María Luisa Godoy habla de su presente en TVN y de lo que podría pasar con Viña 2021: “Lo siento más necesario que nunca”

En medio del repunte en sintonía de TVN y tras el exitoso debut de un nuevo ciclo de su programa Héroes de hoy -que anoche quedó segundo en el prime-, la conductora evalúa el momento de la estación pública, la misión del canal en la pandemia y el anuncio de la venta del edificio corporativo de Bellavista 0990. Además, responde a las críticas que han enfrentado los matinales y analiza el impacto de lo ocurrido con Bailando por un sueño y su partner festivalero.




Por estos días María Luisa Godoy se desdobla en TVN, con una intensa rutina de trabajo desde su casa durante las cinco horas diarias al mando del matinal Buenos días a todos, a la que ahora se suma una nueva temporada de Héroes de hoy, el docurreality que muestra la realidad de quienes combaten la pandemia en Chile y que anoche tuvo un exitoso desempeño, con 12 puntos de rating y quedando segundo en su horario.

Un auspicioso presente para la animadora y para el canal público, que en medio de la crisis sanitaria y el debate por la venta de su emblemático edificio corporativo ha visto un paulatino repunte en su sintonía. Aunque Godoy no puede perder de vista el futuro inmediato: en septiembre dará a luz a su cuarto hijo y en febrero próximo, si es que se dan las condiciones, debiera estar por tercera vez sobre el escenario de la Quinta Vergara para conducir un Festival de Viña que hoy, como todo, se trabaja en medio de la incertidumbre.

¿Cuál es la importancia de estrenar en este momento un programa como Héroes de hoy?

Siempre fue un programa al que le tuvimos mucha fe, que lo sentimos necesario y sobre todo que cumplía con la misión de canal público. Cada uno de los funcionarios de la salud tiene el mismo nivel de importancia. (Ahora) se abre también a la calle, no solo a los recintos hospitalarios, sino también otros héroes de nuestro país que ayudan a combatir esta pandemia.

Estamos muy contentos con seguir con Héroes, para recordarnos también que en estos tiempos de crisis no solo existen los que de manera irresponsable se exponen al virus a pesar de todas las advertencias, sino que tenemos estos miles de funcionarios de la salud que exponen sus vidas para salvar las de los demás, a quienes ni siquiera conocen.

¿Cómo cree que se vincula este proyecto con la misión de televisión pública, un tema que hoy parece estar más en discusión que nunca?

Parte de la misión de TVN es ayudar a la población, y ayudar no solamente a educar, informar, entretener, contener, sino también a generar conciencia en momentos difíciles como es la mayor pandemia de los últimos 100 años. Creo que este programa en todas sus áreas cumple con el rol de televisión pública que tenemos en TVN.

En ese sentido, ¿cómo evalúa el desempeño de TVN en este periodo? ¿Cree que ha logrado entregar ese balance de contenidos al público en esta crisis?

Creo que como todas las cosas nuevas y que nunca hemos vivido, obviamente implica un tremendo desafío. Son desafíos difíciles pero eso lo hace atractivo para todos los que tenemos un rol de comunicadores y de vocación de servicio público, como debiera tenerlo cualquier persona que trabajé en TVN. Y creo que todo eso ha estado presente en estos 3 meses de manera muy responsable, con mucho cariño. Creo que cada persona que trabaja en TVN ha dado lo mejor de sí en esta pandemia para cumplir con todos esos roles que estamos hablando.

En las últimas semanas el canal ha mostrado un repunte importante en sintonía en diversos horarios, incluyendo el matinal. ¿A qué cree que se debe eso?

El matinal ha crecido este año cerca de un 45% en sintonía y creo que eso debe a varias cosas. Primero porque tenemos un equipo de lujo, afiatado, comprometido, consolidado. Y eso hace una gran diferencia porque nos permite transmitir un mensaje, una línea editorial coherente y previsible. Siento que la gente que nos conoce y que nos está conociendo cada día más ya sabe qué esperar de nosotros, sabe que vamos a decirles las cosas tal como son y que no vamos a quedarnos en la mera denuncia sino que vamos a comprometernos en la solución, y si para eso tenemos que interpelar a alguna autoridad o darle micrófono a alguna vecina, lo vamos a hacer. Junto con eso, creo que hemos un esfuerzo por contar con panelistas especialistas, como el doctor Ugarte, el psiquiatra Cohen, o panelistas como el poeta Cristián Warnken, porque las soluciones no son sólo médicas, la gente busca un sentido a toda la angustia y sufrimiento que están viviendo y creo que tenemos un matinal que cada día está dando respuestas más integrales a las inquietudes de la gente. Y eso se está valorando por las audiencias.

