Zoonosis reversa, humanos infectando a sus mascotas: Estudio de la U. de Chile detecta en el país casos de gatos con coronavirus que fueron contagiados por sus dueños

Un veterinario con un gato en una clínica de Moscú, Rusia. Foto: Reuters

La investigación, a cargo del Laboratorio de Virología Animal, está intentando determinar cuán a menudo ocurren estas infecciones entre las mascotas, especialmente perros y gatos, además de tratar de caracterizar los síntomas que sufren si se enferman.




La explicación más aceptada sobre la procedencia del virus Sars-CoV-2 fue que tuvo un origen zoonótico, por el contacto de un humano con un animal que fue el reservorio del virus, siendo este contagiado por un murciélago.

Pero el coronavirus no ha sido el único patógeno que ha sido el producto de la zoonosis. Las gripes aviar y porcina se originaron precisamente por el contacto estrecho que tuvieron personas con estos animales, permitiendo que el virus “saltara” del animal al humano.

Sin embargo, en la actual pandemia hay bastantes indicios de una posible zoonosis reversa, es decir, humanos contagiando animales. Víctor Neira, académico e investigador del Laboratorio de Virología Animal de la Facultad de Ciencias Veterinarias y Pecuarias (Favet) de la Universidad de Chile, ha observado que, desde que se anunció la pandemia, se empezaron a reportar casos de animales domésticos y de zoológicos que han sido contagiados con coronavirus, siendo los gatos los principales afectados dentro de las mascotas.

Un pangolín en su hábitat natural en la India. Este animal fue un intermediario entre los murciélagos y los humanos en la transmisión del Covid-19. Foto: Neil D’Cruze.

“Lo primero que detectamos fueron tres gatitos positivos, en un hogar donde había dos humanos adultos, ambos positivos. Luego seguimos investigando y encontramos más casos de animales positivos, sobretodo positivos a anticuerpos contra Sars-CoV-2, lo que indica que fueron infectados o expuestos al virus”, explica el experto en virología animal y zoonosis.

Pero Chile no ha sido el único que ha debido enfrentar esta situación. El investigador indica que en China, el 14% de los gatos provenientes de hogares tenían anticuerpos contra el virus.

El académico señala que por ser pocos los casos reportados, todavía no se ha podido atribuir una sintomatología específica para una infección por Sars-CoV-2. De acuerdo a estudios europeos, algunos animales domésticos podrían reportar problemas cardíacos, pero es una investigación que sigue en proceso.

Contagio entre animales

Neira sostiene que dentro de la comunidad científica no se tiene certeza si a nivel doméstico se puede trasmitir el virus entre los animales que viven dentro. No obstante, indica que es posible experimentalmente con gatos.

Según al primer estudio enfocado en estos felinos publicado en el New England Journal of Medicine por investigadores en EE.UU. y Japón, “los gatos pueden ser un huésped intermedio silencioso del virus, porque quienes se infectaron pueden no mostrar ningún síntoma apreciable que sus dueños puedan reconocer”.

Veterinaria examina a gata mientras realiza visitas domiciliarias a los clientes, que han agregado protocolos de seguridad adicionales en las últimas semanas durante la propagación del brote de la enfermedad por coronavirus en Manhattan, Nueva York. Foto: Caitlin Ochs/Reuters.

“Si nos vamos a nuestro estudio, una hipótesis es que uno de los gatos se infectó primero y luego este puede haber infectado a los otros dos. Eso si, a la fecha no hay ningún estudio que indique que los gatos puedan infectar a los humanos”, agrega el experto en virología animal, mencionando que han existido otros animales domésticos que sí se ha podido infectar humanos, como el caso de los visones que a nivel de granjas peleteras, que han provocado algunos brotes en Dinamarca.

El país danés, ante el inminente brote de Covid-19, ordenó el sacrificio de todos los visones del territorio, los que ascendían a más de 15 millones de animales.

El investigador afirma que no es imposible que un virus “salte” de animal a humano, ya que es algo que se ha visto en epidemias anteriores, y se ha visto como el Sars-CoV-2 ha tenido la capacidad de infectar a muchas especies animales (gatos, grandes felinos, primates, hurones y visones). Sin embargo, Neira explica que en el caso de los perros y los gatos este “salto” podría ser más difícil son animales que usualmente viven de a pocos por casa, es decir, es una población que está segregada, lo cual desfavorece que haya transmisión frecuente de virus entre animales y por lo tanto que se establezca una cepa de Sars-CoV-2 en ellos. A pesar de aquello, se debe seguir una vigilancia tal como lo acontecido con los visones.

Ilustración 3D del coronavirus, virus que causa SARS y MERS, síndrome respiratorio de Oriente Medio.

Actualmente, gracias al apoyo de la Universidad de Chile, la Universidad de Concepción, la UDLA y el laboratorio Haiken, Neira con un equipo de investigadores han podido desarrollar un estudio de Sars-CoV-2 en mascotas en Chile que busca recopilar muestras de perros y gatos de todo el territorio para buscar la presencia del virus en ellos y resolver las incógnitas respecto a la zoonosis reversa.

Los expertos hacen la invitación a todos los dueños de mascotas que quieran formar parte de la investigación para que se inscriban en los siguientes links para tener la mayor cantidad de casos respecto a la problemática del Sars-CoV-2 en los animales.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.