De Haz lo Correcto a Buscando Justicia: discriminación racial en ocho películas

Escena de Haz Lo Correcto (1989), película de Spike Lee sobre la difícil convivencia de afroamericanos e ítaloamericanos en un barrio de Nueva York.

Desde clásicos como Matar a un ruiseñor (1962) o Haz lo correcto (1989) hasta la reciente Buscando justicia (2019), la segregación e inequidad hacia la comunidad afroamericana ha sido el motor de historias poderosas y definitivas. Al menos una de ellas incluye una escena que evoca el caso de la muerte de George Floyd en Minneapolis. He aquí una guía de los filmes y dónde verlos.


A una semana de la muerte de George Floyd a manos de la policía de Minneapolis, el cineasta Spike Lee mantuvo una entrevista con la cadena CNN y aprovechó de lanzar un pequeño corto con escenas que mezclan la muerte de tres afroamericanos por acción de funcionarios policiales. Dos de ellas son auténticas y una es ficticia: Floyd en el 2020, Eric Garner en el 2014 y Radio Raheem, el DJ de su filme Haz lo correcto, en 1989. El montaje es explosivo y muestra paralelismos espeluznantes entre realidad y ficción.

Spike Lee, la voz más destacada del cine afroamericano, no es el único que ha retratado la discriminación racial en Estados Unidos. Es, en cualquier caso, es el más vistoso y directo.A continuación una selección de películas al respeto

Buscando justicia (2019), de Destin Daniel Cretton. El egresado afroamericano de Harvard, Bryan Stevenson (Michael B. Jordan, de Creed 1 y 2), podría dedicarse cómodamente a sus lucrativas causas judiciales en algún bufete de la gran ciudad. Sin embargo, la vocación y el sentido de pertenencia lo llaman primero: decide atender el caso del trabajador forestal negro Walter McMillian (Jamie Foxx), condenado a muerte en Alabama por el asesinato de una chica blanca de 18 años. El dictamen sólo se basa en un testimonio de un homicida también preso que tenía todas las razones del mundo para mentir e inculpar a McMillian. La película se ambienta en 1987 y se basa en un tristemente célebre caso real. En Cinépolis Klic, Google Play Movies y iTunes.

El infiltrado del KKKlan (2018). La última película de Spike Lee (hasta el inminente estreno de Da 5 bloods, el 12 de junio, por Netflix) es también una de sus cumbres. Desde los tiempos de Haz lo correcto (1989) y Malcom X (1992) que el realizador afroamericano no desplegaba su talento de manera tan iracunda y certera al mismo tiempo. En un tono que pasa de la comedia negra a la denuncia directa, Lee recrea otro caso real: el de Ron Stallworth (John David Washington, el hijo de Denzel Washinton), policía de color que logra infiltrarse en el Ku Klux Klan de Colorado junto a su compañero de origen judío Flip Zimmerman (Adam Driver). En HBO Go.

If Beale Street could talk (2018), de Barry Jenkins. La nueva película del realizador afroamericano Barry Jenkins (Moonlight, ganadora del Oscar a Mejor película 2017), no llegó a las de cine de Chile. Una pena. Se trata de una notable adaptación de la novela El blues de Beale Street (1974), del escritor James Baldwin, uno de los mejores en la comunidad afroamericana en el siglo XX. La historia transcurre en Nueva York y describe la relación entre el joven escultor Fonny (Stephan James) y su novia Tish (KiKi Layne). La chica queda embarazada, ambos se las arreglan de la mejor forma en la ciudad, pero sucede lo que les suele pasar a muchos: a Fonny lo encarcelan acusado de una violación que no cometió. En el rol de la madre de Tish, la actriz Regina King ganó el Oscar a Mejor actriz secundaria. En HBO Go.

