Columna de Paula Daza: Modalidad Libre elección: una alternativa vital para pacientes con cáncer

Cáncer. Foto: Getty Images.



La enfermedad más mortal en Chile debe ponerse, nuevamente, en las prioridades de nuestro país. Para hacer frente a la cantidad de casos, la colaboración público – privada resulta tan relevante para esta patología como fue en tiempos de pandemia.

Como Centro de Políticas Públicas e Innovación en Salud (CIPS) de la Universidad del Desarrollo, quisimos indagar el aporte del sector privado a los beneficiarios del sector público que tienen sospechas o padecen esta enfermedad.

Actualmente hay, en la Modalidad Libre Elección para pacientes Fonasa, 29 prestaciones vinculadas al tratamiento de cáncer, algunas de ellas están, además, cubiertas por el GES.

En total, desde comienzos de 2019 hasta el 30 de noviembre de 2022, se realizaron 13.309 prestaciones oncológicas en Modalidad Libre Elección para un total de 5.482 afiliados a Fonasa.

Estas prestaciones fueron aumentando sistemáticamente todos los años. Entre noviembre 2019 a noviembre 2020 aumentó en 101%; entre 2020 y 2021 en 133% y entre 2021 y 2022 en 4% con 4.600 prestaciones. Si bien es el más baja en los últimos cuatro años, es el año en que más prestaciones oncológicas se hizo. El porqué de esta baja, aun cuando sea el año que mayor cantidad de prestaciones ha tenido, es una respuesta que debe analizar el Ministerio de Salud debido a que las causas pueden ser muchas.

La quimioterapia es la prestación más recurrente: entre 2021 y 2022 el 59% de las atenciones por tratamiento oncológico correspondían a este tratamiento. Y quienes más lo están utilizando son las mujeres, mayores de 60 años y personas del tramo B de Fonasa.

El perfil del paciente oncológico de Fonasa y las causas que determinan para utilizar la Modalidad Libre Elección, debe analizarse para dos fines: primero para fortalecer el sistema público ya que, por razones que deben identificarse, han decidido tratarse en prestadores privados y copagar su tratamiento.

Lo segundo tiene relación con lo que siempre hemos insistido desde CIPS: la colaboración público- privada en salud es primordial. Estos datos duros demuestran que se necesita de prestadores privados para que puedan solucionar y entregar atención a pacientes Fonasa que, por una u otra razón, no obtienen respuesta en el sistema público al cual pertenecen.

Urge que esta alianza se fortalezca para pacientes con cáncer considerando además, otro contexto: entre el tercer trimestre de 2021 y el tercer trimestre de 2022, los retrasos en las Garantías Explícitas de Salud por cáncer aumentaron en más de 80%.

Estamos hablando de una enfermedad en que la demora de atención oportuna puede provocar la muerte de una persona.

En pacientes con cáncer la colaboración público – privada es vital.

Por Paula Daza, directora ejecutiva CIPS-UDD

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

El estrés puede generar efectos negativos en el organismo como envejecimiento prematuro y enfermedades crónicas, fomentando una mala calidad de vida.