Guía de mudanza

guía mudanza

Cambiarse es una de las tres cosas más estresantes que tocan en la vida; la muerte de un familiar y una separación son las otras dos que encabezan el ranking de tensión. Pero no tiene porqué ser una pesadilla. Date un respiro con esta guía... ¡embálate!




LA PREVIA

1. Trámites

- Avisa previamente tu nueva dirección al banco, suscripciones que tengas, cuentas, etc. Para que te lleguen a la nueva casa y no al nuevo habitante de la que dejas.

- Cierra un par de días antes el contrato de internet y contrátalo para la nueva dirección.

- Ve dónde se podrá estacionar el camión el día de la mudanza si es una calle transitada y reserva el ascensor de tu nuevo departamento.

- Consigue a alguien que se quede el día de la mudanza con los niños y mascotas para que no sea un caos.

En tu nueva casa mide las habitaciones; ve qué muebles te cabrán y cuáles no. No llevar cosas que no te servirán, dónalas con tiempo como recomienda Apartment Therapy..

3. La caja express

En la nueva casa no habrá nada. Si tienes una caja rotulada con los básicos todo será más fácil: papel higiénico, ampolletas, destornillador, tip top, limpiadores, servilletas, vajilla, un par de bolsas de basura y... la sal para la abundancia. Déjala lejos de otras cajas y de la basura, no la pierdas la pista.

4. Las joyas de la corona

Previo a los días de embalaje haz una caja con las cosas de valor, joyas, documentos, y guárdala un par de días en la casa de un familiar para asegurarte de no perderla.

5. Cajas, cajitas, cajones

- Asegúrate de juntar un buen número de cajas los días previos para que no pierdas tiempo saliendo a buscar a cada rato si se te acaban. Mínimo usarás 2 o 3 por habitación.

- Pide en el supermercado cajas de cartón medianas, grandes y pequeñas, todas te servirán para distintas cosas. Chicas: para todos los frascos del baño o la cocina, por ejemplo –no se darán vuelta–, también para libros.

- Si no tienes de plástico, pídelas prestadas a un conocido que se haya cambiado hace poco, o compra algunas que luego del traslado puedas reutilizar para guardar, por ejemplo, las cosas de bodega.

- El día anterior a la mudanza asegúrate de soltar, despegar, sacar lámparas, muebles empotrados, etc

Los infaltables

Antes de partir la odisea, que no se te olvide armarte para la batalla con una huincha de medir, un buen tip top con hojas nuevas, tijeras, cinta de embalar, bolsas de basura degradables, cajas de todos los tamaños, papel mantequilla, papel de diario, pitillas o cuerda, rotulador y papel para hacer los cartelitos de cada caja.

[gallery ids="51808,51807,51804,51805,51806" link="file"]

Frasco con herramientas

Una idea genial nos propone Natalia Geisse para "maestros chasquilla de corazón", como regalo o como básico para tener en la casa: un frasco grande con un set de herramientas esenciales para resolver situaciones domésticas y urgencias. ¡We can do it! (@nat_geisse)

No lo hagas

Quedarte pegado viendo fotos viejas o leyendo cada papel, no terminarás nunca de embalar.

Hay 'recuerdos', boletos, fotos, anuarios que en realidad no ves nunca. Apartment Therapy recomienda, por ejemplo, tomarles una foto o hacer una miniselección y el resto... déjalo ir.

Abrir un clóset puede ser como entrar en un agujero negro, siempre habrá más cosas de las que piensas. No subestimes tu poder de acumular y no lo dejes para última hora.

¡Hazlo!

• Una playlist alegre y motivante que te acompañe las largas horas diarias que estarás separando, guardando, limpiando, botando.

• Invita a un amigo; siempre es más divertido.

• Simplifica las comidas esos días. Ten cosas preparadas tipo sándwiches, frutas, frutos secos.

WORK IN PROGRESS

¿Por dónde comenzar?

Como dice Carlos Ward, de mudanzas CWE, "toda mudanza parte por decidir qué viaja y qué no. Es el momento de botar, regalar, vender, reciclar todo lo que nos acompaña hace años y que no usamos". (www.mudanzascwe.cl)

Los libros: www.greenlibros.com

Ropa: @retexchile

Maderas, metales: @convictuschile

En www.dondereciclo.cl podrás buscar por ítem (ropa, libros, muebles, etc.) y en el mapa, los lugares que te queden más cerca para llevar tus cosas.

¿Con cuánto tiempo de anticipación embalar?

"Con una semana de anticipación es suficiente. Se recomienda que el cliente embale todo lo personal y que no se quiebra y lo frágil confiarlo a las empresa de mudanza que somos los expertos. Si van a contratar un servicio básico, sin embalaje, es importante conseguir cajas y papel para forrarlas por dentro, así tu ropa se protegerá de buena forma", comenta Carlos Ward.

Calcula 1 día por habitación al menos y deja un par de días extra si tienes muchas cosas.

Cajas grandes, cajas chicas:

Para que nadie termine con lumbago, ciática y achaques varios, las cosas pesadas, como los libros, por ejemplo, es mejor guardarlos en cajas pequeñas; mejor varias cajas chicas  que inmensas moles pesadas que se pueden desfondar.

Con ese mismo principio puedes hacer cajas bien grandes con cosas livianas como las toallas, cojines, ropa blanca.

Destina desde el inicio 1 caja para cada tipo de reciclaje que harás (papeles, ropa, adornos).

"Si no hay cajas chicas y se quieren guardar libros, no llenarlas por completo", recomienda Carlos.

Zonifica y rotula:

Parte por una habitación y no pases a la siguiente hasta que hayas terminado esa. Te será de gran relajo visual no ver la casa completa como un campo de batalla.

Rotula con números cada caja, señala a dónde pertenece y, grosso modo, qué hay dentro, por ejemplo: 1, escritorio, archivadores, revistas, cables PC.

Lleva un inventario o lista de todas tus cajas y contenido.

Muebles grandes:

"A nosotros nos funciona bien usar fundas y frazadas, además, en ciertos casos cartón corrugado para las esquinas. Al interior del camión también es útil poner colchonetas en las paredes interiores", dice Carlos.

Si te cambias seguido de casa, guarda las bolsas o protectores en que vienen, por ejemplo, el colchón, los plumones, esas cosas gigantes inmanejables. Te será fácil ahora protegerlas.

La ropa:

Lo más fácil para la ropa de colgar es sacarla con gancho tal cual está y amontonarla sobre una sábana vieja extendida que luego se anuda.

La ropa doblada –como recomienda Carlos Ward– en cajas previamente forradas.

Comenta