Moonlight (2016), de Barry Jenkins. Al lado de la energía desbocada que acostumbra a animar el cine de Spike Lee (1957), las películas de Barry Jenkins (1979) son mesura y sutileza. Nadie podría acusar sus cintas de ser panfletarias (cosa que le ha pasado al peor Lee), pero tal vez no falte quien diga que son algo morosas. Pues es así: su estilo, que le debe bastante al llamado slow cinema y al taiwanés Hou Hsiao-sien, se mueve a otro ritmo. Moonlight, la cinta que se llevó el Oscar a Mejor película 2017, es perfecta para historias de desadaptación, injusticias y marginalidad. Cualquier mirada demasiado unívoca y enfática le habría hecho mal a una trama que por nacimiento es padecimiento y agonía: un muchacho negro es rechazado por su madre y se las tiene que arreglar en un vecindario rudo de Miami. En Netflix.

12 años de esclavitud (2013), de Steve McQueen. Esta es la historia de una pesadilla. En el año 1853, antes de la Guerra de Secesión, el afroamericano Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor) es un ciudadano nacido en el estado libre de Nueva York. Al pasar por Washington D.C., más al sur, cae presa del contrabando y va a parar a una plantación de Louisiana, donde será esclavo durante los 12 siguientes años de su desafortunada vida. La película del realizador afro-británico Steve McQueen basada en las memorias de Northup marcó un hito en los premios de la Academia de Hollywood y se llevó tres Oscar, entre ellos el de Mejor película, el que realmente importa. En Netflix.

Los dueños de la calle (1991), de John Singleton. Dos años después de la infernal Haz lo correcto (1989), el desaparecido John Singleton (1968-2019) debutó con Los dueños de la calle, probablemente la mejor película de su carrera. Es la historia de otro vecindario marginal y frágil, pero en la Costa Oeste, al otro de Nueva York, en el sur de Los Angeles. Hay tres amigos, el inquieto e inteligente Tre (Cuba Gooding Jr.), el pendenciero y orgulloso Doughboy (Ice Cube) y su medio hermano Ricky (Morris Chestnut). Hay también un padre, Furious Styles (Laurence Fishburne), quien guía con integridad, paciencia y comprensión a Tre, su muchacho. La muerte, el odio y el crimen están a la vuelta de esquina y esta película nos cuenta cómo Tre trata de esquivar esas balas de peligro en plena adolescencia. En Google Play Movies y iTunes.

Haz lo correcto (1989), de Spike Lee. Un clásico. El tercer largometraje de Spike Lee es una olla a presión que transcurre en un sólo día: la jornada más calurosa del verano de 1989. Todo empieza bajo el velo de una calma que se podría llamar tensa, en un sector de Brooklyn donde los ítalo-americanos ahora se sienten en minoría en comparación a la comunidad afroamericana. El propio Spike Lee interpreta a Mookie, un repartidor de pizzas que diariamente debe tratar con Sal Fragione (Danny Aiello), el dueño de la pizzería, y sus dos hijos. Uno de ellos es Pino (John Turturro), un termocéfalo buscapleitos. Entre los amigos de Mookie, Buggin Out (Giancarlo Esposito) y el DJ local Radio Raheem (Bill Nunn) también son instigadores de cortocircuitos. Todo puede pasar y todo pasará. En HBO Go.

Matar a un ruiseñor (1962), de Robert Mulligan. Esta película es un crisol de al menos dos historias entrañables: la del ejemplar abogado Atticus Finch (Gregory Peck) y la de su hija Scout (Mary Badham). Ambientada en el golpeado Sur estadounidense de los años 30, la cinta basada en la referencial novela de Harper Lee es un auténtico milagro en su mezcla de tonos y tal vez por eso nunca deja de cautivar: utiliza un tono onírico y sensible al mostrar las historias de la pequeña Scout y sus amigos y cambia al drama clásico de tribunales al exhibir el caso que defiende Atticus Finch. Ochenta años antes de la historia de la mencionada Buscando justicia, en la misma e injusta Alabama, un abogado defiende a un ciudadano afroamericano acusado de un crimen que no cometió. En Qubit TV y iTunes.

Comenta