El retail mediano bajo presión: reducir colocaciones o renegociar sus vencimientos, estrategias para paliar la crisis

VALPARAISO: Daños en edificios del centro de la ciudad. 20/10/2019

El punto de alerta inicial fue el flujo de caja. Es que si bien en el sector concuerdan en que las compañías tienen seguros comprometidos que podrían contener los daños, se estima que de todas formas habrá un descalce que podrían tener que financiar con más deuda o menos colocaciones.


Hites, cinco tiendas dañadas; ADRetail, 32 locales, Tricot, más de seis, y La Polar, aún en proceso de conteo. El retail mediano ha sido uno de los grandes afectados tras el estallido social de octubre. Si bien el impacto ha golpeado a todas las multitiendas de manera transversal, las espaldas para hacerles frente a tales hechos son diferentes: captan a un consumidor de ingresos inferiores a lo que podría ser Falabella o Cencosud; el crédito es el puntal de su negocio, junto con tener ubicaciones en lugares que han sido absolutamente vandalizados. Todo, en un trimestre clave; una tormenta perfecta: sin ventas, sin locales, sin caja. Y ya hay voces que apuntan a una preparación para un escenario que podría tornarse aún más oscuro: "Disminuir el negocio financiero y/o reacomodar su calendario de amortización es parte de los lineamientos que algunos de estos retailers están siguiendo", comentan en la clasificadora ICR. Hasta septiembre, el stock de deuda aprox. de AD Retail ascendía a los $160.000 millones; La Polar, $80.000 millones; Hites, $140.000 millones, y Tricot, de $38.002 millones.

El 27 de noviembre, ICR encendió las alarmas. "Ante los eventos sociales que han afectado al país las últimas semanas, ICR modifica desde Estable a Negativa la tendencia asignada a las clasificaciones de AD Retail, Empresas Hites y Empresas La Polar". Previamente, el 15 de noviembre, Humphrey's publicaba: "Chile en crisis: Implicancias del conflicto en los emisores de bonos". Uno de los apartados era justamente el retail: "Las empresas del rubro con mayor riesgo de baja en su rating serían aquellas que sus flujos se materializan principalmente en Chile, que han tenido numerosos puntos de ventas afectados y/o cuentan con covenants asociados al nivel de Ebitda". El mediano retail está completamente radicado en el país. No existe operación internacional.

El punto de alerta inicial fue el flujo de caja. Es que si bien en el sector concuerdan en que las compañías tienen seguros comprometidos que podrían contener los daños, se estima que de todas formas habrá un descalce que podrían tener que financiar con más deuda o menos colocaciones. Tricot e Hites -aseguran en la industria- parecen tener una posición más solida, el primero con una caja de $28.672 millones a septiembre, y el segundo, de $40.617 millones, sostenidas ambas en utilidades; pero La Polar y AD Retail se visualizan más complicados. El primero tiene una caja de $5.716 millones -un 21% menos que hace un año- y en un entorno cuyo resultado al noveno mes del año, es negativo en más de $18.000 millones. La matriz de Abcdin y Dijon tiene efectivo por $39.698 millones, y pérdidas que superan los $10.000 millones. "En ambos retailers están muy complicados", aseguran altas fuentes de la industria. Y añaden: "A La Polar le han saqueado muchos lugares, tiene resultados más bajos y el costo de financiamiento más elevado, ya que se financia con fondos, a diferencia del resto que es vía bancos". Pese a ello, desde un fondo subrayan que, si bien están monitoreando la situación, hoy no se ve que la multitienda vaya a entrar en una situación de emergencia dado su nivel de stock.

Pese a ello, el fantasma de la morosidad es latente. "Un gran porcentaje de las personas paga sus deudas cuando va a comprar, para ello tienes que tener un local, y hoy no tienes", señala el gerente general de Humphreys, Aldo Reyes. Y añade: "En el retail es muy importante si tu tarjeta es de primera o segunda opción, cuando la persona se tiene que cambiar de tienda, empieza a cambiar la opción de la tarjeta". Dado ello, alerta que es fundamental que las tiendas habiliten puntos de venta, pese al riesgo, para no perder la fidelidad de los usuarios.

Dado ello, en ICR explican que ante la interrogante de las ventas de diciembre, los retailers podrían tomar ciertos resguardos para garantizar la caja hacia fin de año: "Algunos mitigantes provisorios podrían ser la postergación de los pagos a proveedores, por ejemplo, o disminuir las colocaciones, de modo tal de resguardar la caja hacia fin de año", subrayan.

Comenta