Fracasa tercera acusación constitucional en contra de un personero de Boric: Cámara rechazó libelo contra exministra Ríos

La exministra de Justicia, Marcela Ríos

El escrito contra la extitular de Justicia fue interpuesto por Chile Vamos, quienes apuntaron a una presunta responsabilidad política y jurídica en la concesión de indultos y por los beneficios carcelarios a internos mapuche en la Macrozona Sur. La arremetida terminó tensionando a la oposición. Antes ya se habían caído, también en la Cámara de Diputados, las ofensivas contra Ikzia Siches y Giorgio Jackson.


Un segundo triunfo en menos de una semana logró el gobierno del Presidente Gabriel Boric frente a herramientas fiscalizadoras impulsadas por la oposición en el Parlamento. Esto ya que este miércoles la Cámara de Diputados rechazó la acusación constitucional contra la exministra de Justicia y Derechos Humanos, Marcela Ríos (CS) por 49 votos a favor, 82 en contra y 3 abstenciones.

El jueves pasado la Cámara Baja ya había desestimado el libelo que el Partido Republicano había presentado en contra del actual ministro de Desarrollo Social -y uno de los personeros más cercanos al Presidente-, Giorgio Jackson.

El libelo contra la exsecretaria de Estado fue interpuesto por las bancadas de diputados de Chile Vamos, quienes apuntaron a una presunta responsabilidad política y jurídica de Ríos por la serie de errores en la concesión de indultos a condenados en el marco del estallido social y al exfrentista Jorge Mateluna, así como también por los beneficios carcelarios a internos mapuche en la Macrozona Sur.

Un antecedente relevante en la tramitación del libelo fue el rechazo que sufrió en la Comisión Revisora donde, con el voto en contra del representante de Republicanos en la instancia, Benjamín Moreno, se decidió enviar el escrito a la sala con informe negativo.

En dicha instancia, el parlamentario justificó su voto negativo argumentando que no querían ser “cómplices de la decisión que ha tomado el Presidente de la República de exponer a la exministra Ríos a la ejecución política a modo de chivo expiatorio”. Y aseguró que “acusar constitucionalmente a la exministra Ríos no hace justicia, no revoca los indultos ni significa que los terroristas de La Araucanía paguen como deben pagar”.

La defensa de la otrora secretaria de Estado, en tanto, encabezada por el abogado socialista y exministro, José Antonio Viera-Gallo, anteriormente había anunciado que no invocarían la denominada cuestión previa”, para que los diputados debatieran el fondo de la acusación, estrategia distinta a la que se usó para enfrentar el libelo contra el ministro Jackson.

Justamente, que la defensa de Ríos decidiera ir al fondo y no debatir la admisibilidad del libelo fue visto por algunos -según dio cuenta La Tercera PM- como una señal de confianza por parte de la exsecretaria de Estado, quien durante la tramitación de la acusación en la sala estuvo acompañada por algunos de sus excompañeros de gobierno.

De hecho, en la previa, desde el Ejecutivo aseguraban que esperaban contar con el rechazo de todas las bancadas oficialistas y también con algunos descuelgues desde la oposición.

“Esperamos y confiamos en que nuestros parlamentarios nos puedan reconocer el hecho de que existiendo una crítica política, no se cruce la vereda a una injusta acusación constitucional que prive a la exministra Marcela Ríos durante 5 años del ejercicio de ciertos derechos en el orden público”, indicó la titular de la Segpres, Ana Lya Uriarte.

La ministra de la Mujer, Antonia Orellana; la extitular de Justicia, Marcela Ríos; además de la secretaria de Estado de la Segpres, Ana Lya Uriarte.

Además, pese a que el escrito llevaba la firma de los tres jefes de bancada de Chile Vamos, dos de ellos -Francisco Undurraga (Evópoli) y Jorge Alessandri (UDI)- no estuvieron presentes este miércoles en la votación en el hemiciclo, ya que ambos son parte de una delegación parlamentaria que está realizando una visita oficial a España. Este hecho no pasó desapercibido, porque si bien ambos estaban pareados con Vlado Mirosevic (PL) y Raúl Leiva (PS), quienes también eran parte del viaje, por lo cual no afectaba el resultado final, sus ausencias fueron leídas como una señal de que Chile Vamos había comenzado a aflojar en la acusación contra la exministra.

En un punto de prensa realizado solo horas antes de que el libelo se revisara en la Cámara, Chile Vamos reconoció que sin Republicanos no tenían los votos para aprobar el libelo.Si el Partido Republicano sigue apoyando a la exministra no tendríamos los votos, situación muy distinta es si decide rectificar y apoyar la acusación que hemos presentado como Chile Vamos”, sinceró el diputado UDI, Juan Antonio Coloma.

Graficando ya el curso que tendría el libelo, a señal que dieron los republicanos se sumó la que dio el mismo martes la Democracia Cristiana, anunciando que no respaldaría la acusación. Este miércoles, por su parte, el Partido de la Gente (PDG) comunicó que dio libertad de acción a los 4 integrantes de su bancada.

Ríos arribó al Congreso en Valparaíso pasado el mediodía de este miércoles, siendo recibida con abrazos por las ministras de la Segpres y de la Mujer, Ana Lya Uriarte y Antonia Orellana, respectivamente, además de un grupo de diputados oficialistas.

La exministra de Justicia, Marcela Ríos

Tensión entre Chile Vamos y Republicanos

La acusación tensionó los ánimos entre los partidos de Chile Vamos y Republicanos. Desde la UDI acusaron una “vendetta” política. Esto, luego de que el libelo contra Jackson, que había impulsado Republicanos, se cayera con votos en contra de Chile Vamos.

La de Ríos, de hecho, es la tercera acusación constitucional -en menos de un año- que impulsa la oposición en contra de un personero de Boric y que no logra sortear la Cámara de Diputados. La primer había sido en contra de la entonces ministra del Interior, Izkia Siches, y se cayó luego de que los legisladores acogieran la denominada cuestión previa.

Dos capítulos y casi 200 páginas

El texto acusatorio fue presentado por las bancadas de diputados de la UDI, Renovación Nacional (RN) y Evópoli el pasado 9 de enero.

El documento, en detalle, consta de dos capítulos principales. El primero estaba enfocado en la eventual responsabilidad política de la exministra de Justicia en la serie de errores en la ejecución de los indultos concedidos por el Presidente Boric.

El segundo, en tanto, acusó a Ríos por los beneficios carcelarios -como traslados- otorgados a privados de libertad en la Macrozona Sur y de no ejercer el control jerárquico de Gendarmería, a propósito del mismo caso de los traslados.

En la contestación oficial de la extitular de Justicia a las imputaciones del libelo, se aseguró, respecto a los indultos, que los acusadores fundaban su pretensión en “juicios de mérito a actos que, de conformidad a la Constitución y las leyes, corresponde exclusivamente evaluar y ponderar al Poder Ejecutivo”.

En esa línea, durante una exposición ante la comisión revisora, Viera-Gallo si bien remarcó que la facultad de conceder indultos es del Presidente de la República, puntualizó que también es “compartida” por la persona que encabeza el Ministerio de Justicia, en ese entonces a cargo de Ríos.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.