Las marcas de autos responden al anuncio de que en Chile se vendan solo vehículos eléctricos en 2035

La meta fijada por el Gobierno fue alabada por los ejecutivos del sector automotor, pero varios reconocen que faltan incentivos para soñar con el objetivo.




El viernes pasado, el Gobierno sorprendió con una noticia relacionada con la industria automotriz. En un evento encabezado por el biministro de Energía y Minería Juan Carlos Jobet y la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, se dio a conocer la nueva Estrategia Nacional de Electromovilidad, se fijó como meta que al 2035 el 100% de las ventas de vehículos livianos, medianos y de transporte público (buses, taxis y colectivos), y de maquinaria de gran tamaño sean cero emisiones.

La noticia causó revuelo por la cercanía con el plazo fijado. Si bien restan 14 años, es un período relativamente corto en los procesos de una industria que tiene más de un siglo al alero de los motores térmicos.

Para conocer la impresión de algunos actores del sector, conversamos con ejecutivos de marcas presentes en el país y con la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), quienes nos entregaron sus puntos de vista, coincidiendo en que el paso a la electromovilidad es un camino delineado e inminente.

autos-electricos

Desde la Anac, Diego Mendoza, secretario general del ente gremial, reconoció sobre el anuncio que “creemos que como país debemos seguir avanzando en la línea de fomentar la electromovilidad atrayendo a los usuarios y mejorando su experiencia de uso, creando incentivos atrayentes para que ellos opten por la adquisición de vehículos con tecnologías más eficientes y amigables con el medioambiente. Paralelamente, nos parece crítico trabajar en la masificación de la red de carga pública y replicando las normativas de cargadores, interoperabilidad y conexión que existen en otros mercados del mundo, particularmente del mercado asiático que será la principal fuente de provisión para baterías y componentes de vehículos eléctricos”.

En Nissan Chile valoraron de gran manera el anuncio, de hecho, Francisco Medina, gerente de vehículos eléctricos de la marca nipona, precisó que “es un gran desafío que nos pone en línea con más de 20 países y como primer país en Latinoamérica en alcanzar una meta de este tipo”.

Para Gustavo Colossi, director de ventas y operaciones de General Motors Chile, el anuncio también es positivo, señalando que”en General Motors tenemos la convicción de que la electromovilidad jugará un rol clave a futuro. En esta línea, nuestro objetivo ha sido impulsar un movimiento masivo de adopción de vehículos eléctricos, e inspirar a los consumidores a considerar estos modelos”.

En el mismo sentido, Alfredo Guzmán, market intelligence & strategy research de SAIC Motor, el fabricante y dueño de MG Motors, dijo que “la nueva estrategia de movilidad es muy auspiciosa, todo lo que vaya en dirección a uso de nuevas energías es positivo. En ese sentido, la pandemia aceleró la discusión sobre la entrada de nuevas energías en el país. La industria automotriz hace bastantes años viene ya dando anuncios de nuevas tecnologías, productos y plazos de entrada para nuevos modelos bajo la modalidad eléctrica”.

Nicolas Eyzaguirre, gerente comercial de Citroën / DS Automobiles, comparte la visión y precisa que “este anuncio es necesario para impulsar de forma definitiva esta forma de movilidad y poder ayudar a cuidar el medio ambiente reduciendo gases contaminantes. Esta iniciativa nos pone en línea con lo que ya han hecho países desarrollados y ahora como industria debemos acelerar para poder cumplir con los compromisos”.

Sumándose a la satisfacción por el anuncio, Luis Vecchionacce, vocero de Honda y gerente de MKT de la marca, menciona que “la compañía tiene un fuerte compromiso en mejorar la movilidad de las personas, compromiso que debe ir de la mano con la protección medio ambiental, en este sentido el anuncio va de la mano con la política de la compañía y esperamos muy pronto tener noticias en este sentido para Chile”.

