Brasil fue muy grande para Chile

brasil

La Roja cae 3-0 y hoy disputará el tercer puesto. Subir al podio, después de años, sería el mayor triunfo para una generación destacada. En tanto, Venezuela dio el gran golpe al vencer 3-2 a Argentina, que sólo irá por el bronce.




Antes del inicio del Sudamericano de Vóleibol en suelo nacional, el cuerpo técnico de la selección chilena sostuvo que el objetivo era volver a subir al podio en el certamen. Y luego de la derrota por 1-3 ante Argentina en el Grupo B, se asomó el rival más temible en el camino de Chile: el equipo de Brasil, campeón olímpico en Río 2016. Y a pesar de momentos de reñida lucha en el primer set, Chile perdió 0-3 ante los verdeamarillos, por parciales de 20-25, 12-25 y 14-25 y deberá buscar hoy el tercer lugar del podio.

En un partido donde Brasil llegaba con todo el favoritismo, a pesar de su nuevo proceso tras la salida del multicampeón entrenador Bernardinho, Chile ofreció una dura resistencia en gran parte del primer set, cuando llegó a vencer 17-16 y 18-17 tras varios empates. Sin embargo, desde la 20ª unidad los brasileños retomaron el control de las acciones y vencieron 25-20.

En el segundo parcial, Chile fue dominado por los campeones olímpicos, una de las potencias mundiales de la disciplina. Capitaneado por Bruno Rezende, el rival de Chile siguió el ritmo intenso del primer período mientras que los esforzados nacionales no lograron mantener el pique inicial. Tras el dominio, Brasil venció por un amplio 25-12.

Durante el primer parcial, el DT adversario Renán dal Zotto y su equipo técnico se veían inquietos. En el tercer parcial, ya no. El entrenador de los chilenos, el argentino Daniel Nejamkin orientó a sus dirigidos sin sobresaltos en el partido, sabiendo lo difícil que era oponer resistencia. Y pese a algunos chispazos de la joven selección chilena, los espigados contrincantes ganaron 25-14.

"Jugamos bien en el punto a punto del primer set, y lo perdimos por errores puntuales. Pero después Brasil mostró todo su poderío y se vio la diferencia entre los campeones olímpicos y un equipo que jugó el lunes su primer partido internacional", sostuvo el adiestrador nacional después de un partido que dio una buena impresión a los rivales Rezende y Lucarelli, quienes destacaron que la escuadra nacional "tiene mucho margen para crecer y potencial para pelear más después de unos tres años".

Para Dusan Bonacic, el capitán nacional, quedó la enseñanza tras un duelo de esta magnitud y la noción de que tienen una meta a seguir hoy, en la disputa por el último puesto del podio. "Fue importante para nosotros jugar este partido, y ahora sacaremos a limpio lo que podamos para buscar nuestra meta, que es el tercer lugar".

Además, también permanece la esperanza de clasificar al Mundial de Italia y Bulgaria del próximo año, a través del clasificatorio que se disputará desde el 29 de agosto hasta el 3 de septiembre en Salta y Jujuy, en Argentina.

El golpe venezolano

En el partido de fondo en el CEO2, en tanto, los venezolanos dieron el mayor batacazo del campeonato, al superar a los argentinos (actuales campeones panamericanos) por 3-2, con parciales de 26-24, 15-25, 24-26, 26-24 y 15-13. Con esto, los Vinotinto alcanzaron por primera vez una final en el vóleibol adulto subcontinental y eso que hace dos semanas habían perdido por 0-3 ante los transandinos en el Panamericano.

Ahora enfrentan un escenario parecido, porque en el marco del Grupo A del Sudamericano cayeron por un contundente 0-3 ante Brasil. "Ellos están a otro nivel respecto del resto del continente", dijo el jugador Fernando González, "pero iremos con la máxima ilusión a luchar ante un rival extraordinario".

El partido por el tercer lugar, entre Chile y Argentina, comenzará a disputarse a las 18.30 en el CEO2, de avenida Grecia con Ramón Cruz, mientras que Brasil y la sorprendente Venezuela se medirán por el oro a partir de las 20.30.

venezuela

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

La startup hizo pública su intención de revivir al ave conocida como Dodo, que desapareció en el siglo XVI.