El paso adelante de la jueza

María Belén Carvajal hará historia por ser la primera árbitra central en un partido de la Segunda División Profesional de nuestro país. En los planteles de Independiente (Cauquenes) y Colchagua sorprendió la noticia, pero dicen que es “una buena iniciativa de la ANFP”.


El fútbol profesional chileno vivirá una jornada especial este domingo. Por primera vez, una mujer será la encargada de impartir justicia en el partido válido por la Segunda División Profesional entre Independiente de Cauquenes y Deportes Colchagua. La indicada será María Belén Carvajal (35), la jueza que ya fue designada para dirigir en la Copa del Mundo de Francia 2019. La oriunda de San Felipe, que se ha curtido en el fútbol femenino adulto, además de los torneos masculinos Sub 17 y Sub 19, define como “un hito” esta oportunidad. “Agradezco la difusión e interés, pero ahora me encuentro concentrada y focalizada en el partido del domingo”, señala Carvajal, quien, por ahora, no tiene autorización de la Comisión de Árbitros Profesional de Chile para referirse a su expectante situación.

El fútbol chileno está algunos escalones por detrás en cuanto a participación femenina en las competiciones de varones, sobre todo si se lo compara con otras experiencias en Sudamérica. Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia y Perú ya le han dado protagonismo a árbitras en sus ligas masculinas, siguiendo la estela de lo que se inició en Europa.

Paso al frente para ellas
Los clubes involucrados en el encuentro de este domingo recibieron con sorpresa la noticia, aunque entienden que puede significar un paso al frente para que las mujeres ganen protagonismo en el medio futbolístico. De hecho, no es la primera vez que en la Segunda División hay una mujer integrando un cuerpo arbitral y tanto Independiente como Colchagua ya vivieron esa experiencia. La jueza de línea Loreto Toloza, quien también estará presente en Francia 2019, fue pionera en ese sentido, llegando a dirigir en la tercera categoría más importante del fútbol chileno masculino.

“Nos había dirigido una mujer antes algunos partidos como guardalíneas, pero ahora tiene más responsabilidad por ser árbitro central. Es bueno que las mujeres tengan esta posibilidad, porque se insertan más en el fútbol masculino, en el fútbol profesional. Es una buena oportunidad para ellas”, sostiene el defensa del cuadro de San Fernando, Sergio Catalán.

En el plantel de Cauquenes también fue conversado el asunto por ser algo distinto, pero nadie lo miró como algo extraño o para mal, según explicó el arquero Gustavo Fuentealba. “Es una nueva experiencia para todos. Con el tema de la igualdad de género, que ha tomado impulso en el último tiempo en la sociedad, esto también toma fuerza, pero siento que es una buena iniciativa de la ANFP”, dice el meta.

El trato con el árbitro a nivel masculino suele ser fuerte, de mucho diálogo y confrontación por la manera de manejar los partidos o por un cobro polémico. El técnico de Independiente de Cauquenes, Felipe Cornejo, señala que influirá mucho la forma en que Carvajal conduzca el juego. “Lo comenté con los muchachos, genera otro tipo de relación con quien dirige el partido. Sabemos que la comunicación con el árbitro suele ser fuerte, dependiendo de cómo se esté dando el partido. Al ser una mujer, me imagino que la reacción de ellos será distinta. Debería ser todo más tranquilo, con un respeto mayor”, sostiene.

A su vez, Cornejo espera que esta iniciativa se prolongue en el tiempo, siempre y cuando sea porque ellas demuestren sus capacidades y no solo por cuotas de género. “Habla bien de lo que se está haciendo con el arbitraje en Chile. Ojalá se prolongue en el tiempo. Que no sea solo por incluir mujeres, sino porque tengan las capacidades de llevar la carga de un partido. Que tengan un carácter fuerte, para manejar situaciones y que no se sientan cohibidas. Si es así, bienvenidas”, matiza.

El entrenador de Deportes Colchagua, Elvis Aliaga, ya vivió la experiencia en el fútbol joven, por lo que puede trazar cierto paralelismo en comparación al fútbol profesional: “Me tocó en etapas formativas y fue bueno, pero diferente, porque obviamente los protagonistas son niños y ellos se comportan. En el caso de los adultos hay una presión mayor, ya que hay más cosas en juego, en especial en lo económico para los jugadores, que pueden estar disputándose un ascenso. Arriba hay cámaras, hinchas y otros temas de por medio”.

Seguir leyendo