Pablo Echeverría: "El mayor dolor de cabeza es cuando nos equivocamos en el socio para invertir"

Pablo Echeverría

Manejar más de US$ 7 mil millones en activos financieros le da a Moneda Asset un poder significativo, pero también una exposición -a veces no deseada- cuando se enfrascan en batallas por la defensa de sus inversiones. Esta semana serán protagonistas del mercado financiero, cuando su seminario congregue a la elite del mundo de los negocios. Pese a los preparativos de último minuto, sus socios se dan tiempo para hablar de su historia, sus conflictos y del futuro de la firma.




Rehúyen de la exposición pública, les gusta mantener un bajo perfil. Sin embargo, la performance de sus inversiones, así como la dura defensa de éstas en bullados y mediáticos casos, como chispas y cascadas, los ha llevado, sin buscarlo, a ocupar varias portadas de diarios y revistas.

En su casi cuarto de siglo, Moneda Asset Management, la boutique que creó Pablo Echeverría junto a Sergio Undurraga y Antonio Cruz en 1993, ya no es la misma. No solo porque salieron dos de los tres socios originales, sino también porque han incrementado su presencia en la industria de fondos hasta convertirse en la mayor administradora local, con activos por sobre los US$ 7.000 millones, muy lejos de los US$ 30 millones con que partió el fondo Pionero hace 24 años.

Este mismo tamaño les juega en contra a la hora de la exposición, ya que Moneda es uno de los accionistas minoritarios más activos en el mundo de los negocios, lo cual les ha significado estar presentes en varias batallas épicas y tener encontrones con varios "poderosos".

Hoy, los tres socios mayoritarios de Moneda (60%), Pablo Echeverría, Fernando Tisné y Juan Luis Rivera, lideran un grupo de 150 personas, de 12 nacionalidades y donde han ido dando cabida a la incorporación de nuevos socios, 10 en total. Ahora también quieren consolidar una presencia más activa en Argentina, donde ya tramitan la apertura de una oficina.

Esta es la historia de Moneda, de sus batallas y de sus apuestas y planes a futuro.

El inicio de todo

Moneda Asset partió sus operaciones en 1993, cuando Sergio Undurraga, Antonio Cruz y Pablo Echeverría, junto a International Finance Corporation (IFC, del Banco Mundial), crearon una boutique de gestión de activos con foco en Latinoamérica.

En 1994 ocurrió el primer hito importante que marcaría la ruta de Moneda Asset. Con el apoyo del IFC y los fondos de pensiones lanzaron Pionero, que se convirtió en el buque insignia del grupo. Pablo Echeverría comenta que fue algo inédito en ese momento, ya que "era el primer fondo chileno que invertía en small y mid caps".

Pero ese fue el punto de partida de varios acontecimientos. En 2000 lanzaron el fondo Moneda Deuda Latinoamericana, lo que "marcó el inicio de la internacionalización de Moneda y que hasta hoy es de los fondos más grandes y más rentables del mundo en su categoría", comenta Echeverría. Y no exagera, el fondo gestionado por Fernando Tisné se ha hecho notar, no por nada en 2013 Bloomberg lo destacó como 'el zar de los bonos en el mercado emergente', destronando en ese momento a Bill Gross, probablemente el mayor gurú de las finanzas internacionales, cofundador de Pimco, uno de los mayores fondos de inversión del mundo. En los últimos 12 meses ha rentado 23,5% en dólares, con rentabilidades anuales compuestas de 8,7%, 11,1% y 10,1% los últimos tres, cinco y 10 años, respectivamente.

Tisné y Juan Luis Rivera ingresaron como socios a Moneda en 2006. Pero es en 2007 cuando Moneda da un giro en su estructura de propiedad, con la salida de Sergio Undurraga y compañía, y el ingreso de una nueva camada de socios: Consorcio Financiero, con un 25%, y Raimundo Valenzuela, con poco más del 7%. En tanto, Tisné, Echeverría y Rivera pasaron a controlar el 60% de la propiedad.

Con negocios en Latinoamérica, Moneda siguió apostando a la internacionalización y en 2008 lanzó el fondo Moneda Small Cap Latinoamérica y abrió la oficina en Nueva York, la cual es liderada por Juan Luis Rivera, ex mano derecha de Sebastián Piñera en Bancard, a quien Moneda administró parte de su fideicomiso ciego y a quien cinco de los 10 socios de Moneda aportaron a su campaña presidencial actual, según Servel.

