10%: El complejo escenario que enfrentará iniciativa del Ejecutivo en la Cámara

ACTIVIDADES DURANTE SESION DE SALA DEL SENADO QUE DISCUTE Y VOTA SEGUNDO RETIRO DE LOS FONDOS DE RETIRO. FOTO: DEDVI MISSENE

Ni en el oficialismo ni en la oposición están aún asegurados los votos de los diputados que requiere el proyecto para convertirse, tal como está, en ley.




”Esperamos que en la Cámara de Diputados este respaldo, esta unidad, vayan en la misma línea”. Ese fue el mensaje que entregó este jueves, a solo minutos de que se aprobara en el Senado el proyecto con que el gobierno busca viabilizar un segundo retiro del 10%, el ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg.

Sus palabras no fueron al azar. Si bien en el Ejecutivo celebraron ese primer triunfo, también existía preocupación sobre el complejo escenario que enfrentará la norma en la Cámara Baja y que debería verse en sala, a más tardar, la próxima semana.

En esa corporación -donde la reforma impulsada por la oposición y que terminó cayéndose fue aprobada por más de 2/3-, la centroizquierda resintió que hubiese avanzado la propuesta oficialista en vez de la que ellos habían defendido, texto que ahora será revisado por una comisión mixta y que el gobierno impugnó ante el TC. Y si bien el Ejecutivo necesita pocos votos de ese sector para viabilizar el proyecto, su mayor problema lo tiene en sus propias filas.

Si el gobierno logra alinear a todos sus diputados -tiene 72- solo necesitaría 6 votos de la centroizquierda, en caso de que participen los 155 parlamentarios, para aprobar la normativa. Sin embargo, tanto en Evópoli como en la UDI y RN hay dudas en torno al texto.

En el oficialismo hay dos posturas: por un lado, la de aquellos que siempre estuvieron en contra del retiro de fondos y, por otro, la de quienes tienen dudas respecto a las restricciones que fija el texto y que esperan revertir, principalmente, en torno a los tramos tributables.

Dentro del primer grupo se encuentran -entre otros- los UDI Jorge Alessandri, Ramón Barros y María José Hoffmann; los Evópoli Luciano Cruz-Coke, Francisco Undurraga y Pablo Kast; el RN Diego Paulsen y el independiente Ignacio Urrutia, quienes votaron en contra de la reforma opositora el 10 de noviembre.

De hecho, Undurraga indicó este jueves que “tal como el primer retiro lo voté en contra, no veo por qué tenga que variar mi posición porque este proyecto sea constitucional”.

Por su parte, Miguel Mellado (RN) indicó que “votaremos a favor, pero trataremos de modificarlo para que solo sean gravadas las rentas altas”.

En la UDI, en tanto, también existen dudas y aún no hay una definición formal de la bancada, lo que esperan abordar la próxima semana. Como sea, el Ejecutivo ya está en conversaciones con sus parlamentarios y evaluando si pueden recoger la solicitud en materia de tributos.

En La Moneda, en tanto, reconocen que el escenario es incierto, pero sostienen que creen que tendrán los votos del oficialismo porque el proyecto del gobierno será el único “en carrera” y, agregan, que lo complejo será convencer a la oposición.

Oposición apunta a “corregir” proyecto

Una de las autoras de la iniciativa opositora, la diputada Pamela Jiles (PH) calificó lo ocurrido en la Cámara Alta como una “cocina de la élite política corrupta”, mientras que en el resto de la centroizquierda advirtieron que buscarán modificar lo aprobado en materia de tributos, plazos y pago forzoso de deudas por pensiones alimenticias.

Sin embargo, en el sector admiten que podría ser complejo presentar indicaciones en ese sentido porque, al tratarse de materias de iniciativa exclusiva, podrían ser declaradas inadmisibles si no cuentan con el patrocinio del Ejecutivo. De hecho, el diputado Matías Walker (DC) advirtió, con ese mismo argumento, que el Presidente podría recurrir a un veto.

Así, algunos apuestan a rechazar el texto proveniente de la Cámara Alta y enviarlo a una comisión mixta para forzar un acuerdo en esa instancia. “Veremos si hay espacio para corregirlo, de lo contrario, que se resuelva en una mixta”, sostuvo el jefe de los PPD, Raúl Soto.

Con todo, en el sector admiten que no tienen demasiado margen para desechar la propuesta del Ejecutivo. “Vamos a aprobar el proyecto del gobierno porque no vamos a dejar a la gente sin el 10%. El tema de los impuestos motiva diferencias, habrá que buscar un acuerdo”, afirmó el jefe de los DC, Daniel Verdessi, mientras que su par del PS, Luis Rocafful, señaló que “tenemos que buscar maneras de viabilizar alguna salida”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.