Justicia zanja disputa entre Don Francisco y Daniel Lencina en medio de compleja situación familiar del músico

FAMILIA LENCINA

Viuda de Daniel Lencina, trompetista que demandó en 2015 a Mario Kreutzberger, reveló que a dos años de su muerte aún el Estado no le concede la pensión por gracia. Mientras, su hijo Francisco, alista viaje a la Universidad de Iowa en una prometedora carrera musical.




Por estos días, Marilia Boussac –viuda del músico uruguayo Daniel Lencina– libra una intensa cruzada, que la ha mantenido ocupada durante los últimos dos años. Su objetivo: conseguir la pensión de gracia que al trompetista no se le otorgó, pese a recibir la nacionalidad chilena cuatro años antes de fallecer aquejado de una enfermedad pulmonar.

La mujer cuenta que atraviesa un complejo drama familiar debido a la acumulación de cuantiosas deudas producto de la enfermedad de su marido y ahora enfrenta un nuevo desafío: financiar la prometedora carrera musical de su hijo.

Con solo 19 años, el hijo menor de Daniel, Francisco Lencina, cursa actualmente el octavo año de la carrera de la Licenciatura en Interpretación Musical con mención en piano clásico de la Universidad de Chile. Su familia -dice Boussac- ha debido esforzarse al máximo para dar respuesta a la cobertura académica.

[caption id="attachment_973223" align="aligncenter" width="300"]

Francisco Lencina en Estados Unidos.[/caption]

"No lo ha becado nadie y quedamos muy endeudados. Todo lo hemos tenido que pagar como familia. Es un tremendo músico. Vendí hasta los instrumentos de Daniel para poder enviarlo a Estados Unidos a un festival de música clásica en julio. Tuvimos que pagar todo nosotros", sostiene Boussac. A su parecer, existe un compromiso pendiente del Ministerio del Interior por darle la pensión por gracia y le cuesta entender cómo es que el Ministerio de Cultura no entrega una beca a su hijo, cuyo talento ha sido reconocido fuera de Chile.

"A Francisco lo becan en la Universidad de Iowa, porque tiene un tremendo talento y debe viajar este año. Voy a hacer lo que sea para ayudarlo. Hoy recibo $3.000 cada tres meses por los derechos de autor de las obras de Daniel. Hoy vendo tortas caseras para la gente", explica. "Estoy en conversaciones con el Ministerio del Interior hace dos años y con la subsecretaría del Interior. Le mandé una carta al Presidente. Esto es súper delicado. Incluso he pensado en ir a la televisión. No es posible que la familia de una persona con el talento de Daniel, esté en estas condiciones", añade.

La familia del emblemático trompetista mantenía, en paralelo, una disputa legal con Don Francisco desde marzo de 2015. El pasado 7 de enero de 2020, el 27º Juzgado Civil de Santiago resolvió zanjar la disputa entre ambos.

Aunque dicha sentencia no es pública en el sistema del Poder Judicial, dos fuentes al tanto del proceso confirmaron a La Tercera PM que la acción que exigía el pago por el uso de la obra musical "Gigantes Show" fue desestimada por el tribunal de primera instancia, acogiendo la excepción de falta de legitimación activa. Ello, en términos simples, significa que el demandante no es titular de los derechos que invoca para demandar.

El 30 de marzo de 2015, Lencina sostuvo en su demanda que la canción fue usada en el programa de televisión Sábado Gigante desde el año 1982 y luego fue utilizada por Univisión a partir del año 1986, una vez que se internacionalizó el citado programa, sin que mediara la correspondiente autorización.

En la demanda, Lencina argumentó que en septiembre de 2014 celebró un contrato de transacción con apoderados de Univisión y Don Francisco. Dicho convenio estableció entre sus cláusulas la no presentación de acciones legales en contra de la cadena de televisión y el demandando ante cualquier discrepancia. Y como contraprestación por la concesión, el demandado se obligó a pagar en un plazo de 10 días hábiles la cantidad de US$300.000.

Para ello mandató a su representante legal, Alex Latorre, para recibir el pago. "Desafortunadamente, una vez cumplido el plazo para verificar el pago acordado, mi contraparte, por medio de su mandatario para el pago, solo verificó el pago de US$210.000, adeudando, a la fecha, el saldo insoluto de US$90.000, que motiva esta demanda", acotó la acción del trompetista presentada por la abogada Paulina Flores y Juan Carlos Silva, quien hoy se desempeña como subsecretario de las Culturas y las Artes.

En su contestación, la defensa de Mario Kreutzberger –representada por el abogado Raúl Montero del estudio Alessandri–, indicó que se efectuó la transferencia de dinero a la cuenta corriente del representante de Lencina, recibiendo US$210.000 y enteró la suma de US$90.000, correspondiente a los impuestos personales relativos a la operación, bajo la legislación de Estados Unidos. O sea, tales dineros no le habrían sido entregados al representante del trompetista.

Según el contrato firmado por Lencina, Univisión Communications Inc. fue la única entidad que asumió la obligación de pago de una suma de dinero en favor de Lencina, la que sería pagada. Por lo mismo, "ninguno de los otros concurrentes al instrumento, incluido mi representado, asumió obligación de pago alguna, siendo solo obligado a ello Univisión en favor de Lencina", acotó en su contestación.

Comenta