Chocadito de Ases Falsos: directo desde la guitarra

Ases Falsos por Manuela Bocaz

De lanzamiento simultáneo con Tacto este es, en la cronología oficial, el sexto disco de estudio del quinteto. Con sonido de carácter urgente y producido por el tecladista Francisco Rojas, repasamos su origen y las complicaciones que trae lanzar nueva música en el año del confinamiento.



Planificando los pasos para dejar atrás Mala Fama (2018), Ases Falsos encontró una problemática mayor: tenían muchas canciones y la urgencia de querer mostrarlas todas. En efecto, lo lograron. Chocadito, un disco que abarca el sonido más característico de la banda, con guitarras por delante y batería protagonista, aparece hoy en simultáneo con Tacto, un trabajo que funciona como una suave contraparte.

Entre las ideas que aparecieron sobre la mesa fue hacer una selección de los “mejores temas” para armar un solo lanzamiento, concretar la idea de “disco doble” que viene rondando al quinteto desde los tiempos de Conducción (2014) o —a lo que finalmente se llegó— empezar a elaborar en simultáneo dos álbumes totalmente distintos.

Francisco Rojas, tecladista del grupo y productor de Chocadito, dice: “A Cristóbal (Briceño) se le ocurrió darme esta ‘misión y responsabilidad’ de producir, obviamente con la idea de que se notara que ambos discos tuvieran manos distintas”. Martín del Real, guitarrista de la banda y miembro activo desde la época de Fother Muckers, fue el encargado de encauzar al otro “mellizo”, como se les dice en el fuero interno del grupo a esta particular manera de lanzar nuevas canciones.

Aunque Briceño, voz y cara principal del proyecto, no estuvo involucrado directamente en todo el proceso, actuaba como una suerte de “consejero externo” para ambas partes que, en el proceso, trabajaron sin saber mucho del otro. “Se dio una dinámica bien entretenida. Yo no escuchaba cómo estaba quedando Tacto, era un trabajo a ciegas. Cuando salían los adelantos, ahí cada uno escuchaba lo que tenía el otro”, explica Rojas a Culto.

Con fe de guitarrista ciego

La génesis de la mayoría de los tracks de Chocadito nace como generalmente se gestan las canciones del grupo. El vocalista llega a la sala de ensayo con ideas anotadas en perfecto manuscrito: acordes principales, un coro o una melodía ya establecida que se transforman en el corazón del tema. La banda, tras años de viajes y grabaciones, comienza a tocarlas con la soltura que da el oficio. Durante las siguientes horas la dinámica decanta en revisar arreglos, modificaciones rítmicas y decisiones varias.

“Canciones como ‘Y los pájaros comerán de tu carne’, ‘Todo chocado’, ‘Puedes siempre contar con ello’ y ‘Sombra de la higuera’ tenían un sonido bien definido desde el comienzo y se mantuvieron tal cual a la sala de ensayo, con ese sonido más rockero”.

Briceño y de la Fuente grabando las bases rítmicas del álbum en una cabaña del litoral centro (Agosto de 2019)

En un principio, la idea era que Chocadito se registrara así, en crudo, con los elementos que proporciona la urgencia de una octogenaria casa convertida en punto de reunión y ensayo. Finalmente esa idea se descartó en beneficio del sonido. El productor precisa: “Aunque igual fue grabado de forma casera, con nuestros propios micrófonos y registrado en distintos lugares. No son equipos de mala calidad, los hemos ido juntando a lo largo de los años”. La maximización de aquellos recursos pasó, en parte, por las manos de Antonio Caballero (Centella) que funciona como co-productor y quien “ocupó todos sus trucos” para hacer que sonara a la altura de su competidor.

A diferencia de los tres discos anteriores, en donde el proceso se concentraba en algunos meses, la pandemia obligó a retrasar los tiempos. El aislamiento y la falta de comunicación tras los primeros meses de cuarentena sirvió para oxigenar el trabajo y darles un mejor acabado. Las baterías, por ejemplo, se grabaron en agosto de 2019 tras una especie de “retiro” en el litoral central con Daniel “Chimbe” de la Fuente, Rojas y Briceño dándole forma a todas las bases rítmicas de un álbum.

“El espíritu de las canciones ya viene escrito en la idea original. Es muy raro que nosotros hagamos eso de deconstruir completamente una canción para cambiarle incluso de pulso o de género o estilo”.

