¿Hay que escuchar los discos completos y en su orden original? Artistas opinan de la petición de Adele a Spotify

Natisú, Denisse Malebrán, Seo2, Chini Ayarza, Sónido Ácido y Manuel "Dunga" Caro de La Combo Tortuga analizan el cambio impulsado por la cantante británica, que hizo que la plataforma de reproducción de música desactivara una configuración predeterminada que hacía que, hasta hace unos días, las canciones de todos los álbumes de su catálogo se reprodujeran en orden aleatorio.



Acostumbrada a acarrear multitudes y consciente del impacto que su música genera en millones de personas, Adele encabezó esta semana su propia revolución en la forma en que consumimos música. La suya y la de todos los demás.

Sólo dos días después de la aparición de 30, su esperadísimo nuevo disco, la cantante más exitosa del siglo XXI explicó vía Twitter que, a petición suya, Spotify aceptó un cambio en su mecánica y en las últimas horas desactivó la configuración predeterminada que hacía que las canciones de todos los discos se reprodujeran en orden aleatorio.

“¡Esta fue la única solicitud que hice en nuestra industria tan cambiante!” publicó la solista en su cuenta de Twitter el domingo, iniciando una suerte de cruzada mediática para que los discos que llegan a plataformas sean escuchados en el orden en que fueron originalmente planeados por sus autores. Una batalla que parece contradecir la forma en que gran parte del mundo consume música en la actualidad.

“No creamos álbumes con tanto cuidado ni confeccionamos el orden de las canciones sin razón alguna. Nuestro arte cuenta una historia y nuestras historias deben ser escuchadas como pretendemos. Gracias Spotify por escuchar”, explicó.

Casi en simultáneo, la compañía de origen sueco respondió formalmente el mensaje y, junto con contestarle directamente a la artista inglesa (“Cualquier cosa por ti”, le dijeron), detallaron en un comunicado su más reciente determinación en torno a sus políticas de funcionamiento.

“Como mencionó Adele, nos complace compartir que hemos comenzado a desplegar una nueva función Premium que ha sido solicitada durante mucho tiempo, tanto por los usuarios como por los artistas, para hacer que la reproducción sea el botón predeterminado en todos los álbumes”, señalaron desde la plataforma de streaming.

Y aunque los encargados de la aplicación explicaron la opción aleatoria o “shuffle” para escuchar las pistas de forma desordenada seguirá disponible para los discos disponibles en su catálogo -sólo que ahora los oyentes deberán buscar esa alternativa y no será la opción por defecto-, la movida del servicio de música digital más utilizado en el planeta así como la solicitud de la cantante británica plantean un cambio de paradigma en una época en que escuchar canciones sueltas y armar listas al gusto personal parece ser la norma.

¿Qué opinan los artistas chilenos sobre esto? ¿Les juega a favor o en contra? ¿Les importa todavía el orden en que conciben un álbum y que este sea respetado por los oyentes? Aquí algunas opiniones.

Saiko-700x450-8665337.jpg

Denisse Malebrán (Saiko): “Creo que es un tema importante para nosotros, para los creadores, porque quizás nadie le había dado la importancia que defiende Adele, que es que cuando uno construye un disco hay una correlación, hay una idea del tipo obra, con una pieza primero y otra después. Y el cambio de ese orden, en este caso, sí altera el producto, no es matemática. Qué bien que a Adele le resulte porque es una artista de una importancia mundial, pero estoy completamente de acuerdo que sea una opción, que se opte por ella”.

“Yo no estoy en contra de lo otro (lo aleatorio), pero por un tema generacional hoy se escuchan canciones y no se escuchan discos. Yo pertenezco a una era en que lo que se escucha es una obra. Un disco de Radiohead, por ejemplo, o de Björk, o de Depeche Mode, ahí había una importancia en cómo estaban ubicadas las canciones.

Yo entiendo que para los cabros más jóvenes esto no es tema, porque ellos no escuchan los discos, escuchan canciones de artistas, entonces puede que no tenga mucha relevancia. Pero lo veo como una especie de directriz que le da un sentido artístico a cada proyecto, al igual que las presentaciones en vivo, donde hay un montaje y un motivo por el cual hay una canción primero y otra después. No es por nada, tiene un sentido, y me parece súper bonito que ella lo destaque cuando es solo música, porque quiere decir que para ella las canciones son suficientes para contarte una historia completa, con comienzo, desarrollo, clímax y final”.

