El auge de los Legal Tech: los bufetes salen a competir en la web

legal tech

En una sociedad donde la palabra "justicia” es una necesidad primordial, y la digitalización, la norma, los servicios de abogados por internet están en pleno desarrollo. Desde Chile, hay plataformas que han alcanzado mercados como México y Colombia.


Cada vez es más usual que espacios publicitarios de alta visibilidad, como sitios web, frases radiales o avisos monumentales en la vía pública, sean ocupados por estudios de abogados que dan a conocer sus servicios. Pero no solo para publicitar se utiliza internet en el competitivo mundo de abogados, tratando de captar clientes: en los últimos años se han multiplicado los servicios legales en el ámbito digital, un concepto denominado Legal Tech, y se refiere a la tecnología aplicada a la prestación de servicios legales, como soporte en las tareas de los profesionales de la justicia, pero por sobre todo al uso de herramientas destinadas a relacionarse con el cliente, con plataformas de contacto, consulta y seguimiento de casos.

En Chile, la oferta sigue la tendencia mundial, con servicios que van desde consultorías integrales vía web en temas como registro de marcas, hasta bufetes que incluyen en sus portales la opción de realizar el seguimiento de casos y consultar directamente al abogado a cargo temas relativos a un proceso legal.

La disponibilidad de servicios legales vía internet necesariamente va de la mano con la mayor digitalización del sistema judicial en general. “Durante la última década ha habido avances relevantes en esta materia. Por ejemplo, el portal del Poder Judicial es digno de destacar, porque permite tener un acceso rápido a las causas y documentos que forman parte de los procesos. Sin duda, han puesto internet al servicio de las personas. En ese aspecto, vemos que Chile va un paso adelante”, resalta Ricardo Ibáñez, abogado y socio de Grupo Defensa, estudio que cuenta con una “sucursal virtual” para sus clientes.

De todos modos, Ricardo Ibáñez precisa: “Ahora, a nivel de uso de web en servicios judiciales nos quedamos retrasados, por ejemplo, respecto a lo que sucede en España. Ahí hay estudios como Arriaga y asociados -dedicados a la defensa del consumidor-, que contratan aproximadamente un 20% de sus clientes por vía virtual”.

Sistemas de inteligencia artificial

Para muchos profesionales del ámbito legal, el uso de plataformas y herramientas digitales aún es territorio desconocido. La presidenta del Colegio de Abogados, Leonor Etcheberry, analiza: “Los desafíos que plantea internet -no solo a los abogados, sino a los operadores jurídicos en general- son, a la vez, las oportunidades que presenta. De una parte, tornar más accesible el sistema hacia las personas (para cualquier abogado de cierta edad, aún debe resultar sorprendente que se tramite en línea y que los expedientes sean accesibles a través de su computador), hacerlo más transparente y accesible”.

Luego, Etcheberry agrega sobre el mismo punto: “Por otra parte, en lo que refiere más directamente a los abogados, favorecer un mercado más competitivo con menos barreras de entrada. Todo esto – y aquí está el desafío- con respeto a la tutela de una dimensión de la privacidad de las personas, aquella relativa al control de sus datos personales y suficiente seguridad informática”.

Etcheberry considera que para servicios de “cierta complejidad”, la relación presencial abogado-cliente es “difícil de sustituir”. En cambio, hay labores en que las opciones digitales han ganado terreno en los bufetes: “Hay varios que están desarrollando sistemas de inteligencia artificial para búsqueda de documentos y elaboración de contratos más estándares, lo que sin duda va a redundar en menores costos para los clientes, pero a la vez va a afectar a los estudios”.  El otro fenómeno que considera interesante, relativo a internet, dice, “es que tiene cierto potencial para rebajar la opacidad del mercado de los abogados; en otras palabras, permite a las personas comparar entre abogados. Por supuesto, esto no hace que el mercado sea completamente transparente, pero mejora las cosas”.

Resistencia de los clientes

Uno de los servicios web de mayor trayectoria en el país es MisAbogados, que con cinco años de experiencia en el mercado local, actualmente tiene presencia en México y Colombia: “Ha sido una gran experiencia, aunque todavía nos falta mucho trabajo e inversión para replicar la participación que tenemos en Chile en esos países. Es parte de nuestro plan para este año”, define Juan José Rentería Spoerer, abogado y Gerente General de MisAbogados.

“Cuando partimos, nos encontramos con mucha resistencia de parte de los clientes, por la percepción que existía respecto de los abogados en general, había mucha desconfianza. Con los sistemas que hemos construido y lo que ha avanzado la industria del Legal Tech acá, hemos logrado eliminar esa desconfianza, dándole visibilidad y control al cliente”, agrega Rentería, de MisAbogados.

Ricardo Ibáñez es el rostro más conocido de esta tendencia a nivel local. Como abogado de Grupo Defensa, figura habitualmente en televisión, dando a conocer los servicios de su oficina. Ibáñez apunta a la cercanía abogado-cliente que trae el mercado de servicios legales por internet: “(La relación) en general es bastante positiva y eso responde a que hay una preocupación por explicar en simple la situación del estado de los procesos. Además, a través de la plataforma pueden acceder a las recomendaciones que entrega nuestro estudio jurídico respecto a la etapa en que se encuentra la causa. Todo esto es bastante valorado por nuestros clientes”.

En términos prácticos, en los servicios legales por internet los clientes obtienen acceso a su caso a través de un usuario y contraseña, siguiendo el formato de la compra online de bienes y servicios. El avance tecnológico impone desafíos también a estas plataformas.

“Hoy, los usuarios de nuestros servicios son mucho más exigentes que antes. Quieren que todo sea inmediato y tener pleno conocimiento de todo lo que pasa con el servicio que contrataron”, dice el abogado Juan José Rentería, de MisAbogados. “Finalmente, tiene que ver con el estándar al que la tecnología los ha acostumbrado en todos los aspectos de su vida, y la prestación de servicios legales no puede ser ajeno a eso”, agrega.

Marco legal retrasado

Aunque parezca paradójico, una de las dudas acerca de la prestación de servicios de abogados en internet es el marco legal. ¿Es adecuada la legislación vigente o se necesita una adaptación, considerando la protección de datos de los usuarios? Desde el Colegio de Abogados, Leonor Etcheberry dice: “Hay legislación y, según me parece, específicamente la ley 19.628 sobre protección de datos personales, muy defectuosa, al menos en lo que toca a protección de datos”.

El abogado Juan José Rentería Spoerer coincide en que en este ámbito se está operando con retraso: “La ley de protección de datos de Chile es del año 99, bastantes años más atrás de todo el rápido avance que hemos visto ocurrir con Internet”, y explica que como compañía han tomado sus propios resguardos. “Esto dista mucho de lo que ocurre, por ejemplo, en Colombia o México, donde su ley de protección de datos fue actualizada recientemente. En estos países la autorización de uso de datos personales debe ser expresa, y se establecen sanciones en caso de mal uso de los datos personales de cualquiera”.

En ese mismo tono, Ricardo Ibáñez, de Grupo Defensa, remata: “Estamos a la espera de una legislación que se adapte a las nuevas tecnologías y necesidades, lo que evidentemente implicará un desafío de adaptabilidad para los mercados digitales”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.