Cinco casas quemadas marcan nueva jornada de violencia en La Araucanía-Biobío

Así lucían las cabañas quemadas en Contulmo, a orillas del Lago Lanalhue.

Uno de los incidentes ocurrió el jueves, cuando un grupo de desconocidos atacó el fundo de la familia del DC Fuad Chahin, donde se halló un lienzo con amenazas al ministro de Justicia.




Si durante los últimos días el foco de la violencia rural estuvo puesto en La Araucanía, luego de que una familia fuera atacada en la carretera y una menor de edad resultara herida (lo que gatilló el paro de los camioneros), este viernes la tensión se trasladó hasta la Región del Biobío. A las 08.50 horas, cuatro viviendas fueron asaltadas y luego incendiadas en las orillas del lago Lanalhue, comuna de Contulmo. Además, otro inmueble fue quemado en La Araucanía.

En total, en la Macrozona Sur -que incluye las regiones de La Araucanía, Biobío, Los Lagos y Los Ríos- se registraron ocho eventos violentos entre el jueves y la mañana de este viernes. Según un reporte del Ministerio del Interior, solo la jornada del jueves marcó siete eventos: dos en Curacautín, en los fundos El Bochinche y el complejo turístico El Fogón del Turista; tres en Cañete; uno en la ribera del río Malleco, en Collipulli; y uno en el sector de Toco-Toco, en Lebu.

Se trató de ataques de encapuchados y disparos. A estos hechos se sumó lo ocurrido durante la mañana en Contulmo, donde -según los primeros antecedentes recabados por la policía- se registraron disparos al aire y la quema intencional de cuatro viviendas.

A través de un video difundido por redes sociales, una de las residentes del sector relató en forma dramática lo sucedido, mientras escapaba en un bote. “Nos están quemando las casas. Están quemando el terreno de atrás nuestro, nos tuvimos que arrancar en bote, porque no teníamos cómo salir por el terreno de arriba, que está todo quemado. Ya le quemaron la casa a la Anita, la Anita estaba en la casa. Aún no ha llegado nadie”, dijo la mujer.

Según explicaron fuentes del caso, el acceso al lugar era complejo y solo se podía llegar en camionetas 4x4.

El gobernador de la provincia de Arauco, Óscar Muñoz, informó que “en una de las casas afectadas había una familia que fue amenazada para que saliera del lugar y posteriormente consumar el incendio”. Ni la PDI y la Fiscalía del Biobío se refirieron a lo sucedido.

Así quedó una de las cabañas quemadas en Contulmo.

Casi de forma simultánea a lo ocurrido en Contulmo, encapuchados quemaron cinco máquinas forestales, un furgón, un camión combustible y cuatro carros, que la empresa Gesfor mantenía en el sector Yeneco, de Lebu.

Y otro ataque se registró en el sector Piedra del Águila de la comuna de Cañete, donde desconocidos quemaron maquinaria de una faena de áridos.

Los atentados en el Biobío se concentraron en la provincia de Arauco, donde está el nudo de la violencia rural, con un nivel de intensidad similar al de La Araucanía.

Chahin y amenazas

Otro de los incidentes afectó a la familia del presidente de la Democracia Cristiana (DC), Fuad Chahin, en la comuna de Curacautín, Región de La Araucanía.

Cerca de las 20.30 horas del jueves, un grupo de encapuchados, a bordo de una camioneta, llegó hasta el predio en que viven los padres del timonel de la DC. Uno de los asaltantes bajó con un arma de fuego, amenazó al cuidador y dio la orden, a través de radio, para que el resto del grupo encendiera fuego.

El fiscal de Alta Complejidad de La Araucanía, Carlos Bustos, informó que “hubo algunas dependencias que intentaron ser incendiadas, en las cuales no se inició el proceso de fuego. Se van a determinar algunas pericias de huellas y químicos para detectar evidencias”.

Los mayores daños ocurrieron en la vivienda principal, una hostal, una leñera y un camión. Además, se registraron amagos de incendio y daños en un restaurante, una cabaña y un camión, todos propiedad de la familia Chahin.

Una de las testigos del atentado, identificada con las iniciales T. M., relató que vio a un sujeto vestido de negro con una pistola, que la amenazó e hizo ingresar al domicilio. Adentro estaba su cónyuge, su hijo y su nuera. Según el relato, el sujeto ingresó, les dijo que no era algo contra ellos y que si no hacían nada iban a estar bien. Se comunicó por radio y da la orden para quemar. El sospechoso habría estado 15 minutos en la puerta esperando la activación de las llamas, para luego retirarse.

La coordinada acción es una de las preocupaciones de la policía, pero también lo fue el lienzo encontrado en el lugar, donde se hacía alusión las negociaciones entre los huelguistas mapuches en Angol y el gobierno, incluyendo una amenaza al ministro de Justicia, Hernán Larraín: “Justicia o muerte”, decía.

Lienzo encontrado en cabaña de familia Chahin.

Interior

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, advirtió que “son hechos doblemente graves. Esto recrudece la violencia en Arauco y La Araucanía, pero además recrudece la vinculación que hay con los huelguistas privados de libertad. El mensaje dejado en la casa de los padres de Fuad Chahin hacía directa alusión al ministro Larraín. Ninguna demanda puede pretender sacar una ventaja afectando la vida y la seguridad de las personas. Acá quienes están incitando a la violencia deben responder”.

El ministro Hernán Larraín estuvo el miércoles en La Araucanía, justamente negociando con los representantes de los ocho comuneros que mantienen una huelga de hambre. Sin embargo, no hubo un acuerdo, aunque las negociaciones continúan, en medio de este clima de tensión.

El intendente de La Araucanía, Víctor Manoli, indicó que “se harán todas las investigaciones y los caminos legales que correspondan. Gracias a Dios no hay que lamentar pérdidas de vidas y solamente daños materiales, pero de todas maneras vamos a perseguir con la mayor fuerza de la ley a todo estos delincuentes que cometen estos hechos”.

Este tipo de hechos, donde son casas particulares el objeto de ataques, ciertamente no es algo nuevo para las policías en la zona de Arauco-Malleco. El crimen Luchsinger-Mackay, ocurrido en enero de 2013, es un triste ejemplo de ello. Sin embargo, en los últimos meses, e incluso años, el foco de los atentados se había concentrado en las rutas e incendios a vehículos, así como galpones productivos, templos religiosos e incluso escuelas, pero en horas de la noche, cuando no había moradores. De allí la inquietud que generan los ataques a recintos habitados.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.