Factores externos y locales dejan al IPSA como la sexta bolsa que más cae en el tercer trimestre. Tasas de interés más que se duplican en el año

Los mercados se vieron impactados por el avance de la inflación, las preocupación por Evergrande y la crisis energética. En Chile, la discusión política mantiene tensos a los mercados. Ejemplo de ello es que las tasas de interés de los bonos en pesos del Banco Central (BCP) a 10 años tocó niveles no vistos desde marzo de 2013.




Los temores por la inflación, el retiro de estímulos de los bancos centrales, la crisis energética en el mundo desarrollado y, sobre todo, el efecto contagio que podría provocar la eventual caída de la constructora china Evergrande, se tomaron los mercados en la última parte del tercer trimestre. Y Chile no estuvo ajeno de ello, a lo que sumó un ingrediente local a la receta que llevó a que los mercados cerraran en rojo.

Shock energético

Por una parte, el petróleo WTI (US$75,03) y el Brent (US$78,52) llevan seis trimestres consecutivas al alza. El primero acumula en el mes una subida de 9,5%, mientras que el segundo trepa 7,6% en el mismo periodo.

En 2021, el alza del WTI y Brent es de 54,6% y 51,6%, respectivamente.

Según un reporte del banco suizo Julius Baer, “los mercados energéticos parecen bastante espumosos y vemos la dinámica actual como característica de los contratiempos habituales en torno a los peaks de los ciclos. En nuestra opinión, la dinámica actual del mercado de la energía encaja más bien con los excesos y los contratiempos que suelen producirse en la cúspide de un ciclo, y no creemos que sean el resultado de desequilibrios estructurales más preocupantes y duraderos. Para el petróleo y el carbón, el aumento de la oferta depende de la política, no de la economía. Vemos precios más bajos de cara al próximo año”.

Los problemas de abastecimiento en China llevaron a Goldman Sachs a recortar su proyección de crecimiento de China, esto debido a los apagones en todo el país que afectan a millones de hogares y paralizan fábricas.

Esto, mientras Citi también redujo su pronóstico para 2022 al 4,9% desde el 5,5%, pero para ello citó las consecuencias de la crisis del gigante inmobiliario Evergrande.

Evergrande es la segunda mayor constructora de China. Su deuda supera los US$300 mil millones.

El cobre, por su parte, acumula en el año una alza de 16,8%, pero durante el trimestre el precio cae 3,67%. Se cotiza actualmente en US$4,1 por tonelada.

Impacto en las acciones

Los efectos que podría tener la caída de la segunda mayor constructora de China se hicieron sentir en las bolsas. El MSCI World -índice que agrupa a las acciones mundiales- acumula entre junio y septiembre un alza de 0,358%, pero en septiembre bajó 4,29%, mientras que el MSCI ACWI - que contiene a indicadores de países emergentes- en esos tres meses disminuye 1,45% y en septiembre pierde 4,28%.

Pero los mercados más golpeados fueron los más expuestos comercialmente a China, como es Latinoamérica. El índice MSCI Latam pierde 14,97% en el tercer trimestre, los peores tres meses desde marzo de 2020, y en el noveno mes se desploma 11,4%.

En ese contexto, el IPSA, en tanto, cayó 2,87%, su peor desempeño mensual desde abril 2021 (-8,7%).

El avance en el parlamento del cuarto retiro de los fondos previsionales también marcó a nivel local el mercado. Según el banco suizo Julius Baer, “esperamos que el proyecto de ley afecte la economía, ya que es probable que los chilenos liquiden aún más los fondos destinados a la jubilación”, por lo que “mantenemos una calificación Neutral para la renta variable chilena en el período previo a las elecciones de noviembre”.

Medida en dólares, en el tercer trimestre el IPSA pierde 8,99%, la sexta plaza que más cae en el período.

Según Guillermo Araya, gerente de estudios de Renta4, la explicación para la baja radica en que “los hitos más importantes son el ajuste relacionado a la crisis de Evergrande, y la incertidumbre de cuándo comenzará el Tapering (retiro de estímulos de la Fed) y los retiros del 10%”. Sin embargo, la reciente alza que ha vivido la bolsa podría revertir la tendencia, esto gracias a “a la subida impulsada positivamente por el proceso de desconfinamiento”.

Entre junio y septiembre, las acciones que anotaron las mayores alzas fueron Colbún (28%), SQM (26,47%), Santander (11,9%), Aguas Andinas (7,95%) y Cencosud (7,32%).

En la vereda opuesta, los papeles que más bajaron fueron CAP (31,59%), Mallplaza (24,02%), Ripley (21,14%) Cencosud Shopping (20,9%) y Parque Arauco (19,76%).

Bolsa de Santiago y sus pares de Perú y Colombia acuerdan contratar a banco de inversión para avanzar en posible integración

Dólar se dispara y tasas más que se duplican

El accionario no es el único mercado que ha sentido el peso de la política en los precios. El dólar cerró este miércoles en $810,56, su mayor nivel desde el 1 julio de 2020 ($814,07), y acumula en el año un alza de $99,5. Y desde la elección de los constituyentes es la moneda de peor desempeño en el mundo.

Luis Felipe Alarcón, economista de EuroAmerica, sostiene que los factores que explican el desempeño son “los riesgos por el cuarto retiro (de las AFP) y el deterioro institucional que se observa casi de manera generalizada”, y que los precios no se revertirán tan fácilmente: “la tendencia creo que seguirá siendo alcista, aunque podría haber un receso si es que el senado rechaza el cuarto retiro de fondos, pero a medida que se acerquen las elecciones la tendencia al alza debiese retomar”, sostiene el economista.

Otro de los fenómenos de los últimos meses es el alza constante de los rendimientos en el mercado de renta fija, es decir, el incremento de las tasas de interés en los bonos que se transan en el mercado, lo que repercute en el costo al que las personas pueden acceder a financiamiento (créditos más caros). Esto en un contexto donde los institucionales se han visto presionados a desprenderse de activos para hacer frente a los retiros de fondos previsionales.

El bono en pesos del Banco Central (BCP) a 10 años, por ejemplo, se transa a un tasa de 5,5%, su mayor nivel desde marzo de 2013. A comienzos de año la tasa se situaba en 2,65%, es decir se ha más que duplicado.

La curva es aún más empinada en el año con los bonos en pesos del BC a 2 y 5 años. Transan con un interés de 3% y 3,97%, lo que se compara con el 0,56% y 1,53% de fines del año pasado.

Según el informe de renta fija de septiembre de Banchile Inversiones, “previo a la reunión de política monetaria (del Banco Central) de agosto, donde se sorprendió con el alza de tasa de política monetaria de 75 pb (versus la expectativa de mercado de 50 pb), el BCP10 se ubicaba en 4,75%. Estimamos que la diferencia con su valor actual, se debe en un 30% a TPM y un 70% sería prima por riesgo local (premio por riesgo exigido por los inversionistas), la que ha subido recientemente por la discusión del cuarto retiro, pero debería devolverse unos 30-40 pb de no aprobarse en el Senado”.

La entidad apunta que “es poco probable que se concrete el escenario de gasto expuesto en el último Informe de Finanzas Públicas”, por lo que “la deuda bruta crecerá más rápido que lo expuesto en el Informe de Finanzas Públicas, lo que hace no descartable la pérdida de al menos un notch (escala) en la calificación de riesgo soberano de nuestra deuda en un futuro cercano”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.