El dilema socialista

Álvaro Elizalde y Gabriel Boric:la relación entre el timonel socialista y el candidato presidencial de AD se ha tensionado en la campaña. FOTO:PABLO OVALLE ISASMENDI /AGENCIAUNO

En el PS confían en una arremetida de Provoste que la deje en el balotaje. Sin embargo, ante una eventual disputa Kast-Boric, en el partido ya debaten qué camino tomarán, considerando que desde Apruebo Dignidad no han asegurado una incorporación de la DC en segunda vuelta, y que en las últimas semanas la relación entre ambos bloques se ha tensionado.




A diferencia de lo sucedido hace algunos meses con la candidatura de Paula Narváez, al entrar hoy a la sede del Partido Socialista -donde funciona el comando de Yasna Provoste- se siente inmediatamente el ajetreo de la campaña presidencial de la senadora democratacristiana. El hall de acceso de la antigua casona en calle París, en pleno centro de Santiago, está lleno de paquetes apilados de volantes y material de campaña de diferentes candidatos a parlamentarios junto a Provoste, a la espera de ser enviados a los respectivos comandos en todo Chile.

El Salón Salvador Allende, donde se realizan los puntos de prensa, está empapelado con coloridas gigantografías de la abanderada de Nuevo Pacto Social. Ahí se realizó la mañana del miércoles una larga rueda de prensa, cuyo objetivo fue reforzar el respaldo del socialismo a Provoste en la recta final de la campaña y, de paso, intentar anular el desmarque de nuevos dirigente en favor de Gabriel Boric, como había trascendido en la semana.

Esa mañana abrió la conferencia el jefe de campaña de Provoste, Alejandro Goic, quien partió diciendo que, después del plebiscito de 1988, esta es la elección más importante en los últimos 50 años.

"Gabriel Boric representa el viejo camino propio de la izquierda, sectario, limitado”, señaló Alejandro Goic el miércoles pasado, rodeado de nuevos voceros de la campaña de Yasna Provoste.

“Necesitamos un próximo gobierno con capacidad de gobernanza y diálogo. Y Yasna Provoste es la única que puede garantizar paz social. No los extremos (…). Gabriel Boric representa el viejo camino propio de la izquierda, sectario, limitado y que ha prometido en Chile y en América Latina cosas que no ha podido cumplir”, señaló el actor socialista, rodeado de nuevos voceros de la campaña.

Usando un tono actoral de tensión, Goic dijo que la Convención Constitucional “hoy está viva y ha podido llegar a acuerdos” gracias a los representantes “sensatos” y razonables” de la centroizquierda que ellos (Provoste y quienes la apoyan) representan y que, “lamentablemente, no hay muchos en el Frente Amplio”.

En ambos comandos (Boric y Provoste) concuerdan que durante la campaña -y especialmente en las últimas dos semanas- las relaciones se han tensionado y se mantendrán así hasta la elección del domingo 21.

Aunque la competencia partió con un velado pacto de no agresión entre el diputado y la senadora, que se evidenció en los primeros debates en televisión, luego hubo varios episodios que irritaron a la dirigencia socialista. Uno de ellos sucedió a principios de octubre, cuando Boric se fotografió con la diputada Maya Fernández, quien lo respaldó públicamente y días después apareció en su franja electoral.

7 de Octubre de 2021 / SANTIAGO La diputada Maya Fernández se reúne con el candidato presidencial Gabriel Boric para entregar su apoyo para la próximas elecciones presidenciales FOTO: DIEGO MARTIN / AGENCIAUNO

En aquel momento, en el PS se temió un posible efecto dominó que hiciera que otros militantes siguieran el camino de la nieta de Salvador Allende, lo cual la mesa que lidera Álvaro Elizalde logró contener a través de fuertes advertencias internas. Nadie más se salió de la fila en ese momento.

Nuevo desembarco socialista en favor de Boric

Sin embargo, el viernes se produjo un desembarco de 300 militantes y exmilitantes socialistas a la campaña de Boric, entre ellos, nombres con historia en la tienda, como los exdiputados Fanny Pollarolo y Serguio Aguiló, el exsubsecretario Marcos Robledo y el académico Álvaro Ramis.

Otra “patada en la guata” para el PS fue la cita del candidato de Apruebo Dignidad, el 30 de agosto (Día del Detenido Desaparecido), con Ricardo Lorca, hijo del emblemático secretario general de la Juventud del PS Carlos Lorca, arrestado en 1975. “Respetando los procesos institucionales del Partido Socialista, no me cabe ninguna duda que más temprano que tarde nos vamos a encontrar”, dijo Boric en esa oportunidad.

Un momento que Elizalde tiene en su retina fue el portazo que le dio el FA la tarde del 19 de mayo, cuando la joven presidenta de Convergencia Social, Alondra Arellano, le dijo en su cara que no estaban disponibles para firmar un acuerdo político con fuerzas que no habían estado presentes en las conversaciones, enterrando la posibilidad de un inédito pacto entre el PS, el PPD, Nuevo Trato, el Frente Amplio y el PC.

Por estos pasajes y por algunas gestiones privadas para conseguir el desmarque de otros diputados de sus filas, los socialistas culpan a Boric y a sus socios de no haber cumplido su compromiso de no interferir en la situación interna socialista y dinamitar “los puentes” que existían entre ambas fuerzas de izquierda antes de las primarias.

Negociación inédita

“Si Kast pasara a segunda vuelta no tengo dudas que el PS se cuadrará completamente con Provoste o con Boric”, señala Máximo Pacheco (PS), uno de los voceros de Provoste, presentados el miércoles.

