Ejército de Nepal recoge 11 toneladas de basura y recupera cuatro cadáveres en campaña de limpieza del Everest

Vista del campamento base en el Everest. Foto: Martin Edstrom/National Geographic.

Para esa nación asiática, que cuenta con ocho de las 14 cumbres más altos del mundo, el montañismo es una fuente importante de ingresos económicos.


El Ejército de Nepal recogió 11 toneladas de basura y recuperó cuatro cadáveres durante una campaña para limpiar el Everest y otras dos cumbres del país, que se extendió por casi dos meses y que llegó el miércoles a su fin con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Los efectivos militares se fijaron el objetivo de recolectar diez toneladas de desechos sólidos que dejan los escaladores del Everest (8.848 metros), del Lhotse (8.516 metros) y el Nuptse (7.861 metros), y ubicar los restos de cinco personas que perdieron la vida en su incursión a la primera cumbre.

Fue así que tras 56 días que duró la operación limpieza de los montes que se encuentran entre los más altos del mundo, se logró recolectar 11 toneladas de desechos de las tres cumbres y la recuperación de cuatro cadáveres y un esqueleto humano, según informó el Ejército nepalés.

El general Sanjaya Deuja, responsable de la quinta edición de campaña y que continuará en los próximos años, detalló que “del total de basura que recogimos, 2,22 toneladas eran biodegradables y 8,77 toneladas eran residuos no biodegradables”.

“Desempeñará un papel importante a la hora de minimizar el impacto de la contaminación ambiental y proteger nuestras valiosas montañas”, agregó Deuja al referirse a nuevas campañas, pero pidió el apoyo del sector privado para futuras ediciones, toda vez que esta iniciativa sólo la desarrollan el Ejército de Nepal y algunas ONG.

Desde que comenzaron estas tareas de limpieza a las cumbres, en 2019, se han recogido 19 toneladas de basura, y recuperado 14 cadáveres humanos y algunos esqueletos de personas que se dieron por desaparecidas.

Para Nepal, que cuenta con ocho de las 14 cumbres más altos del mundo, con una elevación superior a los 8.000 metros, el montañismo es una fuente importante de ingresos económicos para el país.

Este año, al igual como ha ocurrido en ocasiones anteriores, la cara trágica la puso la muerte de seis montañistas y otros tres que desaparecieron en su intento de alcanzar la cumbre del Everest durante la temporada de escalada de primavera que concluyó el pasado jueves.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.