La apertura de oficinas en la Gran Manzana se hizo para estar más cerca de los principales inversionistas institucionales del mundo.

Ese mismo año, 2008, Alfredo Reyes se sumó como socio; después, en 2011, lo hicieron Alejandro Olea y Alfonso Duval, y en 2014, Antonio Gil Nievas.

Los cambios en la propiedad siguieron. En junio de 2015, los socios compraron a Consorcio su participación, en ese minuto equivalente al 16,16% de la propiedad, y también la de Raimundo Valenzuela (de Inmobiliaria Estrella del Norte Limitada).

El momento marcó un nuevo hito, ya que con ello se sumaron a la propiedad Vicente Bertrand, Esteban Jadresic y Javier Montero. "Su salida nos permitió reforzar la presencia de socios jóvenes que están marcando el desarrollo y el futuro de Moneda. Un equipo humano muy talentoso. No hay cambios en la forma de enfrentar el negocio ni en la filosofía que nos inspira, que es seguir agregando valor a nuestros clientes con foco de largo plazo", explica Echeverría, quien añade que sólo le queda agradecer el apoyo que les brindaron en el desarrollo de Moneda entre 2007 y 2015. "También los felicito por el estupendo negocio que hicieron, porque multiplicaron su capital invertido en Moneda en alrededor de cuatro veces en dólares en siete años; eso fue un gran incentivo, además de su generosidad para vender".

La defensa de las inversiones

Sin duda, para el mercado local, Moneda marcó un hito importante cuando Endesa España tomó el control de Enersis y sus filiales en agosto de 1997. Pablo Echeverría recuerda que ese momento en la historia de la compañía fue muy importante, "porque se hizo evidente la forma en cómo vivimos nuestra responsabilidad fiduciaria, la conciencia plena de que los recursos que administramos son de terceros y que la defensa de los intereses de nuestros clientes están por sobre los de la firma y de sus ejecutivos".

Su intervención en el denominado "caso chispas" no sólo los ubicó en las primeras planas de los diarios, sino que también los hizo merecedores del apellido de "inversionistas activistas", concepto que no le gusta al principal socio de Moneda. "No somos un inversionista activista. Hacer activismo en Chile y, en general, en Latinoamérica es muy difícil, la mayoría de las empresas tiene controladores. Somos un inversionista activo e involucrado", recalca Echeverría.

¿Cuáles han sido las principales batallas que han dado en Moneda?

En estos 24 años hemos defendido nuestras inversiones siempre que ha sido necesario, lo que no ha sido pocas veces. Unas con más publicidad que otras. Los mercados de capitales de Chile y Latinoamérica tenemos que cuidarlos de las malas prácticas y permitir que se desarrollen de manera sana".

Ustedes fueron activos en las chispas, en cascadas y ahora último en la OPA de GEN, ¿cuál es la pelea más dura que les ha tocado dar?

"Destaco el 'caso chispas' no por ser la más dura, sino por los cambios que se lograron con el caso. Ahí ganó el mercado de capitales, con una nueva ley, la ley de Opas, y con un mensaje claro y fuerte a toda la comunidad por parte del regulador.

¿Cuáles han sido sus principales dolores de cabeza en términos de inversión?

El mayor dolor de cabeza es cuando invertimos o le prestamos plata a una empresa y nos equivocamos en la elección del socio. En esos casos no nos queda más alternativa que hacernos cargo del problema y defender los intereses de nuestros clientes.

¿Eso les pasó con Julio Ponce?

La impunidad del 'caso cascadas' es un buen ejemplo.

El 'caso cascadas' ha sido bien intenso, cuál es la lección que sacan, especialmente después de que Moneda era cercana a Julio Ponce, creía en sus empresas y por eso invirtieron en ellas…

Hay casos por daños mucho menores al mercado de valores en los que ha habido condenas penales, en cambio, en este caso, los principales involucrados aún no han sido formalizados por la justicia ni tienen una sanción penal.

