Este método predice quién tiene más probabilidad de morir de Covid; Ómicron pudo haber saltado de los animales y vacunas ARm como Pfizer funcionan mejor como refuerzo: tres cosas que aprendimos del coronavirus esta semana

Imagen referencial. Foto: Reuters

Científicos desarrollaron un sistema que ha mostrado 100% fiable para predecir qué personas pueden morir de coronavirus y una nueva teoría podría explicar la masiva cantidad de mutaciones que tiene Ómicron.


1. Este método predice quiénes tienen más posibilidades de morir de Covid

Desde que se inició la pandemia, los médicos y científicos han estado desconcertados por lo impredecible que pueden ser los efectos de enfermedad en algunas personas.

Si bien en el inicio afectó mayoritariamente a los adultos mayores, pronto el virus fue capaz de matar a todo tipo de personas, incluyendo jóvenes y deportistas.

Pero ahora, un grupo de científico de la U. de Montreal creen haber descubierto qué personas son más susceptibles al virus y eventualmente podrían morir.

En un estudio publicado en Science Advances, el equipo del investigador y médico Daniel Kaufmann, profesor del Departamento de Medicina de la Universidad de Montreal, muestra que la cantidad de material genético de SARS-CoV-2 que circula en la sangre - el ARN viral - es un indicador confiable para reconocer a los pacientes en riesgo de morir por Covid-19.

Imagen microscópica del Sars-CoV-2. Foto: AP

“En nuestro estudio, pudimos determinar qué biomarcadores predicen la mortalidad dentro de los 60 días posteriores al inicio de los síntomas de la enfermedad. Gracias a nuestros datos, logramos diseñar y luego validar un modelo estadístico basado en un solo marcador sanguíneo “, dice el Dr. Kaufmann, coautor principal con Nicolas Chomont y Andrés Finzi, otros dos investigadores del Centro de Investigación CHUM (CRCHUM).

Midiendo las cantidades de ARN viral, determinaron los niveles de anticuerpos que atacan al virus, probando que estos indicadores inmunológicos se asociaron con un aumento de la mortalidad.

Los científicos probaron su método en todo tipo de hospitales y pacientes, sin importar en qué período de la pandemia cayeron: en todos los casos, el modelo predictivo funcionó.

Ahora estos científicos canadienses quieren crear un examen estándar y así predecir qué pacientes tienen más riesgo de morir para tratarlos en una etapa temprana que permita salvarlos de la muerte.

2. Ómicron pudo haber saltado de los animales

Cuando surgen variantes de Covid-19, los científicos han consensuado que esta nueva cepa probablemente se originó en una persona inmunodeprimida que contrajo el virus y no pudo librarse de la infección.

Sin embargo, algunos investigadores tienen una teoría alternativa, que aplica incluso para la última variante de preocupación, Ómicron, que puede explicar cómo pudo haber adquirido las mutaciones inusuales que se encuentran en su proteína de pico. De acuerdo a este grupo de científicos, esta nueva variante del virus podría haber evolucionado en otra especie animal.

La teoría dice que algún tipo de animal, potencialmente roedores, se infectó con el virus Sars-CoV-2 en algún momento a mediados de 2020. En esta nueva especie, el virus evolucionó, acumulando aproximadamente 50 mutaciones en la proteína de pico antes de extenderse nuevamente a las personas.

Uno de los científicos que adhiere a esta teoría es Kristian Andersen, inmunólogo del Instituto de Investigación Scripps, quien ha planteado que Ómicron puede haber surgido de un evento zoonótico inverso, es decir, cuando un patógeno animal pasa de regreso a una especie animal.

Kristian Andersen.

“Sé que la mayoría de la gente piensa que estos [provienen de] individuos inmunodeprimidos, y creo que eso es plausible, pero para ser perfectamente honesto, creo que esta zoonosis inversa seguida de una nueva zoonosis me parece más probable dada la evidencia disponible de la rama realmente profunda, y luego las mutaciones en sí mismas, porque algunas de ellas son bastante inusuales “, dijo Andersen al sitio STAT.

No creo que debamos descartar esa posibilidad, porque creo que definitivamente está sobre la mesa”, añadió.

Una de las de los rasgos peculiares del Sars-CoV-2 y que sostienen esta tesis es lo que los virólogos describen como un virus promiscuo; es capaz de infectar varias especies. Por ejemplo, perros y gatos domésticos. También a los grandes felinos. Visones. Venados.

De acuerdo al artículo de STAT, el virus original que salió de Wuhan, China, a principios de 2020 no infectó a los roedores. Pero a medida que comenzaron a surgir variantes (Alfa, Beta, Delta), esos virus podrían infectar a los roedores.

Robert Garry, profesor de microbiología e inmunología en la Escuela de Medicina de Tulane, ha estado rastreando las mutaciones del SARS-2 que han surgido. Siete están asociados con la adaptación de los roedores: los cambios que parecían permitir que el virus infectara ratones, ratas y especies relacionadas. Las siete de esas mutaciones están en Ómicron, anotó Garry. Él cree que es una tontería si la variante se desarrolló en un animal o en un huésped humano, pero si es lo primero, su apuesta estaría en los roedores.