El gran desafío

El cambio al que apuesta el Gobierno se convertirá en la mayor transformación en la historia de la industria. De ahí que algunos involucrados demuestren algo más de cautela frente a la meta establecida.

“Es indispensable que se desarrollen políticas públicas fuertes y solidas que incentiven el uso de los autos eléctricos en nuestro país. No basta con declarar que para el año 2035 solo se venderán autos 100% eléctricos en Chile, también es importante contar con una infraestructura de carga pública y privada adecuada a nivel nacional, así como tener incentivos para la compra e importación de estos automóviles como se ha hecho en los países que hoy lideran la electrificación. Solo así podremos alcanzar los plazos propuestos por el Ministerio de Energía y Minería”, indicó Tomás Etcheverry, gerente general de Ditec, representante de las marcas Porsche, Jaguar, Land Rover y Volvo.

En una posición parecida se encuentra Toyota, firma que hoy es líder absoluto en la venta de vehículos de bajas emisiones en Chile. “Toyota tiene como como uno de sus principales objetivos alcanzar carbono neutralidad a nivel global para el 2035. Queremos contribuir positivamente a minimizar el impacto en los cambios medioambientales y ayudar a construir una sociedad sostenible con su entorno. Esto más allá de cualquier regulación local”, precisó Ignacio Funes, director de Toyota Chile.

Autos eléctricos

También mirando con cautela están en MG Motors, donde Alfredo Guzmán precisó sobre la meta de 2035 que “es muy ambiciosa, debe evaluarse cada año en cuanto a plazos. Hay que considerar que hay muchos actores involucrados en la industria de la electromovilidad, sobre todo por el lado de las matrices energéticas que deben cambiar su foco de negocio”.

Desde Hyundai, una de las marcas que más vehículos eléctricos ha vendido en Chile, Jose Luis Correa, gerente de marketing de Gildemeister, comentó sobre el período al que apuesta el Gobierno que “obviamente, 15 años es un plazo que pareciera corto considerando que hoy la venta de autos eléctricos es baja en comparación con el total de autos que se comercializan. Sin embargo, si los fabricantes hacen avances importantes y presentan una línea completa de autos eléctricos, si el precio de los autos eléctricos se equipara con los precios de los autos a combustión y si se generan los incentivos adecuados, podríamos estar cercas de cumplir la meta propuesta”.

Donde no dudan en que se alcanzará la meta fijada por La Moneda es en BYD. Para Tamara Berríos, country manager de BYD Chile, firma que se ha caracterizado por su enorme avance en vehículos de transporte eléctrico, la decisión del Gobierno está bien encaminada pues “si comparamos declaraciones de las marcas hace 4 o 5 años con las que las que hacen hoy día, muchas de ellas ya han confirmado que llegará un momento en que no van a fabricar más vehículos a combustibles fósiles. Eso demuestra que este crecimiento, que está enfocado en la sustentabilidad, finalmente avanza a la velocidad que avanzan las tecnologías. Eso es rápido, así que es totalmente posible que en 15 años se pueda hacer”.

Alineados con lo que busca La Moneda, en BMW reconocen que ya llevan un par de años trabajando en la electrificación de la gama, tanto con vehículos híbridos como con los eléctricos de la familia i. “Creemos que estamos 100% alineados y vamos a poder cumplirlo sin ningún problema y así seguir impulsando nuestra estrategia de electrificación”, comentó María José Sáez, gerente de marketing de BMW.

En la misma vereda y con la misma confianza, en Nissan consideran posible llegar a la meta impuesta. “Por supuesto que es factible, considerando que en menos de 10 años el stock mundial de vehículos eléctricos creció de cero a más de 10 millones al año 2020 -datos del último informe “Global EV Outlook 2021″ de la Agencia Internacional de Energía - principalmente porque en los países de mayor crecimiento hubo apoyos y beneficios para este efecto, como los anunciados que tiene relación con el permiso de circulación y la ley de generación distribuida” dijo Francisco Medina, de Nissan Chile.

