De vuelta a los estados de excepción: Las razones que llevaron a Piñera a decretar la catástrofe

Foto: AgenciaUno

Si bien el Mandatario había transmitido ayer que no tenía intenciones de aplicar a "a la brevedad" un nuevo estado excepcional para enfrentar la crisis sanitaria del coronavirus, anoche lo decidió y se lo comunicó hoy a algunos de sus ministros. En medio de las presiones políticas para tomar medidas, en La Moneda afirman que el Jefe de Estado buscó adelantarse para coordinar de manera más efectiva las acciones necesaria para resguardar la salud de las personas.


De manera reservada La Moneda comenzó está semana a hacer la revisión legal de cuál estado de excepción era el más adecuado para enfrentar la crisis sanitaria del coronavirus, optando finalmente por un estado de catástrofe a nivel nacional, según dio a conocer esta mañana el Presidente Sebastián Piñera. Según afirman en Palacio, a cargo de ese estudio estuvo la jefa de la división Jurídico-Legislativa de la Segpres, María Fernanda Garcés.

El Mandatario, de acuerdo a las mismas fuentes, comenzó a analizar ayer con mayor fuerza la idea de decretar un estado excepcional y pidió opiniones sobre la materia a sus asesores y autoridades. En La Moneda recalcan, en todo caso, que era una idea que venía rondando hace días y que incluso exteriorizó públicamente.

“Seguiremos tomando todas las medidas que sean necesarias y útiles para proteger la salud de nuestros compatriotas, incluyendo la posibilidad de dictar estado de emergencia, de acuerdo a lo que dispone nuestra Constitución, si eso fuera necesario", señaló el domingo Piñera en un punto de prensa que realizó en Palacio.

De todas formas, el Mandatario había transmitido ayer -en una reunión que sostuvo a las 17.00 con los presidentes de los partidos de Chile Vamos- que aún no tenía intenciones de recurrir a este tipo de medidas, que en la práctica significa sacar por segunda vez en su gobierno a los militares a las calles. En octubre pasado tuvo que decretar otro estado de excepción -por razones de resguardo del orden público- en medio del estallido social.

Esa era la postura de Piñera a esa hora, pese a que, a esas alturas, había aumentado la presión desde distintos sectores -alcaldes, parlamentarios del oficialismo y la oposición- para que tomara acciones de cuarentena y para la fijación de precios de productos para contener la especulación. Ambas medidas contempladas bajo un estado de catástrofe.

De hecho, el lunes en el comité político ampliado de La Moneda, parlamentarios de Chile Vamos advirtieron al gobierno que se tenían que tomar medidas en esa línea. “Lamentablemente hoy día no se contemplan normas duras en la legislación actual con respecto a la especulación, sin embargo, existen castigos drásticos cuando se ha decretado la zona de catástrofe. Como todavía no se ha decretado, resulta difícil poder controlar a estas situaciones”, afirmaba el lunes, el jefe de comité de la UDI, Iván Moreira.

Pese a esto, en la cita de ayer con Chile Vamos, Piñera -según presentes- comentó cuáles eran las opciones de estados de excepción que existen y cuáles eran sus implicancias: estado de catástrofe, de emergencia, de sitio y de asamblea. Ésta última, según cuentan presentes, explicó que nunca ha sido utilizada.

De acuerdo a las mismas fuentes, se analizaron las medidas que estaban tomando algunos alcaldes de manera autónoma, como la jefa comunal de Providencia, Evelyn Matthei, quien determinó el cierre de malls y otras restricciones en la comuna. En esa línea, según presentes en la cita, el Jefe de Estado transmitió que no era llegar y tomar esas medidas, que poner mayores restricciones a la ciudadanía podría terminar siendo peor. Y que eso podría generar un impacto económico.

“Lo conversamos con el Presidente Piñera hoy (sobre la posibilidad de decretar estado de catástrofe). La información que tiene el gobierno con la coordinación estrecha que tiene con la Organización Mundial de la Salud es que hoy día, todavía, no están las condiciones para tomar esa medida. El adelantarse no necesariamente va a aminorar el impacto en Chile”, dijo ayer en Mega el presidente de RN, Mario Desbordes.

