Cooper Raiff: la nueva promesa del cine indie

El actor y cineasta de 25 años estrenó en Apple TV+ su segunda película, la imperdible Cha Cha Real Smooth (por la que ganó el premio del público en Sundance), y su nombre hay que anotarlo dentro de lo más interesante que ha salido en el último tiempo desde EE.UU.



Tiene 25 años y solo dos películas, pero Cooper Raiff ya se está haciendo un nombre en el cine estadounidense independiente, con temáticas autobiográficas que hablan sobre las dificultades de crecer. Al contrario de otros cineastas indie, no ha debido pasar por las incomodidades naturales de alguien que está partiendo y, muy propio de su generación, las redes sociales jugaron a su favor.

Cuando aún estaba estudiando actuación, y de modo amateur, grabó junto a su exnovia un mediometraje llamado Madeline and Cooper, con equipos prestados de su universidad. Fanático de la serie Togetherness, tuiteó a su cocreador, Jay Duplass, y lo desafío a ver su proyecto estudiantil en YouTube. “Apuesto a que no harás click en este enlace y luego me enviarás un mail”, le escribió a Duplass en Twitter. El cineasta le mandó un correo diciéndole que había perdido la apuesta y lo invitó a conversar. Durante nueve meses lo ayudó a pulir el guion de Madeline and Cooper, le dio consejos sobre realización cinematográfica y cómo llegar a presentarse en festivales de cines.

Ese trabajo dio origen a Shithouse (que en Chile se puede ver por HBO Max bajo el nombre de Primer año de universidad), filmada con 25 mil dólares y que consiguió estrenar en 2020, en el Festival de Cine South by Southwest, uno de los más reputados del circuito indie, donde ganó el Gran Premio del Jurado y fue vendida a IFC Films.

En la cinta, Raiff interpreta a un joven que está entrando a la universidad y no logra hacerse de amigos -aunque comparte pieza, su único cable a tierra es hablar con un perro de peluche-, que extraña a su madre y a su hermana (que viven en otra ciudad), hasta que una noche conoce a una chica de su campus. Hablan toda la noche -la mitad de la película transcurre en “tiempo real” y recuerda un poco a Antes del amanecer, de Richard Linklater, aunque la historia es lo que le sucedió al realizador- sobre las dificultades de dejar el nido paterno y ser adultos, pero tras esa buena noche, a la mañana siguiente las cosas cambian entre ambos.

El filme, que tiene frescura, mucha humanidad y se puede enmarcar como una feel movie, consiguió muy buenas críticas, pero su estreno se vio truncado por el inicio de las cuarentenas por el Covid-19, en marzo de 2020. De todos modos, fue suficiente para recibir el llamado del exejecutivo de Netflix, Ro Donnelly, y la actriz Dakota Johnson, que estaban creando la productora TeaTime Pictures y buscaban guiones de jóvenes talentos. Raiff les vendió una historia, ellos accedieron, pero él omitió lo importante: no había guion. En pocos días se los envió y ellos decidieron filmarla.

Cha Cha Real Smooth se estrenó en el pasado Festival de Sundance, donde obtuvo el premio del público -que en su momento ganaron Whiplash, Minari o Coda-, mientras Netflix, Amazon Prime Video y Sony quisieron comprarla. Finalmente quedó en manos de Apple, que la compró en US$15 millones, una de las cifras más altas que se ha pagado en el certamen. La plataforma de streaming Apple TV+ la estrenó a nivel mundial el pasado fin de semana, con críticas positivas, una exposición importante para Cooper Raiff y medios como Variety eligiéndolo como “uno de los nombres que hay que tener en cuenta a futuro”.

Cha Cha Real Smooth, que Raiff escribe, produce, edita, dirige y protagoniza, es aparentemente una comedia romántica, pero es mucho más una coming-of-age (un subgénero que se centra en el crecimiento personal del protagonista), donde interpreta a Andrew, un chico de 22 años recién salido de la universidad, que aún vive en casa de su madre (Leslie Mann) en New Jersey, sin tener claro lo que quiere hacer como “adulto”. En ese trance, empieza a trabajar como animador de fiestas bar mitzava, donde conoce a una mujer, Domino (Dakota Johnson, quizás en la mejor actuación de su carrera hasta ahora), y a su adolescente hija autista. Con ellas generará un vínculo especial y terminará enamorado de la madre.

Como parte de la Generación Z, Cooper Raiff interpreta a un hombre deconstruido: sensible, que llora cuando tiene ganas y alerta de las señales de una mujer cuando no quiere tener sexo, como queda claro en diversas escenas. Domino es una treinteañera con una vida difícil, deprimida, y siente en Andrew un apoyo emocional para ella y su hija, a la que otros niños del colegio le hacen bullying. Andrew asume un rol paternal con ella y la cinta desarrolla una perspectiva interesante sobre el autismo, que tiene ecos personales para el cineasta: su hermana menor tiene holoprosencefalia, un trastorno por el cual el cerebro no se divide correctamente en dos hemisferios. No puede caminar ni hablar y su madre la cuida todo el tiempo.

Pero Cha Cha Real Smooth es, a fin de cuentas, la historia de Andrew y su personaje el alma de esta película, que sobradamente hay que contar dentro de lo mejor del primer semestre del año. Con diálogos íntimos, mucho corazón y el tránsito de este niño-hombre que debe transformarse en adulto, a golpe de realidades, es fácil conectar con él y con la película, donde no hay giros inesperados y, como ha dicho el propio cineasta, se trata de “buenas personas que intentan ser buenas mientras luchan con los problemas cotidianos. Es una película pequeña sobre cosas pequeñas”.

También se pueden adivinar algunas influencias del realizador, como Cameron Crowe (especialmente de Jerry Maguire) y la escritora Sally Rooney con su novela y miniserie Normal people. En entrevistas, Raiff ha reconocido a ambos como dos de sus favoritos, además de Sofia Coppola.

Mientras este recién llegado al mundo cinematográfico da entrevistas a medios, se pasea por programas de TV y algunos comienzan a mencionar a Cha Cha Real Smooth como una potencial nominada a algún premio Oscar, Raiff se apresta a filmar su tercera película: Trashers, un drama sobre un padre y su hijo que se sitúa en el mundo del hockey y donde por primera vez se quedará detrás de la cámara. Esta vez no tuvo que esperar a estrenar en un festival de cine: la compañía 30West está tras ella y tendrá como protagonista a David Harbour (Jim Hopper de Stranger things). A la par, cerró trato con Amazon Prime para realizar su primer proyecto televisivo, Exciting times, con Phoebe Dynevor (Bridgerton) en el rol central. Dos proyectos que confirman a Raiff como un nombre que hay que tener en cuenta a futuro.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.