Tribunal de Expertos en Dopaje levanta suspensión a Matías Campos López

El organismo permitirá que el delantero pueda jugar. Sin embargo, también recomendó citar a los médicos de Palestino, por la responsabilidad que pudiesen tener, pues la dosis de betametasona que declararon es muy inferior a la que el examen encontró.


Ayer por la tarde, el Tribunal de Expertos en Dopaje resolvió levantar la suspensión que arrastraba el jugador de Palestino, Matías Campos López, de la que fue notificado el 3 de julio pasado, luego de que se le detectara Betametasona, sustancia prohibida específica.

La defensa del atacante había solicitado el alzamiento de la suspensión por su irreprochable conducta anterior y porque el mecanismo de aplicación que se habría utilizado no acarrea una eventual sanción por dopaje. Además, incorporó cartas de los médicos Fernando Yáñez (UC), Alejandro Orizola (U. de Chile/COCh) y Matías Salinero (U. Española), en la que explican que este método no está prohibido. Junto con ello, presentó el testimonio de los médicos de Palestino, Jaime Catalán (jefe) y Rodrigo Suárez, y del kinesiólogo del club, Claudio Gutiérrez, quien presenció la aplicación.

Los facultativos del cuadro árabe explicaron que se aplicó una dosis de 3 ml de la sustancia. Sin embargo, el Tribunal en su fallo, al que tuvo acceso La Tercera, informa que el Laboratorio de París dio cuenta que la concentración de betametasona era de 1.180 ng/ml. Es decir, la cantidad hallada permite concluir que no es la que declararon los médicos o que el método usado no era el permitido. De lo contrario, no se explica el resultado adverso.

A pesar de este duro cuestionamiento, el organismo decidió levantar la suspensión provisional al goleador, “se extrae la posibilidad de que haya ausencia de culpa o negligencia o que éstas no sean significativas en este estadio procesal en el obrar del deportista denunciado”.

Por último, el TED sugiere a la Comisión Nacional de Control de Dopaje que, si estima conveniente, inicie instrucción en contra del o los médicos eventualmente responsables de aplicar la sustancia prohibida.

 

Seguir leyendo