Tercera PM
Presenta:

Vino el Espíritu Santo y hablaron en lenguas: la explicación del colegio donde se desmayaron los alumnos

Foto: Facebook del establecimiento.

Las autoridades del establecimiento Jahve Nisi, del Biobío, aseguraron en comunicados de prensa, entrevistas y circulares a su comunidad educativa, que lo que le ocurrió este lunes a una decena de estudiantes, en pleno recreo, fue una manifestación espiritual. La Seremi de Educación anunció que investigará el incidente.


Una situación poco común se dio este lunes en el Colegio Jahve Nisi, de la comuna de Santa Juana, en la Región del Biobío. Atípica no por la situación, sino por la explicación que las autoridades del establecimiento dieron sobre lo ocurrido: durante el primer recreo de la mañana, un grupo de alumnos, aparentemente cerca de diez, se habría desmayado, lo que el colegio atribuyó a una experiencia de tipo “espiritual”. No fue carencia de desayuno, ni deshidratación, ni calor, exceso de actividad física. Nada. Lo que ocurrió, según el colegio, fue producto de una manifestación del “Espíritu Santo”.

El colegio, que es particular subvencionado, por lo que recibe fondos públicos, es de confesión evangélica. Su sostenedora, Natalie Fernández, habló con el canal de TV local Amigos Penquistas y relató allí el fenómeno religioso que habría sucedido: “En el primer recreo, un grupo de alumnos de la Iglesia Evangélica Pentecostal se agruparon y se manifestó el Espíritu Santo en ellos”, dijo. Y el comportamiento habría sido, según sus propias palabras, de “movimientos estereotipados y palabras en lenguas extrañas”, tras lo cual se habrían desmayado.

Para que el lector entienda más claramente, estamos hablando de un grupo de niños que en medio del recreo, aparentemente luego de una oración grupal, comenzaron a emitir sonidos extraños, es decir, no frases usuales en español, a evidenciar movimientos temblorosos y, finalmente, a caer al piso.

“Es una actividad inusual en el ser humano. Es usual que se desmayen, pero no pierden la conciencia ni tienen daños físicos, no hay agresiones”, dijo Fernández, quien descarta que esto haya sido propiciado por el colegio o que se hayan usado drogas. “Estas situaciones se dan con regularidad en las iglesias evangélicas, por lo que no hay miedo ni temor, todo lo contrario, para nosotros es un verdadero milagro y alegría experimentar estas cosas con nuestros alumnos”, aseguró.

El hecho generó tal impacto en la comunidad. El colegio citó el lunes a los apoderados a una reunión de emergencia y luego emitió un comunicado, en el cual decía que esto fue “una bendición”, que se permitió a los apoderados ir a ver a sus hijos, que no hubo alumnos dañados y que están trabajando en un protocolo para futuras “apariciones milagrosas”.

En el comunicado del colegio también se explicó que “acudimos a atender la situación, acompañando a los alumnos, y solicitamos la orientación del pastor de la iglesia evangélica pentecostal, que vino al colegio y le habló a los jóvenes a través de la palabra del Señor”.

En el escrito no se menciona nada de médicos, enfermerías ni chequeos en algún establecimiento de salud.

Seremi de Educación “en shock”

Esta manifestación divina también dejó perplejas a las autoridades. El seremi de Educación de Biobío, Fernando Peña, afirmó que “no hemos recibido ningún tipo de denuncia, de apoderados ni de miembros la comunidad”, pero indicó que la Superintendencia de Educación realizará una investigación por oficio para verificar si se están cumpliendo las normas internas.

“El colegio es confesional y las familias adscriben a éste y profesan una religión en la cual estas circunstancias son parte de su fe”, agregó Peña, quien, sin embargo, dijo que “es primera vez que sé de hechos de esta naturaleza”.

En tanto, en el mundo evangélico, aseguraron  que estas manifestaciones pueden ser posibles. El obispo evangélico Emiliano Soto explicó que “dentro de la realidad del movimiento pentecostal, hay una situación que ocurre y que se llaman manifestaciones espirituales, que van desde el llorar, cantar de una manera más fuerte que lo normal hasta caídas y hablar en lenguas, la llamada glosolalia, en la cual las personas hablan lenguas espirituales; y eso ocurre normalmente cuando hay manifestaciones o derramamientos del Espíritu Santo sobre una congregación, una Iglesia, que se hacen siempre dentro del orden bíblico”.

Agregó que “puede que también hayan llegado a un colegio un par de niños de la misma Iglesia, evangélicos, y se haya producido una cosa extraordinaria o diferente”.

Vea el video aquí.

 

 

Seguir leyendo