Olvídate de vencer a Covid-19: Europa se está preparando para vivir con él

Foto: AP

Países desde Alemania hasta Italia están implementando medidas que van desde más vacunas hasta mandatos de enmascaramiento antes del tercer invierno pandémico.




La batalla contra el Covid-19 está cambiando a un modo de baja intensidad a largo plazo en Europa, a medida que países como Alemania, Italia y Francia pasan de buscar poner fin a la pandemia a prepararse para vivir con ella.

Los gobiernos están elaborando planes para campañas de refuerzo, uso de mascarillas, pruebas frecuentes y medidas limitadas de distanciamiento social para mantener el virus bajo control antes del tercer invierno pandémico de la región.

Cuentan con la ayuda de un público que ha demostrado ser relativamente tolerante con las restricciones sociales. A diferencia de EE.UU., donde algunos estados se apresuraron a eliminar las restricciones en medio del optimismo de que el virus estaba en retirada, nunca hubo muchas expectativas de que la pandemia hubiera terminado en Europa, donde las infecciones se han disparado esporádicamente durante la primavera y el verano.

Alemania, que nunca levantó por completo las restricciones pandémicas, dijo esta semana que solo las personas vacunadas, las que se hayan recuperado de una infección o las personas con una prueba reciente de Covid-19 negativa podrían ir a restaurantes, hospitales y otros lugares cerrados a menos que se produzcan infecciones por debajo de un nivel muy bajo. Las mascarillas seguirán siendo obligatorias en los espacios cerrados y en el transporte público de forma indefinida, incluso para los vacunados.

La canciller de Alemania Angela Merkel, país que aún obliga a sus ciudadanos, incluso si están vacunados, a usar mascarilla en lugares cerrados. Foto: AFP

En Berlín, donde comenzó el año escolar en agosto, los niños deben usar mascarillas en todas las instalaciones de la escuela y se les realizan pruebas de detección de infecciones varias veces a la semana. Esta semana, el gobierno escribió a las familias de los niños elegibles para la vacuna Covid-19 para animarlos a comenzar a vacunarse.

Países como Francia e Italia también están haciendo cada vez más que la vacunación, la recuperación reciente de la enfermedad o una prueba negativa reciente sean un requisito previo para las actividades diarias. Los restauradores franceses que no controlan a los clientes corren el riesgo de recibir multas de hasta 9.000 euros, equivalentes a unos 10.600 dólares, y un año de prisión.

En Estados Unidos, algunas ciudades y estados como California han anunciado recientemente restricciones similares.

Las vacunas han cambiado el rumbo contra las enfermedades graves y la muerte, pero la variante Delta altamente transmisible ha frustrado las esperanzas de una victoria absoluta y un regreso completo a la vida prepandémica. Los científicos dicen que los planes de los países subrayan la realidad y la comprensión de que el Covid-19 no desaparecerá tan rápido como apareció, sino que ocupará su lugar en medio de las enfermedades respiratorias que habitualmente causan enfermedades y muertes, como la influenza.

Foto: CMPC

No está claro cuánto tiempo llevará llegar a ese punto, dicen los científicos. Pero las vacunas significan que la fase más mortífera de la pandemia es casi con certeza en el pasado y los gobiernos no volverán a recurrir a cierres estrictos en todo el país para contener el virus.

“La epidemia está evolucionando”, dijo Jimmy Whitworth, profesor de salud pública internacional en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

La cantidad de casos ha disminuido y aumentado en Europa, a medida que la variante Delta se extendió y los funcionarios de salud pública tomaron medidas para contrarrestarla. El promedio de siete días de nuevos casos diarios de coronavirus en la Unión Europea y el Reino Unido fue de 95.500 el domingo, o alrededor de 186 casos por millón de personas, un 14% menos que un peak de finales de julio de más de 110.000, según un análisis del Wall Street Journal de datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y el gobierno británico.

Los casos promedio por millón en los EE.UU. son alrededor del doble de ese nivel, luego de un fuerte repunte este verano cuando el virus penetró en estados en gran parte no vacunados.

Las tasas de hospitalización en Europa son más bajas que en oleadas anteriores de la pandemia, lo que destaca el efecto de las vacunas. Las admisiones hospitalarias en Francia fueron de 65 por cada millón de personas en la semana que terminó el 8 de agosto, dos tercios menos que en marzo, cuando las tasas de admisiones alcanzaron su punto máximo, según el ECDC. En Alemania e Italia, las tasas de admisión por cada millón de personas se redujeron un 90% en la misma semana en comparación con sus picos más recientes. En el Reino Unido, las tasas de admisión fueron un 80% más bajas.

