"Autogol" e "improvisación bastante irresponsable": las duras críticas de Tomás Izquierdo al gobierno por la jornada laboral

Tomás Izquierdo

"El gobierno se compró un problema enorme", dijo el economista y gerente general de Gemines.




El economista y gerente general de Gemines, Tomás Izquierdo, entró de lleno al debate sobre la reducción de la jornada laboral y en conversación con Pulso TV fue durísimo con el gobierno por su proyecto de una jornada de 41 horas con flexibilidad.

"Yo me atrevería a decir que esto es una improvisación, y una improvisación que responde al debate público a las redes sociales y una iniciativa que viene de un partido súper minoritario. Es una iniciativa que cae en un mal momento", indicó Izquierdo.

"La reacción del gobierno es inadecuada, creo que haber improvisado en el transcurso de un día para decir '40 no pero 41 sí', y olvidarse que el gobierno ya tenía enviado un proyecto con flexibilizaxión que incluía algo en reducción, en el fondo respondiendo a la popularidad que tenía el proyecto del PC. Me parece que es una improvisación bastante irresponsable", agregó.

Y el experto no se quedó ahí ya que calificó como "autogol" del gobierno la iniciativa a cargo del ministro Nicolás Monckeberg.

"Esto fue un autogol, porque se amplificó; logró unir a toda la oposición. El gobierno se compró un problema enorme, se perdió nuevamente el foco, nos olvidamos de los temas más importantes que debería estar liderando el gobierno. Se desordena el naipe nuevamente, y volvemos a esta sensación de falta de liderazgo", dijo.

"El manejo político del gobierno ha sido malo, lo que se rumorea y tengo la sensación de que es cierto, de que no fue informado de esto. Yo ministro de Hacienda me pasan un gol de este tipo y doy un paso al costado, y al dar un paso al costado hago un favor al gobierno de que no se puede improvisar de esta forma", agregó.

Impacto en salarios

Por otro lado, el economista dijo que el proyecto que apunta a reducir la jornada a 40 horas si tendría un impacto en las remuneraciones.

"La forma de ajustarse a las empresas va a ser recambiar a sus personas y recontratando a tarifas más bajas, aquí no hay magia", indicó.

Y agregó que "es evidente que habría un impacto en el salario de la gente, no en el día uno, no porque haya un cambio en la norma vas a despedir a la gente ese día, pero las empresas se van ajustando ya sea porque no van a generar incrementos salariales o porque va produciendo un recambio en las personas. Esto de rigidizar el mercado laboral exigiendo un máximo e horas trabajadas es muy torpe".

En la misma línea, el economista señaló que faltan estudios técnicos para medir el impacto de una reducción de jornaa, pero que deben ser considerados en el debate.

"No solo faltan los estudios, si no que los estudios sean considerados por el mundo político. Lo que dicen las comisiones técnicas de los partidos no están siendo escuchadas por los parlamentarios de esos mismos partidos. Falta efectivamente hacer estudios y tomar en cuenta esos estudios", señaló.

Comenta