Carlos Heller solo se aleja

El accionista mayoritario deja oficialmente el directorio de Azul Azul, pero no tiene intención de perder su mayoría en la propiedad de la concesionaria. Ayer masticó su dimisión en familia, en Los Ángeles, mientras el club eligió a su interino.


“Un aplauso porque se fue Carlos Heller. Ahora que se vaya Sabino Aguad”, gritó un desaforado hincha en el chárter que marcó el triste retorno de la U a Santiago. Y recibió aplausos de otros fanáticos, que acompañaban al equipo luego de la derrota frente a Universidad de Concepción. Carlos Heller no fue en ese avión. Se marchó antes y por su cuenta a Los Ángeles, en la Octava Región, para masticar con su familia la renuncia. No echó pie atrás y ayer hizo oficial su salida de la concesionaria.

La decisión de Heller sorprendió a todos. A tal punto, que el sábado a última hora fueron citados los 10 directores de Azul Azul a una reunión de urgencia en las oficinas de Bethia, el grupo empresarial de la familia Heller Solari. Ayer, a las 10 horas, sin la presencia del dimitido, y asesorados por el abogado José Joaquín Laso, se decidió al sustituto interino: José Luis Navarrete. Trabaja en el grupo Inversiones Alpes Limitada, también de propiedad de Heller. Un director, mano derecha del extimonel, que hace menos de un mes estuvo cerca de agarrarse a combos con unos hinchas, luego de que le gritaran “ladrón”.

Navarrete se quedará en el cargo hasta el 22 de abril, fecha en la que se elegirá al nuevo directorio en la junta anual de accionistas. Según establece la ley de sociedad anónima, si un miembro de la mesa renuncia al cargo, pese a que aún le restaban tres años de periodo a la lista, obliga a modificar toda la mesa.

Heller, por el momento, no tiene pensado dejar la institución. Seguirá participando, pero saldrá de la primera línea de la institución. No se expondrá más. Su familia y las amenazas le hicieron tomar la decisión. En su mente, por ahora, no está la idea de vender el total de sus acciones, que hoy anotan el paquete de 63,07% del total, avaluadas en casi US$ 30 millones. Sí podría desprenderse de un porcentaje, pero siempre buscando quedar con la mayoría. Empresarios asiáticos ya consultaron hace unos meses.

Heller, sin embargo, antes de salir ya había dejado en claro su intención de realizar una renovación absoluta de la concesionaria. Incluso, Leonardo Rodríguez, histórico jugador de los años 90, ya había sido contactado para asumir un proyecto deportivo que permitiera darle una vuelta al difícil momento de la institución. Harold Mayne-Nicholls, quien hace dos meses presentó un proyecto para sumar al club, también es uno de los nombres que se maneja para enrielarlo. “No he hablado con nadie de Azul Azul por este tema”, dijo ayer Mayne-Nicholls a La Tercera.

Hoy, en La Cisterna, todos los gerentes están en evaluación. Sabino Aguad, quien asumió hace menos de tres meses, y Mario Conca, vicepresidente, son algunos de los nombres que se manejan para ser reemplazados.

La renuncia de Carlos Heller generó la solidaridad del mundo del fútbol. Y el rechazo a los barristas que lo intimidaron. Sebastián Moreno, presidente de la ANFP, le envió un WhatsApp el sábado en la noche para entregarle respaldo. Ayer, en tanto, se sumaron los presidentes de Colo Colo y la UC. “Comparto y destaco la gravedad que tiene que la delincuencia se involucre en el fútbol chileno. Escuché que hubo amenazas y cuando caemos en esa espiral, vamos por mal camino”, dijo Gabriel Ruiz Tagle, de Blanco y Negro. “Es lamentable, lo llamé personalmente para expresarle mi apoyo, puso todo su esfuerzo en el club, creo que es una situación de angustia”, agregó Juan Tagle, timonel de Cruzados.

En tanto, Estadio Seguro informó que fueron identificado siete hinchas por las bengalas, y uno por amenazas a Heller.

Seguir leyendo