El giro

Pasadas las 22.00 de ayer, según afirman en el gobierno, Piñera seguía analizado la posibilidad de decretar un estado de excepción. Lo habló con su comité político, con el titular de Salud, Jaime Mañalich, y con sus asesores. La decisión la tomó en la noche y la comunicó hoy durante esta mañana de manera oficial en la reunión que tuvo, cerca de las 8.00 horas, con los ministros del equipo de coordinación para enfrentar la pandemia. El Mandatario llamó hoy a primera hora al ministro de Defensa, Alberto Espina, para transmitirle sus intenciones de decretar la excepción y lo convocó a La Moneda. Espina, en tanto, se encargó de hablar con los comandantes en jefe para darles las instrucciones correspondientes.

En el gobierno dicen que hubo otras señales que incidieron en la decisión.

La presión política desde el propio bando oficialista había llegado a La Moneda ayer alrededor de las 21 horas, cuando el intendente metropolitano Felipe Guevara le dio cuenta al ministro del Interior, Gonzalo Blumel, de que un grupo de alcaldes de la región le había recalcado la urgencia de que el Ejecutivo zanjara el asunto. Lo habían conversado en un encuentro que sostuvieron cerca de las 18:30 en la municipalidad de Las Condes, en el que estuvo el dueño de casa, Joaquín Lavín, Carolina Leitao (Peñalolen), Rodolfo Carter (La Florida) y otros, además de Matthei, conectada de forma remota.

Guevara le transmitió a Blumel que los concertados ahí le habían insistido que necesitaban un liderazgo desde arriba, que tomara medidas a nivel regional o nacional antes de que las comunas siguieran descolgándose y asentando la percepción de que se mandaban solas.

La presión subió más cuando Interior y Salud se enteraron de que algunas autoridades regionales dependientes de ellos estaban tomando decisiones inconsultas. Es lo que hizo ayer, relatan, Scarlett Molt Heise, seremi de Salud de Los Lagos, al emitir la resolución exenta N°8555/2020. En ella prohibió “el consumo de alimentos en patios de comida al interior de los centros comerciales, malls o de supermercados”, entre otras medidas. Y suspendió “todo evento masivo que convoque en forma abierta a más de 50 personas".

En el gobierno dicen que, enterados, cundió la molestia por no haberle consultado ni siquiera al intendente. Dos versiones sostienen que la seremi se llevó una dura reprimenda de los ministros Blumel y Mañalich: además de los alcaldes del mismo bando, los funcionarios también se anticipaban.

Aunque el ministro Mañalich ha insistido puertas adentro que sanitariamente la situación aún está bajo control, a esas alturas -según esta versión- se le acumulaban otras luces de alerta además del episodio de la seremi. De acuerdo a la misma versión, anoche en Puerto Montt se tuvo que desplegar un numeroso operativo entre el Minsal, la Onemi y Carabineros para asegurar la evacuación de 98 personas desde una embarcación.

Al aeropuerto de Puerto Montt también llegaron anoche tres vuelos charter provenientes de Australia, Reino Unido y Estados Unidos. Hubo que extremar medidas y montar puestos de revisión y sanitizaciónl. Además, hubo que activar otro operativo para localizar a un grupo de chilenos que viajaban en bus sin haber hecho la cuarentena que se les había instruido, bajarlos a la fuerza -la versión no describe cómo- y llevarlos a aislamiento.

Con todo, en La Moneda aseguran que la decisión del Jefe de Estado no pasó por las “presiones” que existían de los distintos sectores políticos, sino que para “adelantarse ante escenarios adversos”. Esto, porque recalcan que el virus en Chile aún no cobra víctimas y prefieren prevenir. Además, recalcan que tomar la decisión de decretar el estado de excepción con anticipación permite coordinar las medidas para resguardar las líneas de abastecimiento, coordinar la red pública con la privada, ver qué bienes se van a proteger y adelantarse para ver si se requerirá decretar cuarentena comunal o regional. Y ver cómo operarían los salvo conductos en caso de que se decrete toque de queda.

Las medidas de cuarentena y toque de queda, en todo caso, afirman en Palacio todavía no están contempladas y va a depender de cómo vaya evolucionando. Los decretos para poner en marcha el estado de catástrofe están siendo redactados por Interior en coordinación con Defensa y serán enviados durante la tarde a la Contraloría General de la República.

Comenta