Productor de Tengo Miedo Torero ante querella en su contra: “Di pleno cumplimiento a mi función como promotor”

Alfredo Castro y Julieta Zylbergberg en Tengo Miedo Torero.

Tras ser acusado de estafa y apropiación indebida por una de las compañías realizadoras de la película, Alfredo Troncoso, promotor y distribuidor del filme, desmiente las acusaciones, descarta haberse quedado con un porcentaje que no le correspondía por las ganancias del estreno y asegura que los $160 millones están en poder de Zapik Films, la otra productora de la cinta.



Esta semana, Gregorio González Nicolini, socio, gerente y representante legal de Forastero, una de las dos productoras de la película Tengo miedo torero, presentó en el Cuarto Juzgado de Garantía de Santiago una querella criminal por los delitos de estafa y apropiación indebida en contra de Alfredo Troncoso, distribuidor y productor asociado de la cinta, estrenada el año pasado y realizada en conjunto por Forastero y Zapik Films.

Según la acción judicial presentada por González, a la que tuvo acceso Culto, Troncoso, encargado de la música del largometraje y también de sus funciones online, se habría negado a pagarle a Forastero los cerca de $160 millones que le correspondía a esta firma por las ganancias obtenidas a través del estreno por streaming, realizado en septiembre pasado. Una polémica que estalla ad portas del debut de Tengo miedo torero en la plataforma Amazon Prime Video, fijado para este viernes 16.

Frente a esta situación, Troncoso, quien además hace cuatro décadas se desempeña como productor de conciertos y representante de artistas, emitió una declaración donde desmiente las acusaciones en su contra y dice estar evaluando acciones legales.

“Llevo más de 40 años trabajando como productor de artistas y espectáculos”, dice al comienzo del documento, donde señala que “respecto a la película Tengo miedo torero di pleno cumplimiento a mi función como promotor y distribuidor de dicha película en el territorio chileno”.

“Forastero Producciones Audiovisuales SpA., Zapik Films Ltda., y el director de la película fueron informados permanente del trabajo de promoción y distribución realizado y tuvieron acceso de igual forma a las ventas online y a las cuentas de esta producción. Una vez finalizado el trabajo, se preparó la liquidación correspondiente ante Notario, donde consta el pago conforme de todos los gastos de producción, las donaciones acordadas y sus respectivos respaldos tributarios. La liquidación fue recibida conforme por todos los involucrados, excepto Forastero Producciones Audiovisuales SpA”, explica.

Según el relato de Troncoso, los pagos pendientes que reclama Forastero hoy estarían en poder de Zapik Films, la otra compañía realizadora del filme. “Transcurrido un tiempo prudente sin solución por parte de Forastero y para hacer el finiquito de la distribución de la película en Chile, los dineros pendientes fueron depositados a Zapik Films Ltda. según la instrucción recibida y con el objeto de resguardar los mismos mientras se aclaraban los puntos pendientes entre las productoras”, comenta.

Finalmente, Troncoso asegura que “yo solo recibí mi porcentaje como distribuidor y promotor, tengo los contratos, liquidaciones, finiquito y facturas de respaldo”.

“No descarto acciones legales para quienes han pretendido dañar mi imagen con esta querella malintencionada”, agrega el productor.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.