Aunque suene paradójico o incorrecto, ¿cree que la pandemia ha favorecido a TVN? O dicho de otro modo, que de toda esta crisis sanitaria ha surgido algo positivo para el canal y que la gente ha sintonizado mejor con su propuesta.

Yo creo que el canal está haciendo las cosas lo mejor posible de manera responsable, muy conscientes del rol y la misión de TVN. Cada uno está dando lo mejor de sí con todos los costos emocionales que ha tenido el canal por todo lo que sabemos que ha sucedido. Entonces siento que sí, que todas las personas que trabajan en TVN están muy comprometidas.

¿Qué sensación le deja la puesta en venta del edificio de Bellavista 0990, desde el punto de vista simbólico y también en lo operativo o financiero?

Creo que es muy simbólico del cambio acelerado y profundo que se está viviendo en la industria de los medios en general. Durante semanas en esta pandemia pudimos conducir un matinal de cinco horas desde mi casa y a través de la cámara de mi teléfono celular, lo que hace evidente que al igual en otras empresas la estructura física perdió relevancia por la nueva tecnología y el teletrabajo. Así que si la venta del edificio permite orientar esos recursos a la producción de mejores contenidos y mayor cobertura de nuestra señal, creo que es algo que amerita que se analice seriamente. No conozco el acuerdo en detalle, pero efectivamente es un edifico enorme para los tiempos que corren y el canal obviamente tiene que tratar de aprovecharlo. Se ha hablado de que podría ser ocupado por el Bellas Artes, por una universidad, o incluso otro canal u otros canales con nosotros. Me parece que quienes están a cargo del canal hoy día están obligados a analizar todas esas posibilidades y ver cuál es la mejor para TVN.

Críticas a los matinales

Los matinales parecen estar más expuestos que nunca a las críticas y no sólo del público o de los usuarios de redes sociales. Hace algunos días Carlos Peña escribió una columna muy comentada en la que se refería a estos programas como el “espectáculo del miedo”. ¿Qué le parece esa opinión?

Los matinales cubrimos una parte menor pero relevante del espacio público. Y en ese sentido tenemos que ser muy humildes y estar abiertos a la crítica. Porque ese espacio público no es nuestro, es de la gente y de las audiencias. Creo que es importante entender cuál es el rol de los matinales, que no es el mismo que tienen las cámaras del Congreso, los concejos municipales, la academia ni los noticieros o la prensa escrita. Lo nuestro es un periodismo más social que se hace desde la calle, desde la gente, en vivo y en directo, con todo lo que eso significa. Y eso a algunos le cuesta aceptarlo porque no lo comprenden. No es que lo nuestro sea mejor o peor que los demás, es complementario, porque es un espacio público y auténticamente democrático se nutre de todos ellos, creo yo.

23 de Febrero de 2020/SANTIAGO Los animadores Maria Luisa Godoy y Martin Carcamo durante la primera noche del Festival de Viña del Mar 2020 realizado en la Quinta Vergara FOTO:FRANCISO LONGA/AGENCIAUNO

También han surgido críticas por el exceso de alcaldes opinando en matinales en año de elecciones. Y al mismo tiempo, según diversos estudios, que esos alcaldes sean por amplia mayoría ligados al oficialismo.

No puedo ver los otros matinales cuando estoy en vivo, pero nosotros siempre tenemos uno de cada lado, es parte de la responsabilidad que tenemos como TVN. En general, si me preguntas por las críticas a la presencia de alcaldes en matinales, la entiendo pero no la comparto. Es cierto que los alcaldes son autoridades políticas y por lo tanto los medios debemos aproximarnos a ellos con un espíritu más bien crítico y suspicaz, no condescendiente, porque ellos no van a los matinales como opinólogos sino como autoridades comunales sujetas al escrutinio público. Pero también es cierto que en esta crisis sanitaria los alcaldes más allá de quiénes sean tienen una ventaja que han sabido aprovechar, y es que están en la calle, pero todos saben que no son ellos los responsables de enfrentar la pandemia porque no tienen ni las atribuciones ni los recursos para ello. Entonces, se han transformado de alguna manera en la voz de la gente frente a la autoridad central, y a mí eso me parece que es parte de su rol como alcaldes. La gente quiere verlos en pantalla defendiéndolos y por eso los invitamos.

