Misión canadiense dice que violaciones a derechos humanos "continúan" y advierte de "represión sistemática y masiva"

Manifestación pacifica en Manquehue

"Los datos y testimonios que hemos recogido indican que si bien las declaraciones oficiales minimizan la gravedad de la situación, el estado crítico de ésta se mantiene y se agrava por el efecto acumulativo", señalan en reporte preliminar.


La Misión Canadiense de Observación de Derechos Humanos que arribó al país el 18 de enero emitió un informe preliminar de su trabajo, advirtiendo de una "represión sistemática y masiva" en el país, tras el estallido social de octubre de 2019.

Diputados de los parlamentos de Quebec y de Canadá, representantes sindicales y de la sociedad civil e investigadores, se desplegaron en las ciudades de Santiago, Antofagasta y Valparaíso con la finalidad de actualizar y complementar los datos de las misiones que ya despacharon sus informes sobre la situación en Chile.

"Después de tres meses desde el inicio del estallido social y a pesar de las recomendaciones de las misiones internacionales y de las organizaciones sociales nacionales, las violaciones a los derechos humanos y la represión continúan en un contexto de intimidación de la población y de criminalización de la protesta social", señalan en su primer reporte oficial dado a conocer este lunes.

La misión agrega que "los datos y testimonios que hemos recogido indican que si bien las declaraciones oficiales minimizan la gravedad de la situación, el estado crítico de ésta se mantiene y se agrava por el efecto acumulativo y aun no se concretizan avances en materia de respeto de los derechos humanos en las prácticas de las fuerzas policiales".

Además la misión canadiense sostiene que en sus entrevistas se acusa "una represión sistemática y masiva".

"El nivel de sistematicidad es difícil de evaluar de manera precisa, pero los datos y testimonios recopilados indican la presencia de prácticas represivas recurrentes y similares de un lugar a otro, que manifiestan un patrón común. Más allá de los casos más visibilizados, la sistematicidad se revela igualmente en la multiplicación de violaciones a derechos humanos de menor connotación, que van instalando gradualmente una lógica anti-democrática", aseguran.

Comenta