Tercera PM

Presenta:

Cómo Piñera llegó a exponer en la reservada megacumbre de millonarios en EE.UU. donde se juntó con Zuckerberg y Jeff Bezos

El Mandatario invitó a los líderes de Amazon, Google, Facebook y Apple a visitar Chile y participar como asesores en un Consejo del Futuro.


De camisa blanca, sin corbata, con las mangas arriba y sentado en una silla. Ayer, Sebastián Piñera hablaba frente a quizás el auditorio más poderoso que le ha tocado enfrentar en una conferencia, más allá de las cumbres de jefes de Estado: millonarios de la talla de Mark Zuckerberg, Jeff Bezos, Tim Cook, Michael Bloomberg y Rupert Murdoch. Figuras que no sólo son influyentes por su billetera, sino por las empresas que han creado o tienen detrás: Facebook, Amazon, Apple o el 20th Century FOX.

Presentado por Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano del Desarrollo, el diálogo era uno de los puntos principales de la jornada en la conferencia Sun Valley 2018, organizada en Idaho, Estados Unidos, por la firma Allen & Company. Y aunque su tema principal era el futuro de Latinoamérica, la cita también generó encuentros posteriores de Piñera con figuras como Zuckerberg, Bezos o Reed Hastings, el CEO de Netflix.

A la noche, tenía agendada una comida en que se le sumarían figuras como Warren Buffett y los comisionados de las tres principales ligas estadounidenses, además de personalidades del mundo del espectáculo.

¿Pero cómo llegó a presentarse ante ese público? Fue el día anterior al cambio de gobierno, el 10 de marzo, que Sebastián Piñera se reunió en la Academia Diplomática con el presidente del Banco Interamericano del Desarrollo, Luis Alberto Moreno. Ahí, en una corta reunión, éste le comentó al presidente electo que tuviera en consideración la conferencia que se realizaría a partir del 11 de julio.

Con Moreno el contacto es permanente. En su primer periodo en La Moneda, Piñera lo apoyó en su reelección a la cabeza del BID, y en la campaña presidencial del año pasado, ambos se reunieron en Washington el mismo día en que el entonces candidato se juntó con el expresidente Barack Obama. A mediados de abril de este año, se volvieron a encontrar en la Cumbre de las Américas, que se realizó en Lima.

Según relatan en La Moneda, Moreno –que ofició de moderador en Sun Valley- los contactó con los organizadores del evento, Allen & Company, quienes hace un par de meses enviaron el programa y formalizaron la invitación.

Desde Presidencia demoraron en contestar, por lo que en un principio la gira que llevó a Piñera a Jamaica, Costa Rica y Panamá no contemplaba la visita a EE.UU. Esta se añadió después, y los detalles los manejó el equipo directo del Mandatario: su jefa de gabinete, Magdalena Díaz, y el asesor en temas internacionales del segundo piso, Benjamín Salas Kantor.

Cancillería, por su parte, no participó de la organización de la visita. Incluso su titular Roberto Ampuero, que compartió con Piñera en su gira por los otros países, se devolvió directamente desde Panamá a Chile, antes del evento en Idaho.

Revolución digital

Ayer, a las 9.30 de la mañana, Sebastián Piñera tomó la palabra ante las 500 personas invitadas. La suya fue la principal charla temática del día, sobre liderazgo regional en América Latina, tecnología y revolución digital en las políticas públicas. Hoy, ese espacio lo ocuparía Jeff Bezos, fundador de Amazon. Mañana, Warren Buffet.

45 minutos duró la intervención, en formato de conversación con el titular del BID. Ahí, Piñera habló “del desarrollo integral de Chile, cómo se tenía que integrar lo digital en la educación, ampliarlo a las políticas públicas, salud, transportes, para una mejor calidad de vida gracias a la tecnología”. Después hubo un espacio para preguntas, donde se le preguntó por el rescate de los 33 mineros en 2010, los protocolos de decisión que ahí operaron, y su vínculo con el rescate que estaba teniendo lugar en Tailandia. También, agregan en la comitiva presidencial, se valoró la eliminación de las bolsas plásticas.

Después de un almuerzo, tuvo las reuniones uno a uno con líderes digitales como Tim Cook (Apple); Sundar Pichai (Google); Jeff Bezos (Amazon); Mark Zuckerberg (Facebook); Ana Botín (Grupo Santander); Marcos Galperín (MercadoLibre) y Reed Hastings (Netflix). Algunos de esos encuentros fueron solicitados por Piñera, y otros por los mismos empresarios. La intención principal del Presidente era reunirse con los dueños de Google, Amazon, Facebook y Apple para conversar sobre la revolución digital que se puede introducir en temas clave como la modernización del Estado, Salud y Educación.  Tanto así, que el Presidente invitó a los líderes de estas empresas a visitar Chile – y quedaron de ver sus agendas-, además de haber establecido nexos para que esas compañías asesoren al gobierno en sus desafíos. Además, los invitó a asesorar el Consejo del Futuro que piensa instaurar, para pensar en el desarrollo del país en estas materias.