Obtener una respuesta definitiva puede requerir mucha suerte. Los científicos están analizando varias especies animales para ver si pueden infectarse con el Sars-CoV-2; si encontraran virus como Ómicron en alguno, eso haría girar la aguja, de acuerdo al reportaje de STAT.

“Creo que es bastante obvio para todos ... que este virus ha estado en una pista evolutiva independiente durante bastante tiempo y es muy sorprendente, lo que para mí simplemente se remonta a decir bueno, la idea de que esto podría ser ... plausible”, dijo Angela Rasmussen, viróloga de coronavirus de la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan, estuvo de acuerdo.

Según los científicos entrevistados en el reportaje, independientemente de el origen de las nuevas variantes, lo claro es que seguirán surgiendo y eso implicará que habrá que seguir ajustando las vacunas.

3. Las vacunas ARm como la de Pfizer funcionan mejor como refuerzos

La vacuna AstraZeneca que ya se ha implementado en más de 180 países y Pfizer en más de 145 países, según varios estudios han mostrados que dos dosis de ambas vacunas tienen una protección del 79% y el 90%, respectivamente, contra la hospitalización y la muerte después de seis meses de la inoculación. Sin embargo, como la mayoría de las vacunas, su protección contra la infección por Covid-19 disminuye con el tiempo.

Por eso, un estudio publicado en la revista The Lancet analizó la seguridad, la respuesta inmune (inmunogenicidad) y los efectos secundarios (reactogenicidad) de siete vacunas cuando se usaron como un tercer refuerzo en Reino Unido.

La investigación fue dirigida por la Universidad de Southampton, Inglaterra, que incluso fue citado por las autoridades de ese país cuando anunciaron las dosis preferidas para las campañas de refuerzo, demostró que las vacunas Covid-19 que utilizan tecnología de ARN mensajero (ARNm) como las fabricadas con Pfizer y Moderna proporcionan un mayor refuerzo de los niveles de anticuerpos cuando se administran entre 10 y 12 semanas después de la segunda dosis.

Asimismo, se descubrió que una dosis completa o media dosis de Pfizer o una dosis completa de Moderna daba un fuerte impulso tanto a los niveles de anticuerpos como de células T (ayudan a proteger el cuerpo de las infecciones) contra las variantes Beta y Delta, lo que puede desempeñar un papel clave en la protección a largo plazo, independientemente de si la persona recibía inicialmente Pfizer o AstraZeneca.

El estudio que contó con participantes de 30 años o más, y de los cuales la mitad era mayor de 70, muestra resultados alentadores en cuanto a la vacunación combinada en la tercera dosis. “Es realmente alentador que una amplia gama de vacunas, que utilizan diferentes tecnologías, muestren beneficios como una tercera dosis para AstraZeneca o Pfizer-BioNTech. Eso da confianza y flexibilidad en el desarrollo de programas de refuerzo aquí en el Reino Unido y en todo el mundo, con otros factores como la cadena de suministro y la logística también en juego “, señaló en un comunicado el inmunólogo Saul Faust, director del ensayo.

A los 28 días, todos los resultados de la dosis de refuerzo utilizadas en este ensayo (AstraZeneca, Pfizer, Novavax, Johnson & Johnson, Moderna, Valneva y CureVac) fueron similares para los participantes de 30 a 69 años y los de 70 años o más. Pero los autores advierten que las proporciones de refuerzo deben interpretarse con precaución porque se relacionan con la inmunogenicidad más que con la protección contra la enfermedad.

Los datos de efectos secundarios muestran que las siete vacunas son seguras de usar como tercera dosis, con niveles aceptables de efectos secundarios inflamatorios como dolor en el lugar de la inyección, dolor muscular y fatiga.

“Una tercera dosis será eficaz para muchas de las vacunas que hemos probado y en muchas combinaciones diferentes” añadió Faust.

(Foto: Christof STACHE / AFP)

Los investigadores también señalaron que es muy importante tener en cuenta que este estudio se relaciona sólo con las vacunas mencionadas en el paper como dosis de refuerzo y con la respuesta inmune que generan a los 28 días, por lo que aún se desconoce la protección a largo plazo.

Debido a eso es que los autores anunciaron que se encuentran trabajando en generar nuevos datos sobre la inmunidad a los tres meses y un año después de que las personas hayan recibido sus refuerzos, lo que proporcionará información sobre su impacto en la protección a largo plazo y la memoria inmunológica.

También, reiteraron que se debe considerar que el estudio es anterior a la propagación de la variante emergente Ómicron, que es motivo de preocupación actualmente para la OMS y que también podría cambiar el escenario de las vacunas con las que el mundo trabaja actualmente.

En cuanto a los efectos secundarios de las vacunas estudiadas, estos fueron similares, notificándose con mayor frecuencia fatiga, dolor de cabeza y dolor en el lugar de la inyección, los que fueron informados en mayor cantidad por las personas de 30 a 69 años. Asimismo, 912 de los 2.878 participantes experimentaron un total de 1.036 eventos adversos, efectos más allá de estos efectos secundarios, de los cuales 24 fueron graves.

Por último, los resultados aportan nueva información sobre las decisiones que tomen las autoridades sanitarias respecto de la variación sustancial en las respuestas inmunes provocadas por diferentes refuerzos (como se identifica en este estudio), junto con la disponibilidad de vacunas en un país y qué nivel de refuerzo es suficiente para cumplir con los objetivos de cada nación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.