Natisú: “Vi esa noticia ayer y mi primera impresión fue como ‘¡Bien, al fin!’ (ríe). Porque pienso en la gente escuchando mis discos en modo aleatorio y se me aprieta la guata un poco. No sé si pasará en todos los casos, pero al menos yo determino un orden que para mí tiene un sentido narrativo, y que al escucharlo en modo aleatorio se pierde. Incluso me he fijado, porque me ha pasado a mí también, que las personas lo tienen en modo aleatorio a veces sin darse cuenta. Me ha pasado con discos que me gustan y me doy cuenta porque son discos que conozco muy bien, pero me ha pasado con otros que no conozco tan bien y a la tercera vez me doy cuenta que está en otro orden y que tengo el botón aleatorio apretado.

“Pero también tengo listas de otras cosas y ahí me gusta escuchar en aleatorio, desde chica, desde que tenía Winamp. Finalmente, más que desactivarlo por completo, creo que se podría poner un aviso, tipo ‘te recomendamos escuchar este disco en su orden original’”.

Seo2: “Creo que la gente debería tener la opción de que cuando suba su disco, elegir si quiere que se presente como una obra completa o como canciones sueltas, porque los discos son así, a veces uno quiere que se escuchen de determinada manera pero no son más que un compilado de canciones que uno hizo durante una época. Entonces, creo que ambas opciones son válidas”.

“Igual es súper rico que alguien finalmente descubra a su manera, no todas las canciones le tienen que gustar. Hay un disco de Kendrick Lamar, el Damn, que está hecho para escucharlo de las dos formas. O sea el disco tiene un sentido si lo escuchas desde la 1 a la última, y al revés tiene otro sentido. Ahí él tendría que sacar dos discos en este caso (ríe)”.

seo 2 cenzi.

Manuel “Dunga” Caro (La Combo Tortuga): “Yo entiendo igual esto que pasa ahora, de la inmediatez, que las canciones que uno hace al final terminan siendo puros singles y eso ha hecho que la música sea mucho más desechable. Y si uno lo ve por ese lado, claro, es bueno rescatar esto (del orden) pero imponer algo también me hace ruido. Es bonito que tenga su romanticismo el que escuchen de la primera a la última canción. Pero es medio raro que te impongan algo”.

“Ahora, efectivamente, uno cuando crea un álbum no sube las canciones a una carpeta y que se queden como sea, uno se da el trabajo de darle un orden, el artista planeó eso para darte una sensación, un viaje. ¿Pero quién tiene tiempo?”.

Sónido Ácido: “A mí me gusta esto de que cuando uno crea un disco, generalmente tiene un concepto. Al menos la gente que hacía música en los 90 o en los primeros 2000 tenía ese romanticismo, de que cada disco tiene un concepto, de que la primera canción está ligada con la segunda. Algo que claramente hoy día no se valora. Y es un romanticismo, pero también creo que es una imposición súper potente para la gente que sea de esta forma. También confío en que cada uno lo hace de la mejor manera que le acomoda. En mi caso, feliz de que la gente escuche tu disco completo, pero si no, no importa, lo que importa es que suene, que se escuche”.

María José “Chini” Ayarza: “Creo que depende mucho del disco. Hay discos actuales que no son más que un conjunto de singles, pensados como una temporada de promociones, donde junto con los singles hay canciones de relleno. Por otro lado y en todos los géneros musicales existen discos conceptuales cuya dinámica interna esta bien pensada, y vale la pena escuchar. Al final creo que el capitalismo se manifiesta en todas las formas de expresión. En este caso, existe una cantidad de información tal, que no hay tiempo suficiente para internalizarla toda, ni tampoco para el sistema es necesario”.

“Por lo mismo Tik Tok con sus 15 segundos esta ganándole a Youtube. Porque lo que necesita el sistema es un volumen de personas que vea un contenido, y para eso mientras más corto sea el contenido, mejor. Es casi un ejercicio meditativo el buscar espacios con otras temporalidades en la actualidad, como escuchar varios discos uno después de otro o ver varias películas”.

“Siento, en lo personal, cómo he ido perdiendo esa capacidad de concentración en una única cosa, y eso tiene que ver también con la multipolaridad que ofrece la red. No hay un principio y final en la narrativa, como lo era con el impreso, y lo mismo sucede en Spotify con las listas versus la temporalidad con inicio y fin de los discos físicos. Esa es la hipertextualidad de la que tanto se habla”.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.