Con Zuckerberg, por ejemplo, Piñera habló de cómo llegar con internet a lugares rurales, ayudar a las pymes a llegar a más consumidores y conectar comunidades. “Estos encuentros son el punto de partida para concretar que ellos inviertan en Chile pero que también agreguen valor a la revolución digital que el país necesita para que las políticas públicas sean modernas y redunden en una mejor calidad de vida”.

Encuentro top

El “G-20 de los negocios”. O el “campamento de verano para multimillonarios”. La prensa estadounidense no ha escatimado en apodos a lo largo de los años para la exclusiva conferencia en Sun Valley. Es un quién es quién de las principales figuras del mundo de los negocios, la tecnología, los medios y el deporte.

Un ejemplo de eso es que para este año, según la prensa local de Idaho, se esperaba que entre 300 y 400 jets privados llegaran al aeropuerto en las cercanías de Sun Valley durante la semana que dura el evento.

Al encuentro en Idaho se le atribuyen propiedades casi mágicas en cuanto a ser el lugar donde se comienzan a conversar, o a cerrar, grandes tratos que remecen la industria. Por ejemplo, los medios estadounidenses afirman que fue en esa cita donde se encaminó la adquisición de la poderosa cadena ABC por parte de Disney. O donde Jeff Bezos se empezó a convencer de la idea de comprar The Washington Post. De hecho, el año pasado la noticia fue la asistencia de Ivanka Trump, hija del presidente Donald Trump, junto a su esposo y asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner. Y este año uno de los principales focos de interés era si el magnate Rupert Murdoch, presente en la cita, avanzaría alguna decisión en la puja que existe para adquirir 20th Century FOX, empresa de su propiedad.

El otro punto destacado es que, en medio de la escasa información existente, trascendió que entre los paneles presentes se abordaría el movimiento #MeToo. Un gesto relevante, dado que una de las figuras que habitualmente se hacía presente en la cita era el productor de Hollywood Harvey Weinstein. Incluso alcanzó a asistir a la versión del año pasado, tres meses antes de que estallaran las acusaciones de abuso sexual y violación en su contra.

La presencia de Piñera tiene como antecedente la asistencia como expositores de otros dos presidentes sudamericanos: el colombiano Álvaro Uribe, en 2009, y el argentino Mauricio Macri, en 2016.

Pero el mandatario chileno no es el único jefe de Estado convocado este año. La sesión de este jueves tiene como una de las charlas principales una presentación del rey Abdullah de Jordania y su esposa, la reina Rania, famosa por su trabajo humanitario y su glamour.

Silenzio stampa

Una de las mayores características de la cumbre en Sun Valley es el hermetismo que logra mantener sobre su lista de asistentes, expositores y las conversaciones que ocurren allí.

De acuerdo a la prensa que cubre la cita, hay una regla de oro: no se puede hablar de lo ocurrido al interior de la cumbre con los periodistas, ni darlo a conocer por otros medios. Un “silenzio stampa” que habitualmente se cumple.

De hecho, los reporteros que llegan a las cercanías del resort no pueden tener acceso a ninguno de los huéspedes, que tienen las instalaciones cerradas para ellos, con carpas especialmente habilitadas para tener reuniones “uno a uno” con los personajes que les interesen.

El nivel de cautela abrió la pregunta de si ese “secretismo” tuvo que ver en la decisión presidencial de no llevar periodistas de medios a cubrir su gira, que también incluía países de Centroamérica y el Caribe. Pero desde La Moneda aseguran que no fue algo considerado, que las razones fueron netamente de presupuesto -enmarcado en el plan de austeridad- y que se ponderó que Piñera tendrá un nuevo viaje a fines de julio para la cumbre de la Alianza del Pacífico. Esos motivos fueron los que finalmente habrían decantado en no llevar el avión presidencial y, en cambio, volar con el jet Gulfstream IV, con capacidad mucho más limitada.

Las listas de invitados y expositores se filtran, pero el exclusivo encuentro no tiene sitio web ni publicita su calendario. Todas restricciones que lo hacen mantener su aura mítica tras tres décadas de su creación.

Seguir leyendo