Cómo las mutaciones han dado forma a la pandemia Covid-19

Foto: AP

La variante Delta se está apoderando rápidamente de EE.UU. Aquí un vistazo a cómo ha evolucionado el Sars-CoV-2, frustrando los esfuerzos por contenerlo.




Según una proyección reciente del gobierno, la variante Delta del virus Covid-19 podría convertirse en el tipo dominante de este coronavirus en EE.UU. en un mes, lo que la convierte en una de las variantes más agresivas en afianzarse en el país.

Delta es la última de una serie de variantes que se han extendido por todo Estados Unidos. Como todos los virus, los coronavirus mutan a medida que se reproducen. Algunos de estos cambios genéticos los hacen mejores para infectar células humanas o evadir nuestras defensas inmunológicas. A medida que surgen variantes más nuevas y mejor adaptadas, dejan de lado las versiones anteriores del virus. A continuación, una muestra de cómo se ha desarrollado este proceso en EE.UU. desde el inicio de la pandemia.

A.1

Descendiente de la versión ancestral del virus Covid-19 que se detectó por primera vez en China, el linaje A.1 está asociado con algunos de los primeros casos de Covid-19 en EE.UU., incluido el brote en el estado de Washington que se detectó por primera vez en enero de 2020. Sus números disminuyeron a medida que otras variantes se afianzaron en el país.

B.1

Asociado con el brote de principios de 2020 en el norte de Italia, el virus desarrolló una mutación llamada D614G, que ayudó a mejorar la infección de células, lo que le permitió superar a variantes anteriores. El linaje B.1 pasó a convertirse en la versión dominante tanto a nivel mundial como en EE.UU.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2.

B.1.2

Derivado de B.1, la variante B.1.2 llegó a representar más del 40% de las muestras estadounidenses del nuevo coronavirus a fines del año pasado, ya que se propagó rápidamente en el sur y el suroeste. Desde entonces, su prevalencia se ha reducido constantemente.

Variantes regionales: Epsilon e Iota

A medida que los casos de Covid-19 en EE.UU. alcanzaban nuevos máximos el invierno pasado, los científicos detectaron una mayor presencia de dos variantes en Nueva York y California.

Las variantes ahora se conocen como Epsilon (para California) e Iota (para Nueva York). La Organización Mundial de la Salud comenzó a llamar variantes significativas por letras del alfabeto griego para desestigmatizar los países en los que se detectaron por primera vez.

La variante Epsilon se identificó por primera vez en California en enero. Tiene una mutación llamada L452R, que puede mejorar su capacidad para infectar células. Los estudios sugieren que Epsilon es aproximadamente un 20% más transmisible que las primeras versiones del virus. En febrero, la variante representaba el 15% de las muestras en todo el país.

La variante Iota comenzó a circular en Nueva York a principios de noviembre. Tiene una mutación llamada E484K, que puede ayudarlo a evadir las defensas inmunológicas del cuerpo. En abril, Iota representó el 40% de las pruebas positivas de Covid-19 en la ciudad de Nueva York y el 15% de las muestras a nivel nacional.

Alfa

Detectada por primera vez en diciembre en el Reino Unido, la variante Alfa combina un arsenal de mutaciones que ayudan a que sea un 50% más transmisible que las primeras versiones del virus. Uno de ellos, el P681H, puede facilitar la entrada del virus en las células. Alfa llegó a Estados Unidos en enero. En marzo, había dejado de lado otras variantes para convertirse en el tipo dominante a nivel nacional.

Variante Delta

La variante se detectó por primera vez en India en octubre pasado, donde ayudó a impulsar un devastador aumento de Covid-19 que estableció récords de nuevas infecciones y muertes. Delta tiene varias de las mutaciones encontradas en otras variantes, así como mutaciones relacionadas que afectan los mismos tramos del código genético. Los investigadores creen que es aproximadamente un 60% más transmisible que la variante Alfa. La variante se ha extendido a más de 70 países.

Según las muestras del genoma, Delta está superando a Alfa en EE.UU. Desde la última semana de mayo hasta la segunda semana de junio, la prevalencia de Delta casi se triplicó mientras que Alfa se redujo en aproximadamente una cuarta parte.

A medida que Delta expande su presencia en EE.UU., su potencial impacto en la salud pública sigue siendo incierto. Los estudios sugieren que las vacunas Pfizer y AstraZeneca ayudan a reducir las tasas de hospitalización entre los pacientes infectados con la variante. Pero con menos de la mitad del país completamente vacunado, muchos aún podrían estar en riesgo, particularmente en partes del sur donde las tasas de vacunación son bajas.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.