Yo te buscaré, yo te inventaré

El título del disco es una palabra que, aunque no muy usada en Chile, se explica por sí sola en la canción de espíritu homónimo adelantada en marzo pasado. El compositor lo aclaró así: “Estar ‘todo chocado’ se refiere a un estado físico/mental de desgaste y abatimiento. Cuando, por ejemplo, vuelvo después de un fin de semana de muchas horas en carretera y mal dormir, mi compañera me ve entrar a la casa, me abraza y me dice que estoy ‘todo chocado’ o ‘chocadito’. Lo mismo siento yo cuando la veo llegar de la pega. Ella no es chilena, y esa expresión me llamó mucho la atención”.

Si bien la guitarra es su eje principal, el sonido transita con soltura entre todas las influencias que la banda tomó como inspiración sonora: Electric Light Orchestra, Prefab Sprout, The Cars, Rockwell, Fleetwood Mac y hasta Los Jaivas son algunos nombres que, a priori, pueden verse involucrados.

“Vivir es bailar”, una canción con vocación claramente bailable, es uno de los puntos que resalta positivamente. Nacida como un trabajo colectivo tras una serie de acordes propuestos por Briceño, es la canción “más Tacto que tiene Chocadito” dice su productor. “Se parece a otras canciones en las que Martín estuvo muy involucrado, como ‘Al borde del cañón’. De cierta forma, es un homenaje. Intenté grabar la guitarra como él lo hace, con ese delay y efectos que tiene, pero manteniendo la esencia con el bajo de Simón (Sánchez) más presente”.

Francisco Rojas en plena grabación de "Chocadito".

En “Puedes siempre contar con ello”, ese tema reflexivo y pesimista que cierra el álbum, el homenaje sonoro va para Los Jaivas. Con un solo de guitarra que pretende emular el “lenguaje pentatónico” de Eduardo “Gato” Alquinta, el compás a seis octavos y un sonido parecido al minimoog icónico de Eduardo Parra, “que no tengo, pero tengo un teclado que algo se aproxima” -se apresura a decir Rojas-, crea una atmósfera pesada pese a tener un ritmo de tonada.

Todo chocado me quedé, esperándote

Con los dos discos ya disponibles en los servicios de streaming y la edición en formato físico programada para la primera semana de noviembre (preventas disponibles en el sitio oficial del grupo), el sueño de presentar las canciones en vivo parece lejano. Con las medidas sanitarias lejos de levantarse para evitar una especie de “segunda ola” de contagios por el Coronavirus, los conciertos parecen ser una postal distópica.

“Tiramos el chiste que para la próxima vez que toquemos en vivo ya vamos a tener otros dos discos sacados, porque de verdad que no se sabe nada”, dice Rojas. La idea, eso sí, es que tanto Chocadito como Tacto, abran nuevas puertas para el grupo. “Sabemos que hay gente que le gusta la banda y estamos seguros que estarán, pero también sería bonito llegar a los que no nos conocen y puedan escuchar con alguna de estas canciones”.

La nueva etapa de Ases Falsos vendrá acompañada de un par de nuevos videos promocionales registrados hace algunas semanas luego que, tras cinco meses de videollamadas e intercambios de correos, el grupo al fin pudo reunirse para empezar a retomar su trabajo.

“Ojalá que la gente se enganche y cuando llegue el momento de tocar en vivo sea una explosión. Ese es el sueño que todos los músicos tenemos dentro de esta circunstancia pandémica. Habrá mucha euforia, ganas de cantar y saltar".


Ficha técnica:

Producido por Francisco Rojas.

Co Producido y mezclado por Antonio Caballero.

Grabado por Antonio Caballero y Francisco Rojas.

Masterizado por Carlos Reyes en Estudio Bisonte.

Todas las canciones escritas por Cristóbal Briceño.

Grabado entre agosto de 2019 y septiembre de 2020.

Grabación de voces por Hugo San Juan, Briceño y Victor Oyanedel.

Grabación de pianos y Rhodes por Felipe Castro y Caballero.

Keko Sanhueza: percusiones en “Vivir es bailar”, “Colombiana” y “Todo chocado”.

Rocío Gallardo: coros en “Sombra de la higuera”, “Mi vibra negra” y “Los demás”.

Romina Concha: acordeón y coros en “Te vi”.

María Tapia: coros en “Puedes siempre contar con ello”.

Camila Andrade: violín en “Puedes siempre contar con ello”.

Antonio Caballero: flauta traversa, percusiones y teclados. Bajo en “Colombiana”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.