Sinovac, AstraZeneca, Pfeizer, ¿alguna es mejor?; hay 8 cosas que no debes hacer en vacaciones y esta mascarilla acabaría la pandemia según Harvard: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Foto: Reuters

El inicio de la inoculación masiva en el país he generado muchas dudas respecto a la eficiacia de cada una, por lo que médicos han explicado cuáles son esas potenciales diferencias.




1. Sinovac, AstraZeneca, Pfeizer: ¿Alguna es mejor?

Aunque el proceso de vacunación contra el coronavirus se había iniciado oficialmente el pasado 24 de diciembre, la llegada de este jueves de dos millones de dosis de la inyección creada por Sinovac, amplió considerablemente el horizonte y dio pie para el inicio masivo de inoculación en el país.

Pero conforme se inicia el proceso, muchas dudas atormentan a la población, particularmente sobre la efectividad de cada una de las vacunas que hoy ya están a disposición de la población.

Sin embargo, médicos y científicos han advertido que las vacunas tanto en desarrollo como las que ya están en Chile, pasan por un extenso, complejo y riguroso proceso de seguridad.

Eliana Sánchez, miembro del grupo de expertos externos del Instituto de Salud Pública (ISP) para vacuna Covid-19 y académica del Instituto de Farmacia de la Universidad Austral, advirtió en una nota en Qué Pasa, que “no hay ninguna vacuna que tenga pendientes temas de seguridad”.

La viróloga e investigadora de la Universidad Autónoma de Chile, Dra. Loreto Fuenzalida, explicó en la misma nota, que la vacuna de Pfizer, la primera que llegó al país, está basada en una tecnología nueva, llamada ARN mensajero, que codifica para la proteína S del virus, y requiere una conservación a -70ºC, que es una de sus dificultades. Señaló que la vacuna dura sólo 7 horas antes de ser aplicada.

En el caso de la vacuna de Sinovac, la viróloga señaló que su sistema está basado en una metodología ya conocida. “Es la misma forma de fabricación de la influenza, un virus inactivado que se inyecta, no se puede replicar en el cuerpo y no nos puede causar la infección”, dijo.

La viróloga también aclaró que cuando se habló que en el caso de Sinovac y su eficiencia de un 50%, se relaciona a sintomatología leve. En ningún caso se presentaron síntomas graves o murieron personas por la vacuna.

Además, añadió que esta vacuna se puede transportar a -20ºC, por lo que es mucho más fácil en términos logísticos que el fármaco de Pfizer.

Foto: Reuters

Para la vacuna de AstraZeneca en cambió, Fuenzalida indicó que “está basada en un vector viral, un adenovirus de chimpancé que es absolutamente inocuo para los humanos y transporta parte del genoma del coronavirus. Esta vacuna presentó cerca de un 70% de eficacia: un 30% de los vacunados se contagiaron pero también al igual que las otras vacunas, presentaron síntomas leves. Otro beneficio es su transporte con temperaturas de refrigerador, de entre 2 y 8ºC, por lo que el traslado y mantención es más fácil. Es una vacuna más económica”.

Pero una de las dudas que más han generado las tres inyecciones entre la población es su efectividad.

Según la doctora Sánchez, “traducido a la vida real”, “se relaciona a muchos factores: qué tanto se va a cuidar una persona, si tiene comorbilidades, si es inmunocompetente, si tomó corticoides inmunosupresores justo cuando lo vacunaron, si toma alcohol -que reduce la respuesta inmunitaria-, o si no usó mascarilla los primeros días post inoculación, ya que genera más riesgo de contagiarse antes que la respuesta inmunitaria se haya desarrollado, entre otros”.

Por eso, considerando todas las variables, es imposible determinar hoy si hay una mejor que otra, pero si es claro, que todas, con sus distintas virtudes, generan protección.

Por eso, una funcionara mexicana, sometida al mismo debate, concluyó que “la mejor vacuna es la que llegue más rápido”.

2. Hay 8 cosas que no debes hacer en vacaciones

Pese a todas las restricciones que la pandemia ha impuesto, muchas personas tienen considerado salir de vacaciones.

