Cuarentena y exceso de pantallas: cómo protegernos de la “luz azul”

Ilustración: César Mejías

La nueva obsesión de la industria cosmética y de los dermatólogos se llama luz azul (HEV). Esta radiación del espectro lumínico, la que se sitúa entre entre los 380 y los 500 nanómetros, vendría a ser un 30% de la radiación que el sol emite entre las nueve de la mañana y las ocho de la tarde. En el pasado, exponernos a ese porcentaje no suponía ningún riesgo para la salud cutánea, sin embargo, hoy vivimos en un mundo lleno de pantallas luminosas a las que nos sometemos durante buena parte del día, más aún en tiempos de coronavirus.




En días de aislamiento social, espontáneamente nos viramos aún más a las pantallas. Televisores, tablets y teléfonos aumentan su protagonismo y más allá del exceso de información y las consecuencias que ese nivel de exposición nos genere mental y emocionalmente, los rayos que emiten esos artefactos, también afectan a nuestra piel.

¿Qué es la luz azul?

La llamada “luz azul” -también conocida como HEV, o luz de alta energía- la pueden emitir fuentes naturales, como el sol, pero también artificiales, como las ampolletas led o las pantallas; y es un factor que debemos tener en cuenta para el cuidado de la piel.

Según la dermatóloga de la Clínica Indisa, Lorena León, “las pantallas emiten un porcentaje de luz azul dañino que altera las membranas celulares, produciendo un estrés oxidativo que acelera el envejecimiento cutáneo, lo que se traduce en aparición de manchas y arrugas en forma más precoz”.

¿Cuáles son sus efectos negativos?

La luz azul también puede dañar la activación de fibroblastos, células encargadas de estimular la generación de colágeno. Ante esto, es imprescindible tener claro no solamente qué podemos hacer para combatir estas consecuencias, sino también la manera de prevenirlas, más allá de la reducción del tiempo que pasamos expuestos a pantallas.

¿Cómo nos podemos proteger de ella?

1. Cremas con filtro UVA

La dermatóloga Claudia Moreno recomienda utilizar cremas con filtros ultravioleta “que incluyan protección a luz visible, que es la que induce manchas; de esta forma evitamos estos efectos y nos hacemos el hábito de aplicar productos que también nos ayudan a prevenir el cáncer de piel a largo plazo”.

2. Vitamina C

Otro elemento eficaz tanto para la prevención como para atenuar las consecuencias nocivas de este tipo de radiación, es la utilización de vitamina c, ya que tiene un efecto aclarante y ayuda a mantener la inmunidad de la piel.

3. Vida saludable

Evidentemente el uso de los productos adecuados es fundamental para prevenir cualquier efecto nocivo, pero hay hábitos que también aportan de manera importante, especialmente para combatir los rastros que puede dejar en nuestro rostro la recepción de luz azul, como dormir las horas necesarias para alcanzar un sueño reparador o mantener un buen nivel de hidratación, además de una alimentación saludable y rica en antioxidantes.

4. Colágeno + elastina

Sumado a esto, la cosmetóloga y kinesióloga Virginia Paniagua, recomienda “usar tipos de tratamientos que aumenten la firmeza e hidratación de la piel, productos cosmecéuticos que potencien la producción de colágeno y elastina u otros tipos de tratamientos con la misma finalidad”.

En el mercado podemos encontrar varias alternativas para prevenir y también para combatir estos signos, a continuación les comparto algunos de mis elegidos:

City Skin Age Defense SPF 50 , entrega protección contra los UVA, UVB, la luz azul y la contaminación ambiental.

Pure Vitamin C10 de La Roche-Posay, un serum antioxidante, que devuelve luminosidad a la piel y ayuda a reducir las arrugas. Además de ser un gran aliado para

Crème détox multi-actions de Uriage, una crema hidratante y nutritiva, actúa tanto combatiendo los signos de envejecimiento como las agresiones que sufre la piel en el día a día; entre ellas la luz azul. Además, ayuda a prevenir manchas y entrega luminosidad.

Prebiotic 3-in-1 MultiMis de Murad, bruma hidratante rico en péptidos y prebióticos que equilibran el microbioma de la piel, dando un aspecto más saludable y fresco.

Advanced Night Repair Eye Supercharged Complex, de Estée Lauder. Un concentrado que repara, ilumina, hidrata y previene con un alto poder antioxidante. Este súper tratamiento, ayuda a reparar el impacto visible de la falta de sueño, los rayos UV, la contaminación y también de la luz azul.

Rosario Grez es periodista, locutora radial y cosmetóloga. Después de años obsesionada con el cuidado de su piel, investigando y probando distintos productos, decidió estudiar lo que ya se había transformado una pasión en su vida: la cosmetología.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.