¿Viña 2021?

Quedan cerca de ocho meses para el festival de Viña pero considerando que siempre se prepara con mucha anticipación, ¿cómo se trabaja para 2021, dentro de este escenario incierto?

Obviamente la prioridad hoy es la crisis sanitaria, contender la pandemia y evitar los contagios. Y todo acto masivo tiene que supeditarse a esa prioridad. Faltan muchos meses y espero que a partir del segundo semestre la situación se vaya normalizando y que el Festival pueda hacerse en febrero, como ha sido cada año desde hace más de seis décadas.

El último Festival de Viña fue uno de los más vistos de su historia con peaks de 60 puntos de rating, más de la mitad población chilena. Y en Chile han cambiado muchas cosas, pero el Festival sigue siendo un fenómeno de audiencia -el rating así lo demuestra-, así que ojalá las condiciones sanitarias permitan que se haga. Lo siento más necesario que nunca.

¿Qué sensación te dejó ese último Festival, pensando en que fue muy cuestionado antes de su realización pero terminó siendo el más visto de la década?

Bueno, periodistas con mucha trayectoria anticipaban que iba a ser el Festival más difícil de la historia y probablemente lo fue. Para mí se trató del mayor desafío de mi carrera. Fue un festival difícil en medio de un país polarizado, ansioso, con rabia, con miedo y que durante meses estuvo expuesto a escenas de mucha violencia de lado a lado. Pero bajo esa superficie había un fondo de esperanza, un ánimo por recuperar cierta normalidad y el Festival era un riesgo por lo primero pero también nos daba la oportunidad de hacer aflorar lo segundo, y modestamente creo que lo logramos.

¿Ve factible sacar adelante un Festival de Viña en otro formato, con menos público por ejemplo?

Creo que no son cosas que me corresponda a mí analizarlo en este minuto, pero el que acaba de pasar yo creía que el país lo necesitaba más que nunca porque es el evento chileno más visto en el extranjero, cancelarlo significaba un derrota no solo para los organizadores sino para la imagen internacional de Chile, para nuestras instituciones e incluso para el proceso constitucional que estábamos iniciando, y que es fundamental que se desarrollara en paz, sin violencia y bajo condiciones de normalidad. Cancelar el Festival de este año yo sentía que atentaba contra todo eso. Sobre el próximo creo que la prioridad es la crisis sanitaria, pero creo que es necesario y espero que estén las condiciones para que se haga.

A propósito de su compañero en la animación del Festival, ¿qué le ha parecido lo ocurrido recientemente con Bailando por un sueño? Las críticas al programa, a Canal 13 y a Martín Cárcamo.

Me pasan varias cosas. Yo admiro y respeto mucho el proyecto de Martín y del canal, porque soy testigo de todo lo que trabajaron y el corazón que le pusieron por sacar adelante un proyecto de entretención que alegrara y acompañara a los chilenos. Obviamente pasó un escenario que nadie se imaginó que iba a pasar y que para todos nosotros era nuevo. Entonces yo también admiro mucho el espíritu emprendedor de Martín, porque no cualquiera se la juega con su capital de trabajo, con su capital económico y con el corazón que le pusieron. Soy testigo de eso y por lo mismo obviamente me da mucha pena lo que ha pasado con ese proyecto, pero como también sé que pusieron todo ese esfuerzo y el alma en sacarlo adelante, sé que eso va a pasar con futuros proyectos también. Martín, además de talentoso, trabajador y buena persona, tiene un equipo que lo respalda y estoy segura que se van a venir cosas buenas para él.

¿La cancelación abrupta de Bailando envía una señal a toda la industria?

Creo que fue como es esta pandemia: se va haciendo camino al andar y era todo desconocido. Partieron grabando cuando no había cuarentena y como todas las reglas fueron cambiando en el camino, ellos se fueron adaptando a lo que fue sucediendo. En ese sentido creo que también fueron muy honestos.

Comenta