Por ello, Ignacio Silva, Infectólogo y académico de la Dirección de Postgrados de la Facultad de Medicina de la U. de Santiago, entregó varios consejos a considerar si vas a salir de tu lugar de residencia para disminuir la posibilidad de contagiarte de coronavirus.

1.- No se exponga dos semanas antes de partir sus vacaciones

Lo ideal, dice Silva, es realizar una especie de cuarentena de unas dos semanas antes de partir de vacaciones. De esa forma se podría disminuir el riesgo de contagiarte y así, pasar las vacaciones enfermo o exponiendo a las personas con las que viajaste.

Como el especialista sabe que es difícil mantener una cuarentena tan estricta, si señala importante es “tener claro con quien me estoy juntando los días previos y ojalá tener actividades con las mismas personas con las que me voy de vacaciones”.

2.- No sacarse más de 15 minutos la mascarilla al comer o beber

Lo ideal es no llevar comida a lugares públicos, porque al comer sin mascarilla hay mayor riesgo de contagio y de contagiar a otros. En general el mayor riesgo de contagio se ha visto luego de 15 minutos de exposición, por lo que uno podría ojalá comer y realizar todas las actividades relacionadas a la comida en menos de 15 minutos.

“Pero la recomendación formal es que ojalá no se coma en los lugares públicos, puede ser alguna colación o algo que sea rápido de comer en donde yo me pueda sacar la mascarilla, comer algo rápido y ponérmela nuevamente, pero idealmente que eso no ocurra a menos que, insisto, esto sea solo con mi núcleo familiar o mi núcleo de vacaciones”, dice Silva.

3.- No fume en lugares públicos

“Fumar hace daño con o sin Covid-19, pero las personas que fuman tienen más opciones de contagiarse ya que se sacan la mascarilla y soplan el humo del cigarro, lo que hace que puedan desplazarse las gotitas a mayor distancia y además, es un hábito social en el cual se fuma con otras personas que igual se sacan las mascarillas, por lo tanto, es un riesgo de contagio, así que la recomendación es no fumar en lugares públicos aunque sean al aire libre y si son cerrado menos” señala el experto.

4.- No olvide ventilar ambientes y lavar todo

Al momento de planificar el viaje, lo más importante es llevar varias mascarillas de repuesto, alcohol gel y privilegiar siempre las actividades en espacios abiertos. Además, es muy importante que el lugar de destino se ventile muy bien, y con respecto a los utensilios de comida, sábanas o cobertores, o lo que se vaya a utilizar diariamente se lave muy bien y si no es posible esa opción, lo ideal sería llevarlos desde nuestras casas.

5.- No bote las mascarillas en basureros públicos

Cuando se deban desechar mascarillas, ojalá botarlas todas en un mismo lugar. Lo ideal es llevar una bolsa o algún contenedor para botar las mascarillas del grupo familiar y luego al llegar a la casa, desecharlas a la basura bien cerradas. Lo más importante es no dejarlas sueltas, ya que se pueden volar o ensuciar.

“Así que si yo me la saco para bañarme o comer deben quedar guardadas en un recipiente cerrado que se pueda abrir después y volver a utilizar y después desecharlas todas juntas y eliminarlas definitivamente en el hogar y ojalá no en los basureros públicos que muchas veces se pueden sobrepasar en su capacidad y pueden contaminar el ambiente” dice el Infectólogo de la U. de Santiago.

6. No se bañe con mascarilla

“Si vas a nadar, no uses mascarilla, no debes hacerlo”, recomendó Eric Sachinwalla, director médico de Control de Prevención de Infecciones del Centro Médico Einstein de Filadelfia. El experto señaló además, que cuando te secas y necesitas ir al baño, tendrás que volver a ponerte las mascarilla, y puede ser la misma que se utilizó antes de entrar al agua, sólo si sigue en buenas condiciones.

No se debe ocupar mascarilla cuando se ingresa al agua, porque “las mascarillas pierden sus propiedades cuando se mojan, así que no es una buena idea ir al mar con mascarilla. La mascarilla hay que sacársela para entrar al agua y procurar entrar al agua cuando no haya personas o se pueda mantener la distancia física” dice Ignacio Silva.

