Los técnicos de moda que fracasaron en su aventura por la selección chilena

Distintos adiestradores asumieron el banco del combinado nacional tras exitosas campañas en sus respectivos elencos. Los resultados no fueron positivos.

 

En la Selección tienen que estar los mejores. Esta interpretación, que se utiliza comúnmente para justificar la citación de los futbolistas al combinado nacional, está siendo el parámetro para elegir al próximo DT de la “Roja”.

La partida de Claudio Borghi, tras la derrota de Chile por 1-3 ante Serbia en Suiza, obligó a los dirigentes de la ANFP a iniciar una exhaustiva búsqueda para dar con el técnico indicado que asuma el proceso rumbo a Brasil 2014.

Gerardo Martino, Manuel Pellegrini, Pep Guardiola y Jorge Sampaoli son algunos de los nombres que son seguidos en Quilín. Sin embargo, en las últimas horas el técnico de Universidad de Chile habría tomado la delantera por sentarse en la banca del combinado nacional.

Su mejor aval son los títulos al mando de Universidad de Chile. El casildense se ha transformado en el técnico del momento con la obtención de los tres títulos del Torneo nacional y la Copa Sudamericana.

Sin embargo, los resultados para los técnicos de moda que han llegado durante los últimos 20 años a la selección chilena no han sido positivos.

Arturo Salah llegó en 1990 a la banca de la selección chilena tras su exitoso paso por Colo Colo. El DT consiguió en el “Cacique” el título de Primera División (1986 y 1989) y fue campeón de Copa Chile durante 1988, 1989 y 1990.

Sin embargo, Salah no pudo repetir su exitoso paso por “Roja” donde sólo dirigió hasta 1993.

El ex técnico del “Cacique” se sentó en la banca de la “Roja” durante 23 encuentros y sólo se abrazó en nueve oportunidades, consiguió seis empates y sumó ocho derrotas. Su registro anotó un 47,8% de rendimiento al mando de Chile.

Otro de los técnicos que llegó con un gran cartel fue Mirko Jozic. El croata sumó la única Copa Libertadores que existe en el fútbol nacional, cuando dirigía a Colo Colo en 1991. Además, con el “Cacique” consiguió el título nacional de 1990, 1991 y 1993.

Todo esto, facilitó la llegada del croata al combinado chileno en 1994. Su estadía en la “Roja” no fue grata y sólo estuvo a cargo del equipo de todos durante ocho encuentros, sumando tres victorias, dos empates y tres derrotas. Los números de Jozic le entregaron un 40.7% de rendimiento.

Juvenal Olmos también vivió el proceso de pasar de un equipo de moda a la Selección y no poder conseguir un rendimiento óptimo. El DT “Cruzado” llegó a Quilín tras consagrarse campeón del Torneo de Apertura de 2002 y prometía ser el encargado de llevar a Chile al Mundial de Alemania 2006.

Pero nada de esto ocurrió. El ex jugador de la UC dirigió durante 2003-2005 a la “Roja” y no consiguió el objetivo de clasificar a la Selección a la cita más importante del fútbol. Dentro de sus números, está el haber sumado siete victorias, nueve empates y la misma cantidad de derrotas (40% de rendimiento).

Finalmente, asoma el nombre de Claudio Borghi. Si bien el argentino tuvo un paso por Boca Juniors antes de arribar a la Selección, su gran paso por Colo Colo fue el factor determinante para sellar su llegada a la “Roja”.

En el “Cacique”, el “Bichi” consiguió cuatro títulos nacionales y fue subcampeón de la Copa Sudamericana 2006.

En la “Roja” su descenlance no fue positivo y sumó once victorias, cinco empates y once derrotas en su periodo a cargo de la “Roja” desde 2011-2012. El argentino consiguió un 47% de rendimiento a cargo del equipo de todos.

Una excepción a los mencionados fue Nelson Acosta. Si bien el técnico que llevó a Chile al Mundial de Francia 1998 era el pedido por los fanáticos del medio nacional, su arribo a la “Roja” estuvo marcado por la irregularidad del elenco que dirigía antes de sentarse en la banca chilena: Unión Española.

Acosta, antes de asumir el combinado criollo, dejó al elenco hispano en la última posición del certamen local del año 1996 con cuatro puntos en diez partidos disputados.

Sin embargo, en la “Roja” sumó éxitos como la clasificación al Mundial de Francia 1998 y la medalla de bronce de los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Su paso por la selección chilena estuvo marcada por dos periodos (1996-2000, 2005-2007) donde sumó 37 victorias, 25 empates y 33 derrotas. Su rendimiento fue de 48%.  

Un caso especial fue el de Jorge Garcés. El técnico arribó el 2001 a la “Roja” sin abandonar sus funciones en Santiago Wanderers, club que se había coronado campeón en la misma temporada. Su paso por la “Roja” fue negativo, ya que alcanzó a dirigir tres encuentros y  sumó dos derrotas y un empate.

Un duro desafío para la ANFP, que deberá elegir al próximo DT que sea capaz de enmendar el rumbo para clasificar a Brasil 2014.

 

 

 

 

Seguir leyendo