Lastesis: "Es curioso que hoy nuestra palabra valga algo; siempre hemos luchado por ser escuchadas"

El colectivo de Valparaíso Lastesis está formado por Sibila Sotomayor, Dafne Valdés, Lea Cáceres y Paula Cometa. FOTO:AILEN DIAZ/AGENCIAUNO

Las cuatro integrantes del colectivo multidisciplinario de Valparaíso se presentaron hoy en el GAM. Se refirieron al sorpresivo fenómeno mediático de su performance, su proceso creativo y el intento de apropiación de su canción. Tras el encuentro realizaron una vez más la performance "Un violador en tu camino" en la plaza del centro cultural.


Han sido días agitados para las integrantes del colectivo artístico Lastesis. Lea Cáceres, Paula Cometa, Sibila Sotomayor y Dafne Valdés repiten que el fenómeno en el que se ha convertido su performance "Un violador en tu camino" -replicada en ciudades de Chile y del mundo- fue algo que no tenían previsto y que de alguna manera han debido lidiar con esa "fama" inesperada. "Además de que nos llegan cientos de mensajes que exceden realmente nuestra capacidad de respuesta, creemos que hay cierto morbo también de parte de los medios de concentrar la atención en nosotras y creemos que eso no es a lugar porque desenfoca la lucha social. No buscamos ser material de la prensa", dice Paula Cometa, sentada junto a sus compañeras de trabajo, todas de overol rojo, en el escenario de una de las salas del GAM.

El colectivo multidisciplinario de Valparaíso fue invitado a participar del conversatorio "Activismo y artes movilizados", del programa Alameda Abierta del centro cultural. Compartieron con Juan Pablo Prado y Sebastián Ulloa, artífices del Museo de la Dignidad, otra iniciativa que busca relevar las expresiones gráficas que han nacido de la revuelta popular a través del registro de ellas en una cuenta de Instagram y del ejercicio real de enmarcarlas en dorado.

Eso sí, a nivel de alcance, la acción de Lastesis no tiene comparación; no sólo generó que la performance se replicara y se reversionara en lugares tan distantes como París, Barcelona, Bogotá, Ciudad de México, Estambul y Mozambique, sino que también tuvo otro efecto: muchas mujeres utilizaron una de las estrofas de la canción ("La culpa no era mía, ni dónde estaba, ni cómo vestía") como punto de partida para denunciar historias personales de abuso a través de las redes sociales, en las que muchas veces el abusador es parte del entorno cercano, un padre, un tío, un primo, un amigo o un vecino.

"Es algo que tampoco nos imaginamos que ocurriría, pero entendemos que desde el momento en que el sistema judicial no da abasto, en que existe muchas veces total impunidad, no queda más que la funa. Creo que lo que sucede hoy es sanador y necesario porque las mujeres no podemos seguir callando", dice Sibila Sotomayor. "Había una pulsión de las mujeres de decir basta a las injusticias, lo nuestro solo dio el empujón", agrega.

[caption id="attachment_110632" align="alignnone" width="1783"]

Lea Cáceres y Paula Cometa de Lastesis en el conversatorio del GAM.[/caption]

Desde hace un año y medio el grupo, conformado por profesoras y diseñadoras, trabajaba en un proyecto mayor sobre el patriarcado y la violación, inspirado en las teorías de la antropóloga argentina Rita Segato. El proyecto sería estrenado el 24 de octubre, pero una semana antes ocurrió el estallido social y quedó en el tintero. A raíz de eso, las artistas decidieron tomar esta canción que era parte de la obra y realizar una performance el 20 de noviembre en las calles de Valparaíso, la que se viralizó rápidamente.

"Estábamos contentas porque habían llegado 45 personas a la primera convocatoria", bromea Lea Cáceres. "Para nosotras es curioso que hoy nuestra palabra valga algo porque siempre hemos luchado por ser escuchadas. Sentimos orgullo de la transformación que se ha dado de nuestra performance a otros idiomas, incluso en lengua de señas. Transforma a este colectivo en una gran colectividad, que supera las individualidades. Si el arte no es social entonces para qué existe", agrega.

Sin embargo, la performance también ha sido objeto de parodias con versiones como "El saqueador eres tú" en Viña del Mar o un video de los jugadores sub-17 del Club América de Ciudad de México, burlándose en camerinos de la canción. "Nos han tratado de todo e inventado cosas ridículas como que nos financia la CIA, Putin, Maduro, etc. Creo que hay que quedarse con lo bueno, con el poder de organización que se ha visto entre las mujeres. Por otro lado, las críticas que nos han llegado carecen de argumentos, son vacías. ¿Por qué tienen que recurrir a adaptar algo, y no son capaces de crear algo original, es un plagio básico y cuma", dispara Sibila Sotomayor.

[caption id="attachment_110638" align="alignnone" width="2429"]

Tras el conversatorio, Lastesis hicieron una vez más su performance Un violador en tu camino. EFE/ Alberto Valdés[/caption]

Además, Lastesis condenaron la inscripción de dominios web que hicieron tres hombres, con los nombres ylaculpanoeramia.cl, lastesis.cl, unvioladorentucamino.cl y elvioladorerestu.cl. Además, otro intentó inscribir la propiedad intelectual de la canción, cuestión que ya había sido realizada por las autoras con anterioridad. "Están tratando de apropiarse de nuestro trabajo para intentar lucrar con ello, entonces es bien patético. Nos llamaron para vendernos un dominio en 26 millones de pesos, ahora cambiaron y dijeron que nos lo regalaban porque salió en prensa y se cagaron de miedo", dice Daffne Valdés. "Obviamente esto no tiene nada que ver con lo otro que ha pasado, que es compartir la performance para que otras mujeres en sus territorios se la puedan apropiar, puedan modificarla, que hagan lo que quieran con la letra, es un espíritu distinto".

Antes de "Un violador en tu camino", Lastesis habían trabajado con otra autora feminista, la italiana Silvia Federici, específicamente con el texto Calibán y la Bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originario, con la que iniciaron el proyecto de bajar los discursos teóricos a una acción popular. Luego, llegaron a Segato, quien en los 90 investigó el tema de las violaciones y lo que se pone en juego cuando un hombre viola a una mujer. El discurso lo mezclaron, luego, con cifras de violaciones en Chile y su correspondiente castigo, además de analizar cómo cubren los casos los medios de comunicación.

¿Qué esperan hacer a partir del fenómeno posterior que ha generado su trabajo?

Primero esperamos poder estrenar la obra original, pero aún no sabemos cuándo, porque también con todo esto se ha ido transformando. También estamos tratando de sistematizar todo el material que nos está llegando, para ver de qué manera podemos trabajar con eso, pero nos va a tomar tiempo. Para eso hicimos una convocatoria abierta a cualquier territorio.

Comenta