Controversia: Estudio dice que una dieta sin carne no resolverá la crisis climática

El ganado es criticado mundialmente por sus impactos ambientales adversos. Pero un nuevo estudio dice que promover una dieta sin carne no es una solución a la crisis climática.




Coma menos carne. Esa fue la tajante recomendación que realizó un informe de la ONU de 2019 sobre cambio climático. El reporte pedía un cambio en la dieta humana e instaba a las personas en regiones industrializadas como EE.UU. o Europa a consumir menos carne y alimentos de origen animal como parte de una dieta más saludable y con menos emisiones.

Pero tales recomendaciones no son soluciones universales en los países de ingresos bajos o medianos, donde el ganado es fundamental para los ingresos y las dietas, argumentan científicos en una investigación publicada recientemente en Environmental Research Letters.

“Las conclusiones extraídas en informes ampliamente publicitados sostienen que una solución clave a la crisis climática y de salud humana a nivel mundial es comer poca o nada de carne, pero están sesgadas hacia los sistemas occidentales industrializados”, señaló Birthe Paul, autor principal y científico ambiental de la Alliance of Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).

La importancia de África

Por ejemplo, añade Paul, de toda la literatura científica sobre ganadería y medioambiente publicada desde 1945, solo el 13% cubre África. Sin embargo, África alberga el 20%, 27% y 32% de las poblaciones mundiales de ganado vacuno, ovino y caprino. Ocho de los diez institutos más importantes del mundo que publican investigación sobre ganado se encuentran en los Estados Unidos, Francia, el Reino Unido y los Países Bajos. Sólo dos, incluido el Instituto Internacional de Investigación Ganadera (ILRI), tienen su sede en África, donde el sector ganadero es la columna vertebral de la economía y donde hay pocos datos disponibles.

Los autores argumentan además que un enfoque singular en los impactos ambientales negativos relacionados con el ganado ignora el papel crítico pero más positivo que desempeña el ganado en los servicios de los ecosistemas, la provisión de ingresos y activos o los seguros en los países de ingresos bajos y medios. También pasa por alto cuestiones más sistémicas sobre cómo se crían los animales.

“Los sistemas mixtos en países de ingresos bajos y medianos, donde la producción animal está totalmente vinculada con la producción de cultivos, en realidad pueden ser más sostenibles desde el punto de vista ambiental”, agrega An Notenbaert, de la Alianza de Bioversity International y el CIAT.

Es así como en el África subsahariana, el estiércol es un recurso nutritivo que mantiene la salud del suelo y la productividad de los cultivos; mientras que en Europa, dice Notenbaert, “enormes cantidades de estiércol disponibles a través de la producción ganadera industrializada están fertilizando en exceso las tierras agrícolas y causando problemas ambientales”.

Los autores argumentan además que un enfoque singular en los impactos ambientales negativos relacionados con el ganado ignora el papel crítico pero más positivo que desempeña el ganado en los servicios de los ecosistemas, la provisión de ingresos y activos o los seguros en los países de ingresos bajos y medios. Foto. Miguel Angel Bustos/AGENCIA UNO

En toda la sabana africana, los pastores crían sus rebaños por la noche, una práctica que se ha demostrado que aumenta la diversidad de nutrientes y los puntos críticos de biodiversidad, enriqueciendo el paisaje. La producción también es más local, mientras que, en los sistemas industrializados, se importa principalmente. En Brasil, la soja, uno de los principales impulsores de la deforestación en el Amazonas, se convierte en concentrado y se exporta para alimentar animales en lugares como Vietnam y Europa.

La producción de carne en sí no es el problema, dicen los investigadores. “Como cualquier alimento, cuando se produce en masa, se intensifica y comercializa, el impacto en nuestro medio ambiente se multiplica”, indica Polly Ericksen, líder del programa de sistemas ganaderos sostenibles del Instituto Internacional de Investigación Ganadera. “Eliminar la carne de nuestra dieta no va a resolver ese problema. Aunque defender una dieta baja en carne tiene sentido en los sistemas industrializados, la respuesta no es una solución climática generalizada y no se aplica en todas partes”, agrega.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, el consumo de carne en África subsahariana será tan bajo como un promedio de 12,9 kilogramos por persona para 2028, debido a los bajos ingresos y al estrés por calor inducido por el clima en los animales, entre otros factores, con la salud humana implicaciones como la desnutrición y el retraso del crecimiento. En comparación, se espera que el consumo de carne en Estados Unidos supere los 100 kilogramos por persona, el más alto del mundo.

Los autores reconocen que se sabe que los sistemas ganaderos son una fuente importante de gases de efecto invernadero atmosféricos. Pero se necesitan más datos para que los países de ingresos bajos y medianos desarrollen estrategias nacionales de mitigación. También instan a la necesidad de mirar más allá de hacer que los animales sean más productivos y hacia sistemas ambientales eficientes en el uso de recursos que reduzcan activamente las emisiones de la agricultura.

Existe una variedad de soluciones ambientales de mayor impacto, aseguran. Entre ellos, la alimentación animal mejorada para que los animales emitan menos gases de efecto invernadero como el metano por kilogramo de leche o carne. Las tierras de pastoreo mejor administradas y la mezcla de cultivos y ganado donde el estiércol se vuelve a arar en el suelo puede beneficiar tanto a los agricultores como al medio ambiente.

“Las mejores decisiones sobre cómo reducir las emisiones globales de gases de efecto invernadero de la ganadería y la agricultura en los países de ingresos bajos y medianos solo pueden ser impulsadas por mejores datos”, señala Klaus Butterbach-Bahl, del Instituto de Investigación Meteorológica y Climática, Investigación Ambiental Atmosférica (IMK-IFU) Instituto de Tecnología de Karlsruhe (KIT) e ILRI.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.