"Gestos, ruidos o comentarios lascivos": Qué es acoso sexual, según el nuevo protocolo del Senado

Senado

11 de abril del 2017/VALAPARAISO Pies de un Senador en el hemiciclo, durante la sesion en el senado en el Congreso Nacional de Valparaiso. FOTO:PABLO OVALLE ISASMENDI / AGENCIAUNO

El nuevo reglamento abre la posibilidad de denuncia incluso para quienes visitan la Cámara Alta y protege también a los funcionarios a honorarios que no estaban considerados. A los parlamentarios los manda a la cuestionada Comisión de Ética.


El 12 de diciembre, el secretario general del Senado, Mario Labbé, recibió un oficio del jefe del departamento de Personal, Carlos Becerra, en que le informa la aprobación del nuevo Protocolo de Procedimiento para la prevención, investigación y sanción del acoso sexual.

El nuevo protocolo lo aprobó el 29 de noviembre una comisión especial de funcionarios que se creó tras la solicitud de revisión del sistema de denuncias de acoso que hizo en mayo el presidente del Senado, Carlos Montes.

¿Qué varía? El protocolo anterior, suscrito en el Reglamento de Higiene de la Corporación, estaba orientado a los funcionarios. Ahora se amplia a funcionarios con cualquier tipo de contrato, al personal externo e incluso a lo visitantes del Congreso.

"La normativa se aplicará a todos los funcionarios, trabajadores y personas que presten servicios a la Corporación, cualquiera sea su calidad jurídica o forma de contratación. El mismo procedimiento se aplicará cuando la persona denunciante sea una visita o usuario de servicios del Senado, o sea prestador de servicios a la Corporación de manera directa o a través de empresas contratistas", dice el documento al que tuvo acceso La Tercera PM.

El texto añade que: "Asimismo, se aplicará a aquellos comportamientos de connotación sexual que tengan lugar tanto en las dependencias de la Corporación como fuera de ellas".

Parlamentarios a la comisión de Ética

El nuevo protocolo anti acoso del Senado también establece que "en el caso que el denunciado sea un parlamentario, la investigación estará a cargo del Secretario de la Comisión de Ética, quien, concluida la investigación, remitirá los antecedentes a dicha comisión para que en su mérito resuelva sobre la misma, debiendo respetar los deberes y las medidas cautelares consagradas en este protocolo".

Cabe consignar que diversas instancias protransparencia y el Consejo de Resolución y Asignaciones parlamentarias han criticado la forma en que operan las Comisiones de Ética de ambas Cámaras, por tener la doble condición de juez y parte de sus integrantes.

El nuevo protocolo detalla que "se entiende por acoso sexual toda acción realizada  en forma indebida, por cualquier medio, que consista en requerimientos, manifestaciones o insinuaciones de carácter sexual, no consentidos por quien los recibe y que amenacen o perjudiquen su situación laboral o sus oportunidades en el empleo".

Y luego entrega nueve ejemplos de conductas impropias: "Amenazas de represalias por no acceder a requerimientos de connotación sexual; forzar la participación en conversaciones de contenido sexual; requerir información sobre actividades de índole sexual; exhibición de pornografía; presiones explícitas para tener contactos íntimos; acercamientos o contactos físicos innecesarios y deliberados de connotación sexual; presiones para aceptar obsequios o invitaciones

reiteradas a salir; llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes, cartas o cualquier otra comunicación con explícitas connotaciones sexuales y gestos, ruidos o comentarios lascivos".

Comenta