Camilo Escalona agrega que en un posible paso de Kast al balotaje, “no sólo la izquierda se unirá contra él, sino la oposición democrática en su conjunto”.

Pero lo cierto es que sea Boric o Provoste el que enfrente al candidato republicano (a quien hoy las encuestas ubican en la pole position), en una segunda vuelta ambos bloques deberán sentarse a conversar rápidamente, de cara a la elección del domingo 19 de diciembre.

Las dudas que están sobre la mesa es si hay espacio para que el diputado se modere –incluido su programa- si pasa a segunda vuelta para sumar a los votantes de Provoste. Y, si aquello ocurre, ¿se sentaría a hablar con otras fuerzas?

“Hoy nuestra alianza política es Apruebo Dignidad y no es solo electoral, somos una generación que se ha ido encontrando en la lucha por diferentes causas… Pero también entiendo que para gobernar se necesitan mayorías que perduren en el tiempo y estoy abierto a tener esa discusión… No me cabe duda de que vamos a incorporar más gente”, dijo Boric el 29 de octubre en Estación Moneda, espacio de entrevistas a presidenciables de La Tercera y Radio Duna.

Consultado si incluirían a la DC, el candidato no respondió con certeza: “La DC ha jugado un rol más bien refractario en los procesos de transformación, y creo que el ejemplo del segundo gobierno de Bachelet fue muy claro en eso. Ahora, si en segunda vuelta se da el escenario de enfrentar a Kast, tenemos que tener la disposición de sentarse a conversar. No llegar a acuerdos previos, pero sí conversar con todo el que sea necesario”.

Al día siguiente, su jefe programático, Giorgio Jackson, agregó: “No debemos cerrar ninguna alternativa para evitar que la ultraderecha llegue a ser gobierno”, en La Tercera.

Una interrogante no menor será la postura que adoptará el PC ante la eventualidad de rearmar su alianza política con el FA.

Las condiciones del balotaje serán -coinciden todos los actores- clave. No es lo mismo que Boric supere a su contendor por amplio margen en una primera vuelta, así como el escenario inverso (que sea Kast quien se imponga con holgura) subordinará la actitud de los partidos de centroizquierda.

Hasta ahora, nunca se ha dado el caso de un candidato o candidata que, tras pasar a segunda vuelta, haya tenido que negociar un “nuevo pacto” o una “nueva coalición”.

Ricardo Lagos no lo hizo con el PC en 1999. Bachelet había impulsado un pacto de omisión parlamentaria con los comunistas en 2005 que posibilitó que ese partido llamara a votar por ella en segunda vuelta sin integrarse a la Concertación. Lo más cercano a gestos concretos que ha habido en un balotaje fue cuando se aprobó un paquete de leyes que Marco Enríquez- Ominami exigía en 2009 para apoyar a Eduardo Frei, pero no se le incluyó en la coalición.

En 2013 no se hizo ningún tipo de negociación y en 2017 ni Beatriz Sánchez ni José Antonio Kast pidieron cargos o se les ofreció una combinación desde los comandos de Alejandro Guillier y Sebastián Piñera.

¿Dónde está Paula Narváez?

Así como Joaquín Lavín (quien se encuentra en Madrid) con Sebastián Sichel y Daniel Jadue con Boric, Paula Narváez ha estado ausente en la campaña de Provoste.

Goic, amigo de la sicóloga, ha dicho en el comando que ella se encuentra en un retiro espiritual, tras su agitada campaña.

En el PS, en tanto, señalan que la exvocera de Bachelet está intentando retomar sus actividades profesionales, las que dejó de lado al asumir el desafío presidencial propuesto por un grupo de mujeres socialistas, incluida Bachelet, con el fin de evitar una candidatura de Elizalde.

Pero la verdadera razón de su ausencia sería, cuentan fuentes cercanas a Narváez, su hondo malestar con la actitud de la dirigencia de su partido tras perder la consulta ciudadana el 21 de agosto.

El "desayunazo" se llamó el encuentro de Paula Narváez con Boric, quien se encontraba en plena campaña de primarias con Daniel Jadue (PC).

“Cuando ella pierde, ningún integrante de la mesa la llama para agradecer su esfuerzo o invitarla a una comisión política o comité central para analizar su derrota y los próximos pasos del partido , que era lo que correspondía”, cuenta una persona cercana a ella. La misma fuente agrega que sólo hace algunas semanas un miembro de la directiva, sin ninguna cercanía a ella, la llamó para pedirle que apoyara a Provoste.

Pese a este malestar con el establishment socialista, desde el equipo de la senadora confían contra pronto con un gesto de Narváez. Lo que sí estaría descartado sería algún gesto de Bachelet en favor de Provoste, ya que su respaldo a su exvocera le habría traído algunos inconvenientes en su rol como alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Elecciones internas y el posible regreso de Escalona

Los tiempos no acompañan el proceso de rearme -en caso de que lo haya- dado que Boric y su comando deberán entenderse con la directiva de Elizalde.

Las próximas elecciones internas del PS están previstas para este verano y es el tercerismo (sector al que pertenece el actual timonel socialista, quien no puede volver a postular) el que tiene la primera opción de continuar al mando (suenan el senador Juan Pablo Letelier y el diputado Fidel Espinoza como potenciales candidatos). En la Nueva Izquierda ya se habla del regreso de Camilo Escalona, quien podría concitar tanto respaldos oficialistas como de la disidencia.

Así los tiempos, el dilema presidencial deberá ser resuelto antes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.