Se buscan 60 parejas chilenas para pruebas mundiales del primer anticonceptivo masculino

Se trata de un gel que está siendo desarrollado en EE.UU. que se aplica en los hombros y la espalda y que frena el desarrollo de espermios, pero no inhibe el impulso sexual normal.


Se aplica en los hombros, espalda y parte de los brazos como si se tratara de una crema y se absorbe por la piel. Su efecto es reducir la producción de espermatozoides, pero sin inhibir el deseo sexual ni el placer. Esta son las bondades de un gel que está siendo estudiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. y que promete ser un revolucionario producto: el primer anticonceptivo masculino del mercado.

Para este pionero ensayo participarán 420 parejas y será realizado por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle. En esta segunda fase (estudio clínico), participarán centros de siete países, incluido Chile.

El estudio en el país está siendo supervisado por el Instituto Chileno de Medicina Reproductiva (Icmer), que debe reclutar hasta 60 parejas. Por ahora, se están entrevistando a las primeras que han demostrado interés en participar. Si confirman su deseo de ser parte del estudio, serán sometidas a pruebas clínicas y médicas para ver si son pueden formar parte de las 420 parejas definitivas que harán las pruebas finales a nivel global.

Fórmula mágica

La formulación del gel fue desarrollada por el Population Council, una organización sin fines de lucro enfocada en enfrentar problemas críticos de salud y desarrollo, y el Instituto Nacional de la Salud Infantil y Desarrollo Humano de EE.UU., organismo que vela por la regulación de la fertilidad.

El gel, bautizado NES / T, funciona con progestina, que bloquea la producción natural de testosterona en los testículos, reduciendo la producción de esperma a niveles bajos o inexistentes. Pero además, el gel administra testosterona, que mantiene el impulso sexual normal y otras funciones corporales que dependen de los niveles adecuados de la hormona en la sangre.

Durante el desarrollo del estudio, los hombres aplicarán el gel diariamente durante cuatro a 12 semanas para determinar si hay efectos secundarios inaceptables. Si los niveles de esperma no han disminuido adecuadamente en estas 12 semanas, los participantes continuarán usando la formulación hasta por 16 semanas.

Una vez que sus niveles de esperma hayan disminuido lo suficiente como para que el gel se considere anticonceptivo, entrarán en una prueba de 52 semanas. A las parejas solo se les permitirá usar el gel como anticonceptivo.

Según explica Gabriela Noé, investigadora de Icmer, en pruebas anteriores ya se determinó que el gel es capaz de suprimir la producción de espermatozoides, por lo que ahora se analizará si esa supresión es suficiente para producir infertildad temporal y así no producir un embarazo. “Cada centro debe reclutar entre 30 y 60 parejas para el estudio. Ya tenemos parejas interesadas y estamos en la etapa de entrevistas, explicando de qué se trata. Existe mucho interés sobre todo en parejas jóvenes de 20-30 años. Si con toda la información, las parejas deciden participar, se inicia entonces la etapa de exámenes médicos, requisitos de inclusión, no tener criterios de exclusión para ser enroladas”, explica Noé.

Como el proceso de espermatogénisis (el ciclo de producción del espermio) demora alrededor de dos meses en el hombre, una vez que se comiencen a aplicar el gel, la pareja deberá utilizar durante tres meses, otro método anticonceptivo hasta que se confirme, mediante un espermiograma, que el hombre no está produciendo espermios o que su cantidad es tan baja que no puede embarazar a la mujer. “Los estudio previos han demostrado que, al igual que cualquier otro método anticonceptivo pastillas, inyecciones existe un riesgo, muy bajo, de embarazo. Las parejas que participarán, saben de ese riesgo y lo aceptan”, indica la investigadora.

Una vez que terminen los ensayos, los investigadores esperan monitorear a los hombres durante 24 semanas adicionales después de que dejen de usar el gel. Todos los hombres participantes serán controlados una vez al mes, y las mujeres cada tres meses. Todo el estudio, esta contemplado para un período de cuatro años.

“Lo realmente innovador aquí es que se han realizado otros estudios de productos anticonceptivos hormonales masculinos, pero este es el primer método autoadministrado“, dijo la doctora Stephanie Page, profesora de medicina de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington, citada por medios de EE.UU.

“Este gel sería el primer método anticonceptivo controlado por el usuario para los hombres desde la aparición del condón”, comentó Diana Blithe, jefa del programa de desarrollo de anticonceptivos del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano. “Esperamos que sea una forma aceptable de anticoncepción que las parejas quieran usar”.



Seguir leyendo