Fin al caso tissue: CMPC y sueca SCA concretan pago de multa cursada por la Corte Suprema

corte

Ambas fueron condenadas por el máximo tribunal a pagar US$15 millones. En primera instancia, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), había eximido de sanción a La Papelera por acogerse a la delación compensada.


El caso de colusión en el mercado de papel tissue, que protagonizaron CMPC y la sueca SCA (hoy Essity Chile) entre 2000 y 2011, quedó cerrado, al menos en la arista de libre competencia.

Esto, luego que ambas empresas presentaran al Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC), los comprobantes del pago de la sanción que les impusiera la Corte Suprema, y de la que en primera instancia CMPC se habían eximido.

En enero pasado, el máximo tribunal revocó la decisión del TDLC de dejar sin sanción a CMPC Tissue, debido a que se había acogido a los beneficios de la delación compensada. Esta establece que el primero en delatarse queda exento de sanción, mientras que el segundo obtiene una rebaja del 50%, que fue a la que accedió la firma sueca.

De acuerdo con el comprobante de pago efectuado a Tesorería y enviado por CMPC Tissue al TDLC, la empresa cumplió con su obligación el día 13 de febrero, a través de Santander. El monto cancelado fue de $11.933.520.000, equivalente a las 20.000 UTA de sanción.

En la arista de compensaciones para los usuarios, CMPC llegó a un acuerdo con Sernac y asociaciones de consumidores y que significó un desembolso cercano a los US$150 millones en total.

En el caso de Essity Chile, el pago fue efectuado a través de Banco de Chile a Tesorería, por el mismo monto. Essity fue multada por el TDLC en 2017, pero el pago se encontraba pendiente a la espera de la sentencia final de la Corte Suprema, la que se conoció a comienzos de enero.

Respecto a la compensación a usuarios, a diferencia de CMPC la firma sueca decidió persistir en la vía judicial, por lo que es esta la única arista que permanece abierta.

Decisión de la Suprema

El fallo de la Tercera Sala de la Corte Suprema dado a conocer en enero resultó sorpresivo pues, en el fondo, puso en entredicho el beneficio de la delación compensada, considerada la principal herramienta para detectar y desbaratar carteles, lo que generó debate entre abogados de libre competencia.

La razón esgrimida fue que CMPC organizó y coaccionó a su rival a participar en el cartel, argumento que había sido desestimado en primera instancia.

Fue precisamente este punto el que defendió hasta la última instancia la papelera sueca, que acusó que su participación en el cartel del tissue fue obligada dada la presión que ejerció en su contra la empresa chilena ligada al grupo Matte.

En su sentencia divulgada en enero, la Suprema estimó que CMPC "no solo organizó el acuerdo colusorio, sino que además ejerció coacción de carácter económico sobre su competidor PISA (nombre que tenía la sueca SCA, hoy Essity, al momento de la colusión) a fin de conducirlo a formar parte de él y, más adelante, a asegurar su permanencia en el mismo".

SCA pedía ser eximida de la multa, pues dado que el primer delator, CMPC, no cumplía con los requisitos, le correspondía al segundo en la lista -en este caso, la ex SCA- asumir ese lugar.

Sin embargo, la Corte Suprema rechazó tal solicitud pues, a su juicio, debió "concurrir ante la autoridad fiscalizadora (…), determinación que no solamente omitió, sino que se mantuvo durante toda la época en que duró el acuerdo colusorio y después de terminado el mismo, optando por acomodar sus directrices económicas a la nueva realidad, manteniendo la cuota de mercado que le permitía el acuerdo y sus planes para la actividad comercial, incluso, después de terminado el período de la colusión".

Comenta