De paseo con Rosalía, el fiasco de Julian Casablancas y Franz Ferdinand perdidos en Avenida Matta: las mejores historias de Lollapalooza Chile según su creador

Rosalía 1

¿Cuál fue el momento más difícil del festival desde su debut en el país en 2011? ¿Cuáles fueron los principales errores de programación, los grandes aciertos, las sorpresas buenas y las malas? Sebastián de la Barra, productor del espectáculo, repasa una década de anécdotas e historias de backstage ad portas del regreso del evento este 18, 19 y 20 de marzo en el Parque Bicentenario de Cerrillos.



El momento más difícil del festival

Lo comentamos ayer con el equipo: sin duda que en 2018 se vivió un momento tenso para la producción cuando, a causa del formato back to back con Argentina, la carga de los Red Hot Chili Peppers y de otras bandas llegó tarde, y como hay muy pocas horas de margen para que la operación suceda, hubo que modificar algunos shows, hubo que hacer varios cambios, cambiamos de escenario a Tash Sultana, por ejemplo. En una mañana cambiamos consolas y un montón de equipos técnicos para satisfacer las necesidades de los artistas, en un par de horas. Pero también fue notable el apoyo de artistas como Chance the Rapper, que tuvo que sacar sus pantallas de fondo. Ese fue el momento más tenso, creo. Se jugó al límite y al final se logró sacar adelante todos los shows del festival.

El momento más feliz

Hay varias ediciones y varios conciertos que recordamos con mucho cariño. El de 2013, por ejemplo, que a los amantes del rock nunca se nos va a olvidar, porque fue el primer año de Pearl Jam en Lollapalooza. Poder verlos en el escenario con Josh Homme y Perry Farrell fue algo notable. Y ese mismo año pudimos ver a Maynard con A Perfect Circle y con Puscifer, a Mike Patton con Tomahawk. Fue como un compendio de grandes bandas de rock, un año muy potente en que el festival se empezó a consolidar y aumentó bastante la cantidad de público.

Otro momento emblemático que muchos recordamos con nostalgia hasta hoy es el único concierto de Soundgarden en Chile. Fue algo que con el tiempo uno aprende a valorar y apreciar más. Ese fue un gran año también (2014). También me gusta mucho Arcade Fire y ese fue un show muy emotivo.

Eminem también cumplió algo muy potente, porque son artistas que no podríamos ver en Chile sin Lollapalooza, porque cobran tan caro que se hace inviable traerlos a un concierto solo. Junto con el de Post Malone, son conciertos de hip hop que la gente va a recordar por un buen rato.

El primer Lollapalooza

Conmueve mucho el primer Lollapalooza, que tuvo un gran lineup. Como hablábamos con algunos amigos rockeros alguna vez, haber podido ver a Deftones y a Jane’s Addiction, por ejemplo, ese año, fue algo potente. Y para nosotros como producción fue importante que el New York Times haya nombrado a Santiago la ciudad a visitar número 1 en el mundo por Lollapalooza, fue un reconocimiento a la ciudad y a este festival que por primera vez se trasladaba fuera de Estados Unidos. Ese primer año, si bien esperábamos más gente, fue histórico porque fue el inicio de un gran festival en Chile, en Sudamérica y en el mundo.

LOLLAPALOOZA 2011

El show que te sorprendió (para bien)

Varios (ríe). Twenty One Pilots, por ejemplo, me sorprendió en sus dos visitas. Cuando eran más pequeños y tocaron más temprano, el público reaccionó con una euforia importante, y cuando volvieron como headliners, con esa apuesta sencilla dentro de todo, con solo dos músicos capaces de llenar el escenario, ratificaron por qué habían tenido ese público joven y tan efervescente en su primera visita. Yo esperaba que ambos conciertos tuvieran esa respuesta, pero es otra cosa verla en vivo y en directo.

Otro concierto potente, bien potente, fue el de Florence and the Machine en 2016. Fue emotivo y sorprendió para bien. También algunos de los escenarios más pequeños, como el de Caetano Veloso, que se mandó un recital muy íntimo que la gente recuerda con mucho cariño. O el de 31 Minutos, la primera vez, donde conversamos con ellos e hicimos posible su primer concierto en formato banda. Lo mismo Drefquila abriendo un escenario Lotus, lleno de gente, todos los jóvenes llegando temprano. Y Pablo Chill-E con Polimá Westcoast, por nombrar otros chilenos... es bien impresionante la reacción del público siempre.

Lollapalooza 2016 Parque O«Higgins, Santiago, Chile. VTR Stage Florence & The Machine (Gabriel Rossi/Getty Images/Lotus Producciones)

El show que te sorprendió (para mal)

Concuerdo con la prensa local y latinoamericana con The Voidz, (el otro grupo) de Julian Casablancas. Fue tristemente una decepción el nivel del show que pudimos ver.

