Senado aprueba en general proyecto para realizar elecciones de abril en dos días

El texto ingresado por el Ejecutivo fue visado por 35 votos a favor y dos en contra. La medida pretende que los comicios se efectúen el sábado 10 y el domingo 11 de abril, debido a la pandemia de Covid y a que el proceso incluye cuatro votaciones: alcaldes, concejales, gobernadores y constituyentes.




El Senado aprobó en general esta tarde, en primer trámite, el proyecto de reforma constitucional que amplía a dos días el plazo para celebrar las próximas elecciones municipales, de gobernadores regionales y de convencionales constituyentes, para que estas se celebren los días sábado 10 y domingo 11 de abril como forma de resguardo frente a la pandemia de Covid 19 y, además, debido a lo extenso del proceso eleccionario, ya que habrá una cantidad inusualmente mayor de candidatos presentes en las papeletas de votación.

La medida -que había sido visada durante la mañana por la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento- fue aprobada por la Sala de la Cámara Alta por 35 votos a favor y los votos en contra de los senadores Iván Moreira y (UDI) y Kenneth Pugh (independiente). Para su aprobación en general necesitaba 29 votos, ya que algunas de sus normas requerían el visado de 2/3 de los legisladores.

El proyecto de ley ingresado por el gobierno busca dividir la votación en dos jornadas para resguardar la salud de los participantes ante la pandemia de Covid-19 y, además, fomentar la participación de los votantes, dado que el proceso eleccionario involucra cuatro elecciones, dos de ellas inéditas en la historia del país, como son las de gobernadores regionales y convencionales constituyentes.

Asimismo, se indicó que las urnas se sellarán con huincha al terminar la jornada del sábado, y que la custodia de estas “le corresponde al delegado de la junta electoral y al Servicio Electoral, los que deben coordinarse con los ministerios del Interior y de Defensa para el resguardo y la mantención del orden público y la custodia del lugar donde se guarden las urnas y los útiles electorales, lo que se realizará con el auxilio de la fuerza pública y Carabineros de Chile”.

Al día siguiente, las urnas sólo podrán ser abiertas por los vocales de mesa.

En tanto, los vocales de mesas recibirán un bono de 60 mil pesos por los dos días de elecciones, pero si sólo participan en uno, el monto será igual al actual, es decir, 25 mil pesos. El Ejecutivo presentó una indicación en ese sentido y también para aumentar los recursos que reciben los delegados.

Se acordó además oficiar al Servel para solicitar un mayor número de locales electorales.

El proyecto debe ser discutido ahora en la Cámara de Diputados.

La discusión

El senador Iván Moreira justificó su voto en contra al afirmar que “a mi me parece que aquí se puede llegar a poner en riesgo la credibilidad del sistema electoral. Chile no aguanta un escándalo más. Me parece que es un riesgo innecesario (...) podemos dar un paso en falso”. Agregó que se podría haber buscado otras fórmulas, como ampliar los locales de votación y los horarios para sufragar.

Por su parte, la senadora Isabel Allende (PS) aprobó la iniciativa, aunque llamó al gobierno a ser “más proactivo” y anunciar la gratuidad del transporte público para ambas jornadas, además de destacar la necesidad de ampliar el número de mesas existentes. “No se entiende por qué no se puede doblar el numero de mesas. Haría el proceso mucho más fácil y evitaría todos estos riesgos”.

El senador independiente Carlos Bianchi, aunque visó el proyecto en general, se mostró preocupado por la metodología en que se dividirá a la población para los dos días de sufragios. “Puede que todos vayan el sábado o todos vayan el domingo, entonces no resuelve el tema”, manifestó.

En tanto, el senador UDI Alejandro García Huidobro indicó que se debe aclarar “si el sábado va a ser festivo, ya que las personas no podrían a votar un sábado si es un día laboral”.

Durante su intervención, el senador Juan Ignacio Latorre (RD) manifestó su preocupación porque los vocales sean los mismos en ambas jornadas. “El riesgo es que algunos vocales no lleguen el día domingo y por lo tanto las mesas no se abran y queden personas que no puedan votar”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.