

El punto muerto de conversaciones se produjo tras una acumulación de situaciones desafortunadas y probablemente una de las más importantes fue la respuesta que tuvo el Plan de Emergencia y Reactivación elaborado por la Coordinadora Intersectorial. Según el mismo organismo, que agrupa a más de 50 organizaciones culturales en todo el país,”el pasado 21 de julio, la Coordinadora recibió una respuesta de la Ministra (Consuelo Valdés) en donde no se acoge ninguna de las medidas presentadas en el plan, no abriendo tampoco la posibilidad de discutirlo o trabajarlo”.

Una de las voces más activas dentro de CICE es la productora de cine Tehani Staiger, presidenta de la Asociación Gremial de Gestores Culturales (AdCultura), quien diagnostica dos razones tras la ruptura de conversaciones. “En primer lugar, creo que el Estado y los trabajadores culturales tenemos visiones muy distintas de lo que es la participación: se supone que esto era una mesa de diálogo y de colaboraciones y se transformó sólo en una instancia para ir escuchando las decisiones que iba adoptando el Ministerio”.

Staiger también apunta a lo que ella estima es “una falta de liderazgo” al interior del Mincap. “Ni siquiera se está protegiendo lo único que tenemos, que es el presupuesto de Cultura. La ministra dice que tiene conciencia de la crisis, pero en la práctica eso no se manifiesta en ninguna acción concreta”.

La vocera de AdCultura agrega que aunque la ministra Consuelo Valdés sostuvo reuniones bilaterales con diferentes organismos gremiales, nunca asistió en este período a ninguna de las cuatro reuniones de la Coordinadora que representa a todas las organizaciones. En las reuniones, la contraparte fue siempre el subsecretario de Cultura Juan Carlos Silva, dice Staiger.

“Grito de ayuda”

Desde el Observatorio de Políticas Culturales, institución que tiene una perspectiva externa de esta situación, su directora Barbara Negrón interpreta el impasse de esta manera: “La salida de los gremios de la mesa de dialogo con el Ministerio de las Culturas, es posible interpretarla como un grito de ayuda. Como ya hemos indicado, la situación de los artistas y trabajadores de la cultura es crítica, fueron de los primeros en dejar sus espacios y actividades y probablemente serán de los últimos en retomarlas”.

También agrega un dato que ya mencionaba la Coordinadora Intersectorial y que alude a la política gubernamental. “Si a esto se le suman señales políticas como la dada por el Presidente Piñera, al excluir a la cultura de la cuenta pública, se hacia evidente para las asociaciones de creadores, técnicos y gestores, que el gobierno no esta disponible para encontrar soluciones para este sector”.

Algunos de los hechos específicos que los trabajadores culturales consideraron a la hora de retirarse de la mesa de trabajo fue el rechazo al protocolo de rodaje elaborado por los organismos que agrupan a técnicos de cine y televisión. También se alude a la eventual falta de coordinación entre el Ministerio de las Culturas y las carteras de Salud y Economía a causa de la multa a librerías que buscan subsistir en cuarentena, considerando que existe un oficio del Ministerio de Economía que permite que éstas puedan funcionar como centro de distribución.

Staiger también alude a que se ha entendido mal tal vez la postura de los organismos en la mesa. “Se nos veía como si estuviéramos haciendo un petitorio y no era el caso. Trabajamos mucho para presentar el Plan de Emergencia y Reactivación. Fueron reuniones con más de cien organizaciones, con mirada territorial”, sostiene. La dirigenta apunta a que el plan solicitaba “dejar de lado la concursabilidad para atender a esta emergencia” y también “dotar al ministerio de mayores atribuciones para entregar recursos directos”.

Ante la consulta de La Tercera PM sobre las interrumpidas conversaciones, desde el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio se informó que durante el transcurso de la tarde habría una respuesta al respecto.

Comenta