En la salud y la enfermedad: El matrimonio en Chillán que dejó en cuarentena a seis autoridades regionales

matrimonio

Una asistente que había estado en contacto con un contagiado con Coronavirus acudió al evento que se realizó el sábado. El resultado: cuatro seremis, un gobernador y un diputado terminaron en cuarentena.


A las 17.30 horas del sábado 14 de marzo, y hasta la madrugada del 15, se celebró en el centro de eventos Monteleón, en la entrada de la comuna de San Nicolás, a 14 kilómetros de Chillán, en la Región de Ñuble, el matrimonio entre el exseremi de Deportes, Rodrigo Ramírez (31), y la profesora Paula San Martín (30). Acudieron cerca de 150 personas invitadas al evento, entre estas, varias autoridades de gobierno y regionales que celebraron tranquilamente. El problema: dos días después, una de las asistentes fue diagnosticada con Covid-19.

Ese día, Chile aún estaba en “Fase 3” de propagación del virus, con lo que se recomendaba no reunirse en lugares con más de 500 personas. No había prohibición de celebrar la fiesta, pero durante la comida -según cuenta uno de los invitados- se corría la voz de que una de las asistentes debía estar en cuarentena. Esto, debido a que habría estado en contacto con una de las 21 personas contagiadas en un gimnasio de Chillán. Otros invitados, sin embargo, señalan que no escucharon el rumor.

El resultado: cuatro días después del matrimonio, todos los asistentes a la fiesta están con orden de hacer cuarentena, entre ellos seis autoridades de la región del Ñuble. Se trata de Carlos Urrestarazu, seremi de Vivienda; Jacqueline Guíñez, seremi de Justicia; Javiera Muñoz, seremi de Deportes y Cristóbal Jardúa, seremi de Obras Públicas; además del gobernador de Punilla, Cristóbal Martínez, y el diputado Gustavo Sanhueza. A ellos se suma el exseremi de Educación de la región, Felipe Rössler.

La cadena de hechos

¿Cómo se sucedieron las cosas? El domingo después del matrimonio, la invitada fue contactada por la persona contagiada en el gimnasio, quien le contó que el sábado en la noche había presentado síntomas, por lo que fue a realizarse el test. Había dado positivo.

Ella, sospechando estar contagiada pese a no tener síntomas, el lunes en la mañana se sometió a la prueba para comprobar si tenía el virus. Antes de recibir los resultados se comunicó con los novios, Rodrigo y Paula, para advertirles de lo ocurrido. El martes a primera hora recibió los resultados y se enteró que estaba infectada con Covid-19. Esta situación fue informada a la seremi de Salud de Ñuble, Marta Bravo, y a los recién casados. De inmediato comenzaron a contactar, entre los anfitriones y la Seremi, a los invitados para notificar que debían permanecer en una cuarentena preventiva los próximos 14 días.

“A nosotros nos avisó que se tuvo que hacer el examen, estuvimos todo el día lunes a la espera de qué había ocurrido y nos da la confirmación el martes a primera hora que el examen había salido positivo pero asintomático”, cuenta el novio Rodrigo Ramírez, que está bien de salud, a La Tercera PM. Por ello, debió suspender su luna de miel. “Llamamos a cada uno de los invitados para informar la situación y después se le envió un listado con todos los teléfonos a la seremi y ellos se encargaron de notificar la cuarentena a cada uno para que nadie tenga problemas en realizarla”, agrega.

“Están todos los invitados siendo monitoreados por la seremi de Salud y quienes sientan algún síntoma, que hasta la fecha ninguno ha presentado, se informa y le van a hacer los exámenes a la casa para que nadie salga de su hogar”, relata.

Uno de los invitados que en estos momentos cumple con su cuarentena es el diputado UDI Gustavo Sanhueza, quien fue avisado el martes mientras cumplía con sus labores en el Congreso. “En ese minuto bajé inmediatamente al policlínico de la Cámara donde me dan la instrucción que debo hacer cuarentena preventiva por 14 días por lo que decidí retirarme de inmediato y retornar a Chillán”, cuenta a La Tercera PM.

“Tenemos que asumir la cuota de responsabilidad que nos corresponde y cooperar con el sistema en la medida que eventualmente pudiésemos estar contagiados habremos evitado contagiar a más personas. Y si no, va a ser una anécdota del matrimonio haber tenido que estar en cuarentena preventiva”, dice Sanhueza.

Otra autoridad hoy recluida en su casa, el seremi de Vivienda, Carlos Urrestarazu, agrega. “Hemos actuado de acuerdo a los protocolos, hemos estado en contacto con el novio, es nuestro amigo, pero también por tener una cercanía de trabajo con la Seremi de Salud. Tenemos que acatar estas medidas precautorias que son estar previniendo y no estar en contacto con personas. Independiente de que no tengamos síntomas es lo que corresponde hacer en este momento".

Alcalde de Chillán: “Lo ideal sería que se cerrara la ciudad”

Ayer, 17 de marzo, el alcalde de Chillán, Sergio Zarzar, pidió al presidente Sebastián Piñera declarar Estado de Emergencia en la ciudad. “Necesitamos el apoyo porque Chillán es la segunda comuna con más casos en Chile, por eso ha habido una preocupación, hay ya algunos servicios públicos entre ellos la Municipalidad que desde el lunes no está atendiendo, solo los casos de emergencia y urgencia”, decía nuevamente hoy a las 10 de la mañana en conversaciones con La Tercera PM.

Solo minutos después de las declaraciones del alcalde, el Presidente, en cadena nacional, anunció el Estado de Catástrofe a nivel nacional. Están en evaluación aún las medidas que se adoptarán y por lo tanto en Chillán aún no se define qué pasará en este sentido. “Para nosotros dada la situación, lo ideal sería que estuviera cerrada (la ciudad)”, comenta Zarzar. “Pero lo que es importante es tener más apoyo del Minsal, que se aplique un plan para revertir la propagación y que se analice la cantidad de camas clínicas”, agrega.

Hasta ayer, se rastreaba la propagación del virus en la región del Ñuble a partir de una misma persona, que viajó de Perú a Chillán y llegado, a la ciudad, asistió a un gimnasio. Compartió máquinas con otros clientes y después de unos días, 23 personas dieron positivo al virus.

En total a la fecha, al menos trescientas son las personas que se encuentran en cuarentena preventiva en el Ñuble. Según una declaración pública enviada hoy desde la Intendencia de esa región, de ellas, 150 personas corresponden a los asistentes al matrimonio del día sábado y otros 155 corresponden a otros que tuvieron contacto “en diferentes lugares y situaciones con personas confirmadas positivo con coronavirus o bien por ser contacto de contacto, pero no tiene relación alguna al matrimonio en cuestión”.

Comenta