Sebastián Sáez: “En Calera hay mucha garra y buen fútbol”

Foto: Dedvi Missene

El Sacha recibe en el pasto sintético del Nicolás Chahuán a la UC, el equipo donde jugó el último año y medio. Frente a frente, el primero y el segundo de la tabla. La hora del desquite.


Sebastián Sáez (35) vive un buen momento en La Calera, segundo en el torneo y vivo en la Sudamericana tras eliminar a Fluminense.

¿Cuál es el secreto de La Calera para estar arriba, para seguir ahí?

Se están haciendo las cosas muy bien. Hay un buen armado de equipo y una buena infraestructura.

¿Tanto como para noquear al Flu?

Nos convencimos nosotros mismos de que podíamos pasar la llave. También fue clave la lectura del cuerpo técnico. En Calera hay mucha garra y, se está demostrando, buen fútbol.

¿La vuelta en casa es ventaja?

Más que eso, nuestra ventaja es jugar en césped sintético. A los rivales les incomoda este tipo de canchas. Aunque también hay mérito en cómo planteamos los partidos.

¿Le costó adaptarse a usted?

Sí. Sobre todo al principio. Tuve dolores que son parte del acostumbramiento a la cancha. Ya mejor.

¿Se ven candidatos?

No. Estamos muy lejos todavía. Estamos ilusionados, pero no nos creemos candidatos. Queremos pelear en todo lo que podamos. Tenemos un grupo muy ambicioso y competitivo. Aunque somos conscientes de que somos un plantel reducido. Nos va a costar cuando se lesione un compañero. Por ahí pelear en tres frentes es difícil, pero vamos a intentarlo.

Al fin logró marcar su primer gol.

La verdad es que lo venía buscando desde hace tiempo y se me venía negando. Quería convertir, pero o no se me daban las ocasiones o yo fallaba. Mi gol sirvió para un triunfo. Pero sin goles, estaba colaborando desde otras facetas para el equipo.

Y llega la UC, su antigua casa.

Después de un año y medio, le agarré un cariño especial a la UC. Los jugadores somos así. Cuando pasamos por un club nos encariñamos con los momentos vividos.

¿No le molestó tener que irse?

No. Se me terminaba el contrato y no hubo renovación. Yo cumplí, hice lo que pude durante ese año y medio y quedé contento.

¿Pero no esperaba una renovación?

Uno siempre pelea por eso. O por irse a un club mejor. Acá se dio que se terminó el contrato y por diferentes circunstancias no se siguió. Pero no estoy molesto. Para nada. Al contrario, estoy agradecido.

Usted que jugó ahí. ¿Sabrá por dónde se le puede hacer daño?

Puede ser, pero no lo puedo decir.

¿Cuáles son las falencias de la UC?

Todos los equipos tienen falencias. Hay que tratar de buscarlas y de hacer daño. Vamos por los tres puntos.

Con Andrés Vilches te tocó pelear el puesto en Católica y ahora en Calera. ¿Cómo es esa competencia?

Siempre sana. Hemos compartido harto. El último partido nos tocó jugar juntos y nos fue bien. Las competencias potencian a los equipos, sobre todo cuando es internamente. Nunca me pasó eso de tener una competencia desleal.

¿Sigue viendo muy distinto el fútbol chileno del argentino?

Sí. En Argentina hay más intensidad, dinámica y fricción. Acá se intenta salir jugando más. A mí me gusta más el fútbol chileno, porque se intenta jugar mucho.

¿Se retira en Chile o en Argentina?

Seguramente va a ser en Argentina. Esa siempre fue mi idea. En Tiro Federal, donde me formé.

¿Le empieza a pesar la parte física con 35 años?

No. Para nada. Yo creo que a los 35 años estoy mejor que cuando era joven.

¿Por qué no ha llegado a Europa?

No me lo tomo como una deuda. Con el camino que hice estoy contento. Quizás en algún momento pude haber dado un poco más, pero no me reprocho nada.

¿Fue raro jugar en Arabia?

Sí. Fue diferente a nivel futbolístico y a nivel cultural. Allí aprendí un montón de cosas y me gustó esa experiencia de cinco años. Le agradezco al fútbol esa oportunidad.

¿Se puede jugar entre violentos?

Sí. El fútbol no le hace daño a nadie. Estoy de acuerdo con lo que pide la gente, pero el fútbol también tiene un círculo de trabajo.

¿Hay fallas en las medidas de seguridad de los estadios?

No me corresponde opinar de eso. Seguramente se hace lo posible por mejorar las condiciones.

¿No le dan ganas de arrancarse?

No. Nunca se me pasó por la cabeza irme. Tengo fe en que esto se va a solucionar y que la gente va a lograr lo que está pidiendo.


Comenta