7.- No te saques la mascarilla a menos que estés 100% rodeada de tu núcleo familiar

Si se encuentra en un lugar público con más personas alrededor que no sean del núcleo familiar/cercano con el que viajó debe que usar mascarilla en todo momento. “Es importante aun cuando se mantenga la distancia física porque si en algún momento yo estornudo, toso, hablo muy fuerte, canto o grito, eso hace que las gotitas se desplacen a más de un metro y pueden llegar hacia otras personas o yo recibir gotitas de otras personas que estén pasando por ahí. Por lo que la mascarilla se tiene que usar en todo momento, sin importar si estoy al aire libre o no, a menos que esté solo o con mi núcleo familiar” explica el académico.

8.- No deje de limpiarse en aeropuertos o terminales de buses

Esto debido a que son lugares donde más nos exponemos a tocar lugares por los que ya han pasado muchas personas. Silva recalca que siempre debes “viajar con un alcohol gel para hacer higiene de manos después de tocar un pasamano, entregar un documento a otra persona o pasar controles de seguridad, hacer siempre higiene de mano con alcohol gel y nunca sacarme la mascarilla”.

3. Esta mascarilla terminará la pandemia según Harvard

Desde que comenzó la pandemia, se ha discutido mucho sobre qué tipo de mascarillas son más eficientes. Muchos estudios han concluido que es la N95, la que sin embargo, es una de las mas caras y ha estado preferentemente reservada para el personal médico.

Pero Joseph G. Allen, director del programa Healthy Buildings de la Universidad de Harvard (EE. UU.), escribió un artículo de opinión en el diario Washington Post en que señaló que todos deberían ocupar mascarillas N95. “No hay razón para que ningún trabajador esencial, y en realidad, todos en el país, deba prescindir de mascarillas que filtran 95% (del virus)”, dijo en el artículo.

Allen dijo en su artículo que si dos personas usaran mascarillas N95, resultaría en una “reducción de exposición superior al 99%”. Esto pensando en que cada mascarilla tuviese un costo de 1 dólar (741 pesos), a lo que agregando una mejor ventilación y cierta distancia social, se tendría una protección de grado hospitalario, agregó.

Eric Westman, médico de la Universidad de Duke, fue uno de los científicos que quiso determinar la efectividad de las mascarillas que se venden en el comercio.

Como no encontró esa información, desafió a sus colegas del Departamento de Física de su universidad para que analizarán las existentes en el mercado y las que la gente fabrica en sus hogares, para determinar cuáles eran las más eficientes.

Los científicos fabricaron una máquina capaz de medir cuáles contenían mejor las gotículas que las personas exhalan cuando hablan, tosen o estornudan y examinaron 14 tipos diferentes de mascarillas.

¿El veredicto? la mascarilla N95 es la más efectiva. El podio lo completa la quirúrgica de tres capas y la de polipropileno mezclado con algodón.

Las peores: los cuellos de polar o similares improvisados como mascarillas, seguidas de las bandanas tipos pañuelos y las tejidas a mano. Sí, también se analizaron las tejidas, pues al menos en EE.UU., mucha gente parece usarlas.

Otros investigadores del Laboratorio del Acelerador Nacional SLAC del Departamento de Energía de Estados Unidos, operado por la Universidad de Stanford y la Rama Médica de la Universidad de Texas propusieron desinfectar estas mascarillas, solucionando así el problema de acceso. Para ello combinaron calor moderado y altos niveles de humedad relativa. ¿El resultado? Con estos dos elementos, el equipo pudo desinfectar los materiales de la mascarilla N95 sin obstaculizar su capacidad para filtrar virus.

Los resultados adicionales indican que las mascarillas podrían descontaminarse y reutilizarse hasta 20 veces y que el proceso funciona en al menos otros dos virus: un coronavirus humano que causa el resfriado común y el virus chikungunya.

Según Weaver, aunque los resultados no son especialmente sorprendentes (los investigadores saben desde hace mucho tiempo que el calor y la humedad son buenas formas de inactivar virus) hasta ahora no había habido una necesidad urgente de un análisis cuantitativo detallado de algo como la descontaminación de mascarillas. Los nuevos datos, dice, “proporcionan una guía cuantitativa para el futuro”.

La reutilización de las mascarillas no solo sería útil en tiempo de pandemia que es cuando se ha visto que escasean, también tiene beneficios económicos y ambientales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.