Pan de pascua, el pesebre, viejo pascuero: el origen de las tradiciones navideñas

Viejito Pascuero y motoqueros visitan Hospital San Juan de Dios

Muchas de las actividades que se disfrutan en familia los días antes de la Navidad tienen una historia de más de 700 años.




La Navidad es una de las festividades de origen cristiano más importante y que se celebra el mismo día en todo el mundo: el 25 de diciembre. Durante este día se celebra el natalicio de Jesús de Nazaret, nacido en la ciudad de Belén. Su madre, la Virgen María, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, que es un recipiente de barro de donde comen los animales. Ahí estuvo Cristo junto a su padre, José, los reyes magos y pastores junto a sus animales. Esa fecha da inicio a una de las tradiciones más antiguas de la Navidad, seguidas por otras que conocerás a continuación.

El Pesebre

Habíase una vez, un santo llamado Francisco de Asís, quien tuvo la idea de recrear el momento en que nació Jesús. Fue en el año 1223, en Italia, cuando San Francisco instaló un recipiente de donde comen los animales (pesebre) en una cueva, llevó un buey y un asno, como cuenta la historia. En el recipiente puso una piedra, que representaba a Jesús y congregó a pobladores para que interpretaran a María, José, los pastores y los reyes magos.

La tradición se replicó por Italia, Francia y España, pero se fue modificando. Las personas fueron reemplazadas por figuras de madera, arcilla o porcelana, y de esta forma, en el siglo XVI, esta costumbre llegó a América Latina y luego a Chile.

Viejito Pascuero

También conocido como San Nicolás o Santa Claus, su nombre real es San Nicolás de Bari y nació en el año 280. El Viejito Pascuero provenía de una familia que tenía mucho dinero y, cuando sus padres murieron, él decidió regalar sus bienes más preciados a los niños más necesitados. Una noche quiso ayudar al padre de tres niñas, quien era muy pobre. Entró a su casa por la ventana y escondió bolsas con monedas de oro en los calcetines de las niñas, que estaban secándose colgados en la chimenea. San Nicolás murió el 6 de diciembre del año 345.

Galletas y Pan de Pascua

Las galletas decoradas más antiguas tienen origen en la Suiza del siglo XIV, donde diseñaban galletas con escenas religiosas y se repartían durante la víspera de Navidad. Más tarde, los alemanes empezaron a modificar la receta original con ingredientes que habían llegado desde el oriente a Europa, como el jengibre, la canela, nuez moscada o almendras.

Es en Alemania también de donde viene el clásico Pan de Pascua, pero allá le llaman Christstollen, que significa Pan de Cristo, y tiene algunos ingredientes diferentes. La tradición empezó cerca del 1329, cuando fue regalado a un obispo para Navidad, y sigue hasta el día de hoy.

Los regalos

Existen tres posibles razones por las que la Navidad es una época para hacer regalos. La primera tiene que ver con el Viejito Pascuero, quien era un hombre muy generoso con los niños y solía repartirles regalos. Cuando murió, la tradición continuó, obsequiándoles principalmente juguetes durante el mes de diciembre.

La segunda explicación surge en la época de la Antigua Roma, cerca del siglo VIII a.C. Entre el 17 y 25 de diciembre, los romanos celebraban con presentes el solsticio de invierno, cuando el sol llegaba a tal altura que los días comienzan a ser más luminosos.

Y por supuesto, está la historia de los Reyes Magos. Fue Melchor, Gaspar y Baltazar quienes llevaron regalos a la Virgen María cuando nació su hijo, Jesús.

Árbol de Navidad

La celebración del solsticio de invierno en la Antigua Roma dio inicio, también, a la costumbre de instalar un árbol en época de Navidad. Los árboles y hojas verdes eran sinónimo de la luz que traería esta nueva estación del año, por lo que los usaban para decorar sus casas y templos como símbolo de vida. Pero fueron los celtas quienes comenzaron a decorar los árboles con frutas y velas.

Se atribuye que el primer árbol de Navidad fue instalado en Alemania, cuando el evangelizador San Bonifacio tomó la antigua tradición pagana e instaló un pino para representar a Dios y la vida eterna. El árbol fue decorado en un principio con manzanas y velas y con el tiempo fue modificado por esferas de colores, luces y lazos.

Comenta