Y claramente también fue fome cuando Liam Gallagher tocó un par de canciones y se bajó del escenario (2018). No fue óptimo, no era lo que esperábamos y obviamente provocó una decepción. Había una justificación médica detrás, pero igual uno se queda con las ganas de haber visto el concierto entero.

Liam Gallagher.

Un error de producción

Intuyo lo que estás pensando (ríe). Pero bueno, lo que pasó con Paloma Mami, que muchos piensan que debió haber tocado en un escenario más grande y que es cierto, lo que realmente pasó es que ya teníamos el lineup anunciado y estábamos con las bandas asignadas en todos los horarios. Y ya con todo cerrado, a último minuto, aparece una posibilidad con ella y sus mánagers de que haga una primera aparición en Lollapalooza. Y la verdad es que el único escenario que pudimos generar, inventarle un horario, fue ahí.

Sin duda que después de eso le hemos ofrecido volver a Lollapalooza en un escenario principal. Ojalá que lo logremos pronto y que pueda ser parte del festival en un escenario y un horario que se merece.

Por otro lado, está también lo del primer año, cuando claramente estábamos experimentado pasó esto con los show de Devendra (Banhart), de Cat Power en la Cúpula. Ahí claramente subestimamos... estábamos aprendiendo. Sin duda que después cambiamos y nunca más usamos ese escenario con ese nivel de bandas.

Lollapalooza-2019-seg-6544727.jpg
30 DE MARZO DE 2019/SANTIAGO Paloma Mami, durante la segunda jornada del Lollapalooza 2019, realizado en el Parque O'Higgins. FOTO: MATIAS DELACROIX/LOLLAPALOOZACL VIA AGENCIAUNO

Un gran acierto de programación

En general, una de las gracias que tiene el Lolla y todos estos grandes festivales, es que estamos trayendo la vanguardia del momento, lo que está explotando en determinado minuto. Así fue como llegó Skrillex (2012) con un show que fue una revelación, con un arena repleto. O Rosalía (2019), que no era una sorpresa, ya era famosa y la veníamos siguiendo, pero no era lo que es hoy.

También Lorde, que estaba partiendo cuando vino en 2014. Son esos artistas que cierras por un presupuesto chiquitito en un horario más temprano y después, cuando están ad portas de llegar, se ganan todos los Grammy y crecen mucho, muy rápido, a otro nivel.

ct-lollapalooza-2017-photos-20170802

Un chileno o chilena para destacar

Afortunadamente, muchos. Te podría nombrar una larga lista de grandes aliados que han tocado una o varias veces en Lollapalooza. La Fran Valenzuela, por ejemplo, que se ha presentado temprano, o en la tarde cerrando escenarios medianos; Bitman, DJ Raff, Joe Vasconcellos, los Chancho en Piedra, Lucybell... muchos amigos que nos llevamos bien y que han tenido una buena experiencia en el festival.

Lollapalooza Chile 2019

La baja más sensible

La gran banda que está pendiente para Lollapalooza y que ojalá, algún día, podamos devolverle la mano a los fans históricos del primer año del festival, son los Yeah Yeah Yeahs, ese es el gran grupo pendiente. Siento que podría llegar a devolver esa deuda pendiente que tenemos con el público alguna vez.

Música de licuadoras: Skrillex puso la fiesta en Lollapalooza Chile 2012

Premio a la buena onda

Son varios también. De los internacionales, Pearl Jam ya son amigos de la casa, hemos trabajado varias veces con ellos, para el festival y para sus shows solos, hemos conocido a sus mánagers y a los músicos y la verdad es que son tremendas personas, gran banda para trabajar.

Los Queens of the Stone Age también son grandes amigos. Me acuerdo una vez el batero, (Jon) Theodor, que es todo un personaje, fue a surfear a Punta de Lobos con un integrante de la producción.

A Rosalía la llevé yo mismo en un carrito de golf a ver a A.Chal, el músico peruano, que tocaba en Aldea Verde ese día y que ella su amigo. Le hice un recorrido por el festival cuando no era tan famosa todavía, súper humana, cercana. Juanes, tremendo ser humano, un amigo también. Con él y con Rosalía estuvimos compartiendo unas copitas de vino en el backstage, hablando de música, de la vida.

Skrillex también, un pana. El segundo año tocó en esta fiesta de cierre del festival, cuando el Lolla era más chiquitito. Se mandó una fiesta privada en el vip alucinante, igual que Diplo años más tarde. Los dos son grandes tipos, súper piola.

¿Y quién más? Franz Ferdinand me acuerdo que después de una de esas fiestas andaban deambulando en las calles del sector de Avenida Matta, por ahí alguien los encontró y los llevó para el hotel. Ese es un ítem aparte: músicos perdidos en los alrededores del festival, haciendo dedo (ríe).

Rosalía 3

Sigue leyendo nuestro especial Camino a Lollapalooza 2022:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


El animal habría nadado más de 160 kilómetros alejándose de su hábitat en el mar Ártico. Por el momento, las autoridades estudian si deberían devolverla al mar o mantenerla en un tanque de agua hasta que se recupere.