Telómeros: científicos realizan crucial descubrimiento en la pieza más fundamental de la longevidad humana

dna-1903318_1280

Una nueva investigación de esta estructura celular demostró porqué algunas especies viven más que otras.




Un flamenco vive 40 años y un ser humano vive 90 años; un ratón vive dos años y un elefante vive 60. ¿Por qué? ¿Qué determina la vida útil de una especie? Después de analizar nueve especies de mamíferos y aves, los investigadores del Centro Nacional de Investigación del Cáncer (CNIO) encontraron una relación muy clara entre la vida útil de estas especies y la tasa de acortamiento de sus telómeros, las estructuras que protegen los cromosomas y los genes que contienen.

La relación se expresa como una ecuación matemática, una fórmula que puede predecir con precisión la longevidad de la especie. El estudio se realizó en colaboración con el Zoo Aquarium de Madrid y la Universidad de Barcelona.

"La tasa de acortamiento de los telómeros es un poderoso predictor de la  de las especies", explicaron los autores en la prestigiosa revista Proceedings of the National Academy of Sciences ( PNAS ), donde fue publicado el estudio.

La investigación compara los telómeros de ratones, cabras, delfines, gaviotas, renos, buitres, flamencos, elefantes y humanos, y revela que las especies cuyos telómeros se acortan más rápido tienen vidas más cortas.

La relación puede ajustarse a un determinado tipo de curva matemática, una curva de ley de potencia, que, según explican los autores , también se usa para describir otros procesos como el crecimiento de la población, el tamaño de las ciudades, la extinción de especies, la masa corporal y el ingreso individual .

Para María Blasco, jefa del Grupo de Telómeros y Telomerasa del CNIO y directora del estudio, el hecho de que exista una relación tan clara entre la tasa de acortamiento de los telómeros y la esperanza de vida sugiere que "hemos encontrado un patrón universal, un fenómeno biológico". Eso explica la vida útil de la especie, y eso justifica más investigación, dijo Blasco.

[caption id="attachment_734131" align="alignnone" width="720"]

María Blasco junto a Kurt Whittemore, investigadores a cargo del estudio. FOTO: CNIO[/caption]

Velocidad con la que se acortan

En el caso de la relación entre el acortamiento de los telómeros y la longevidad de las especies, la curva encontrada por los investigadores del CNIO se ajusta muy bien a los datos. De hecho, "la ecuación se puede usar para predecir la vida útil de la especie basándose únicamente en la tasa de acortamiento de los telómeros", explicaron los autores.

El ajuste es mejor cuando se usa la vida útil promedio de la especie (79 años en el caso de los humanos) en lugar de la vida útil máxima, los 122 años documentados que vivió la francesa Jeanne Calment.

Se sabe desde hace bastante tiempo, gracias en gran parte al trabajo del grupo de Blasco, que los telómeros son la base del envejecimiento del organismo.

Los telómeros forman los extremos de los cromosomas, dentro del  Su función es proteger los genes. Sin embargo, cada vez que las células se multiplican para reparar el daño, sus telómeros se vuelven un poco más cortos.

A lo largo de la vida, puede suceder que los telómeros se acorten demasiado y ya no puedan regenerarse. Cuando eso sucede, la célula deja de funcionar normalmente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores descubrieron que este elemento químico afecta el lóbulo occipital del insecto, impidiendo que puedan mantener una trayectoria recta y actuar de forma rápida ante los cambios en su entorno.