Los incentivos en la mira

Llegar a que en 2035 la venta de vehículos nuevos sea 100% de vehículos eléctricos será un proceso largo, en el que deberán realizarse una serie de ajustes y una millonaria inversión en infraestructura.

“El anuncio sobre la Estrategia Nacional de Electromovilidad, sin duda, es un importante avance para poder impulsar el desarrollo de esta nueva tecnología de propulsión en Chile. Si bien estamos en un proceso de transición hacia la electromovilidad, entendemos esta revolución como un cambio inminente para la industria automotriz”, establece Tomás Etcheverry instalando la necesidad de un cambio mayúsculo en el sector.

En este proceso, la generación de incentivos será clave a la hora de estimular la adquisición de los vehículos recargables. Por ahora, en la declaración del Gobierno, se señala como incentivo dos años sin pagar permiso de circulación. ¿Será suficiente esa medida?.

Los autos eléctricos aumentarán la demanda de cobre.

“Todo incentivo que impulse un movimiento masivo de adopción de vehículos eléctricos va en la línea correcta. Sin embargo, ante un anuncio de tal magnitud se debe empezar ya a revisar todo ese ecosistema para la masiva implementación de la electromovilidad. Estamos seguro que al hacerlo encontraremos muchas eficiencias, que al ser implementadas, permitirán una más rápida masificación de esta tecnología”, comentó Gustavo Colossi, de General Motors Chile.

Desde la Anac también muestran su conformidad con lo que se adelanta en beneficios. “Es una excelente medida que va en la línea correcta, porque democratiza el pago de permiso de circulación en vehículos que hoy tienen un precio elevado. Ahora bien, esta medida debe complementarse con otros incentivos enfocados en el usuario, similares a los adoptados en países con electromovilidad más avanzada. Entre ellos incluimos algunos beneficios tributarios para la renovación de flotas de vehículos por aquellos de tecnologías de cero y bajas emisiones”, indicó Diego Mendoza, de Anac.

De todas maneras, varios ejecutivos no demoran en levantar la voz y señalar que es necesario aumentar la apuesta en cuanto a incentivos.

Nicolas Eyzaguirre, de Citroën / DS Automobiles, señala que “para avanzar y poder cumplir con el plazo de implementación, deben haber medidas adicionales. Por ejemplo, en varios países de Europa los incentivos van desde bonos que superan los 5.000€ (que se traduce en un descuento de hasta 27% sobre el precio de lista) hasta reducción de puntos de IVA en la compra, dependiendo del tipo y costo de vehículo que se quiera adquirir”.

Una opinión similar tiene Francisco Medina, de Nissan Chile, quien precisó que “creemos que no es suficiente pero es un buen comienzo que impulsará el crecimiento del parque automotor eléctrico, porque hasta ahora solo los beneficios estaban orientados a los vehículos de aplicación comercial como los subsidios a los taxis (que son menos del 3% del parque de vehículos de pasajeros y SUV en el último informe de ANAC y Registro Nacional de Servicios de Transporte de Pasajeros ) y la depreciación acelerada en caso de empresas, este incentivo permitirá a más personas tomar la decisión de comprar un vehículo eléctrico”.

Ahora, la visión más radical llega por parte de Tamara Berríos, de BYD, quien comentó sobre los beneficios anunciados que no son suficientes: “consideramos que existen muchas más medidas que se pueden tomar desde el lado público para promover la electromovilidad. En eso, Chile está en deuda. Si bien las declaraciones y proyecciones que ha hecho el gobierno son súper positivas, son insuficientes por el momento. Sobre todo, cuando lo que se busca es un cambio masivo de tecnología, y esa masividad no está solo en la parte de la flota o de transporte público, sino que en el usuario final, en la persona que debe tomar la decisión de renovar su vehículo o comprarse su primer vehículo y que este sea de cero emisiones. Es insuficiente lo que se está promoviendo hoy día”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

El análisis se basa en 489 estudios de poblaciones de hormigas que abarcan todos los continentes donde habitan estos insectos.