La trastienda de la última rebelión de Mon

Imagen THE 20TH ANNUAL LATIN (4215143)

Su protesta en el Grammy no estaba en los planes de su sello y nuevamente la enfrentó con las redes sociales. El gesto estuvo acompañado de un single que grabó en un baño y de un discurso que fraguó con músicos locales.


Mon Laferte se ha salido del libreto varias veces en su carrera. En 2007, por ejemplo, al abandonar el programa Rojo tras cuatro años para probar suerte en México. Contra los pronósticos, alcanzaría el éxito en ese país una década después. Así mismo se ha rebelado contra el Lollapalooza chileno- "nos tratan mal en nuestro mismo país", acusó-, Youtube -que bloqueó la publicidad de su anterior videoclip- y contra algunas preguntas de la prensa que considera sexistas. Pese a estos antecedentes, la cantante igual se las arregla para seguir sorprendiendo, incluso a su propio equipo.

Es lo que ocurrió esta semana durante su protagónico paso por los Grammy Latinos en Las Vegas, incluyendo su comentada protesta en la alfombra roja del evento, cuando ante las cámaras de la prensa acreditada se quitó la parte superior de su vestido para quedar a torso descubierto y mostrar un mensaje escrito en su pecho: "En Chile matan, violan y torturan". Si bien algunos profesionales que la acompañaron a Las Vegas estaban al tanto de sus intenciones, para el resto de su equipo y sello discográfico la acción fue totalmente del momento y espontánea.

El topless se viralizó rápidamente, repercutió en medios extranjeros y le valió las felicitaciones de figuras como Daniela Vega, Julieta Venegas, Kevin Johansen y la brasileña Anitta. Al mismo tiempo, generó un nuevo conflicto para su autora con las redes sociales y sus políticas de contenidos, ya que Instagram habría limitado la publicación de fotos con el hashtag #monlaferte. Según la propia artista, "la comunidad reportó contenido que podría infringir las normas de comunidad" de la aplicación.

Igual de instintiva habría sido la gestación del nuevo single de la artista, Plata ta tá, también inspirado en el estallido social chileno y su primera incursión en los ritmos urbanos. Disponible desde ayer en plataformas digitales, el tema se liberó sin promoción por parte de su casa discográfica y fue grabado esta semana junto al productor mexicano Manu Jalil, en un improvisado estudio montado en su pieza de hotel. Si su disco anterior se registró en los míticos estudios Capitol de Los Angeles, este nuevo single nació en un baño de Las Vegas.

El mensaje colectivo

Un par de horas antes de su paso por la alfombra roja, Mon Laferte mandó otro recado a las autoridades chilenas, luego que su disco Norma se quedara con el Grammy Latino -el segundo de su carrera- a Mejor álbum de música alternativa. Allí la cantante consumó una idea que algunos días antes había conversado con algunos colegas de la escena local, durante su activa estadía en Chile de las últimas semanas.

La solista viajó de México a Santiago el 26 de octubre, una semana después de las primeras manifestaciones en el país, para sumarse de inmediato a las actividades organizadas por un amplio colectivo de músicos nacionales bautizado como El largo tour, con el que ha recorrido poblaciones y tomas del país junto a médicos, psicólogos y abogados.

Con algunos integrantes de este grupo, como Pablo Ilabaca, Elizabeth Morris, Denisse Malebrán y Fabiola González (La Chinganera), la viñamarina planificó el mensaje que leería ante el público de Las Vegas -y millones de televidentes en el mundo- en caso que ganara un Grammy.

"Hace unos días nos contó de su nominación y con los compañeres del grupo la animamos para que dijera una décima si es que ganaba. Así fue como le envié la que luego leyó", detalla la cantora y payadora Fabiola González, autora del texto que incluye frases como "Chile me dueles por dentro, me sangras por cada vena, me pesa cada cadena que te aprisiona hasta el centro".

"La escribí pensando que ganaría y que tendría la posibilidad de hablar del dolor de Chile, de mostrarle al mundo el poder de nuestra poesía popular, intentando representar no solo mi sentir o nuestro sentir si no también el de ella", agrega "La Chinganera", quien creó la décima 24 horas antes de los Grammys.

Con todo, el discurso de Laferte terminó sorprendiendo a los involucrados en el plan. "Empezamos a tirar décimas como talla pero nunca pensamos que iba a leerlas. Y cuando lo hizo nos mandó el video y yo me puse a llorar", cuenta Malebrán, quien considera que el mensaje sintetiza el espíritu del colectivo que integran. "Mon lee eso a partir de estas semanas en que hemos vivido y viajado juntos, de algo que nace de cosas bonitas y reales. Lo que hacemos no nace de un sello, no es un featuring".

Comenta