Las nuevas muertes por Covid-19 tanto en Europa como en los EE.UU. son una fracción de los niveles vistos anteriormente.

Foto: Reuters

Europa ha avanzado en la vacunación de su población después de un comienzo inestable. La UE ha vacunado completamente al 53% de su población, según los datos compilados por el proyecto Our World in Data de la Universidad de Oxford, ligeramente por delante de EE.UU. con un 50%. El Reino Unido está al 60%. España ha alcanzado una cobertura del 63%, Alemania e Italia más del 55% y Francia está rezagada al 50%.

Aún así, los científicos dicen que la inmunidad colectiva, el punto en el que una población ha logrado suficiente inmunidad a través de la vacunación o la infección para prevenir la propagación del virus, sigue estando lejos, si es que se puede alcanzar. También pueden surgir nuevas variantes que puedan eludir esas defensas.

Un futuro más probable, dijo Paul Hunter, profesor de medicina en la Universidad de East Anglia de Inglaterra, es un equilibrio similar al que experimentamos con otros coronavirus, en el que el virus “pierde su aguijón” debido a las vacunas, pero provoca episodios recurrentes de enfermedad y muerte. Con el tiempo, los funcionarios esperan que las empresas y las economías puedan adaptarse a la nueva línea de base.

Las restricciones de viaje y los regímenes de aislamiento para los casos confirmados de Covid-19 son comunes en toda la región y es probable que persistan durante algún tiempo. Los países han mejorado su vigilancia genética para rastrear mejor las variantes del coronavirus. Las vacunas de refuerzo para las personas mayores y vulnerables están en discusión o planificadas activamente, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud aboga por la priorización de las partes más pobres del mundo. Muchos gobiernos están ampliando las pruebas regulares y generalizadas para detectar casos y están mejorando, en lugar de retirar, los sistemas de rastreo de contactos.

Foto: Reuters

Los funcionarios británicos han adoptado un enfoque algo diferente, optando por eliminar la mayoría de las restricciones y confiar en cambio en las vacunas y el comportamiento público para mantener a raya al Covid-19. El primer ministro Boris Johnson ha instado a los británicos a aprender a vivir con el virus como lo hacen con otras enfermedades respiratorias.

Los datos sugieren que el público del Reino Unido se ha mantenido cauteloso, a pesar de la disminución de las restricciones, lo que destaca el papel potencial del comportamiento en la limitación de la propagación del virus. En una encuesta de YouGov, el 70% de los británicos dijeron a fines de julio, después de que se suavizaron las restricciones en Inglaterra, que todavía usaban mascarillas en lugares públicos, una proporción que no ha cambiado mucho desde la primavera de 2020. Muchas tiendas y operadores de transporte todavía solicitan a los clientes que usen una mascarilla, pero la aplicación es irregular.

En el partido de este fin de semana entre el Tottenham y el Manchester City en Londres, el estadio lució lleno, y la mayoría de los espectadores no usó mascarilla. Foto: Reuters

Los datos recopilados por la unidad de Google de Alphabet muestran que las visitas del Reino Unido a restaurantes, centros comerciales y entornos recreativos como cines a principios de agosto estuvieron alrededor de un 3% por debajo de los niveles prepandémicos. El uso del transporte público fue un tercio menor. Las visitas a los lugares de trabajo fueron un 42% más bajas.

Italia, que se vio muy afectada al principio de la pandemia, se está preparando para una lucha prolongada. Utiliza un sistema codificado por colores que emplea varios parámetros para clasificar el estado de la pandemia y la gravedad de las restricciones. Las regiones rojas tienen la mayoría de las restricciones, seguidas por las amarillas, verdes y blancas, donde casi no hay restricciones, excepto un mandato de máscara en lugares públicos cerrados. Actualmente, todas las regiones son blancas, pero Sicilia y Cerdeña, dos destinos turísticos populares, probablemente pronto se volverán amarillas y otras pueden seguir a medida que la variante Delta continúe extendiéndose.

“Hay una conciencia entre la gente de aquí de que la batalla contra Covid continúa y que será larga”, dijo Claudio Cancelli, alcalde de Nembro, una ciudad de 11.000 habitantes cerca del epicentro de la primera ola pandémica de Italia. Cancelli dijo que las mascarillas todavía se usaban con frecuencia en el exterior, aunque no son obligatorias, y la gente dice que está lista para recibir una tercera dosis de vacuna si las autoridades dan el visto bueno a las inyecciones de refuerzo.

“La gente no baja la guardia porque sabe que no ha terminado y pasará mucho tiempo antes de que lleguemos allí”, dijo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.