La fórmula Moneda

Cuando se creó Moneda, el objetivo siempre fue convertirse en la mejor empresa en la gestión de activos dentro de Latinoamérica. Lo han ido consiguiendo en estos 24 años. En Chile, Moneda es la administradora general de fondos que lidera la industria. Al cierre del año pasado este rubro manejaba activos por US$ 17.950 millones y la administradora general de fondos líder de la industria fue Moneda Asset Management, que tuvo una participación total de mercado de 23,48%, seguidos por Compass Group (10,16%) y LarrainVial (9,79%).

Gestores de otros fondos señalan que el equipo de Moneda tiene una buena capacidad de gestión, con un liderazgo muy claro y notorio de Pablo Echeverría, así como un buen equipo de renta fija latinoamericana que lidera Tisné.

¿Dónde está la clave de Moneda? Echeverría explica que han tenido una estrategia y crecimiento muy consistente a lo largo de los años. "No desarrollamos productos de moda, somos disciplinados, pacientes, tenemos una cultura de boutique muy enfocada en el rendimiento de largo plazo de los fondos que administramos. Somos maratonistas, no corredores de 100 metros".

Juan Luis Rivera, socio y portfolio manager que lidera el equipo en Nueva York, asegura que los buenos desempeños se explican por el trabajo duro. "Somos 10 socios que dedican el 100% de su tiempo, energía y expertise al manejo de los recursos de nuestros clientes. No sé si mística es la palabra, pero claramente uno de los valores de nuestra empresa, que para nosotros es la base de todo, es la excelencia. Las cosas a medias aquí no sirven. Las cosas siempre se pueden hacer mejor. Nos esforzamos por ser disciplinados, responsables y consistentes".

Quienes conocen a Moneda señalan que son inversionistas activos, que les gusta conocer de primera fuente lo que sucede en las empresas. "Ese trabajo de análisis, con la mayor profundidad posible, lo hacemos con cada inversión que realizamos. Involucrarnos a fondo es hacer nuestro trabajo. Estamos permanentemente hablando con el management de las empresas en las que invertimos, visitamos las oficinas, las instalaciones, donde sea que estén, en el norte, en el sur o en el extranjero. Nuestros fondos invierten como socio de grupos empresariales, conocen a sus dueños y ejecutivos y buscamos que exista un correcto ejercicio del gobierno corporativo. No somos un mero inversionista bursátil que se dedica a comprar y vender. Aportamos a las empresas con un análisis y una mirada de largo plazo", señala Echeverría.

Los fondos que manejan han logrado ganancias importantes cuando se ha terminado el ciclo de vida de las inversiones. Echeverría asegura que es ahí cuando han obtenido la mayor ganancia, en casos como CTI vendida a Electrolux en 2011, de Kopolar a Embotelladora Andina en 2013, Andrómaco a Grunenthal en 2013, o CFR a Abbot.

Los track records lo confirman. Pionero, el fondo que maneja Pablo Echeverría junto a otros ocho ejecutivos de inversión, al cierre de junio tenía un patrimonio de US$ 1.270 millones y ha repartido unos US$ 330 millones en dividendos durante los últimos 10 años. El fondo acumula una rentabilidad anual compuesta de 15,9%, que se compara positivamente con el 9,3% del MSCI Chile SC y con el 8,1% del Ipsa en el mismo período.

"Esto significa que los aportantes fundadores de Pionero que reinvirtieron sus dividendos multiplicaron su capital por 31 veces, en comparación con las seis veces del Ipsa. Ese es el premio a los inversionistas de largo plazo", enfatiza Echeverría.

Moneda con la mirada en 10 años

El último anuncio de Moneda -además del regreso del ex presidente del Banco Central, Rodrigo Vergara, a su directorio- fue la próxima apertura de una oficia en Argentina -una vez que el regulador lo autorice-, para aprovechar las oportunidades que se están generando con los cambios en el mercado de capitales y el ingreso de cerca US$ 117.000 millones en activos no declarados producto de una amnistía fiscal.

Fernando Tisné explica que los fondos de Moneda invierten en ese país hace más de una década, sumando en la actualidad US$ 1.000 millones. "Conocemos Argentina, sus empresas, empresarios y actores principales del mercado. Es un mercado difícil, sin duda, ha sufrido muchísimo por la mala política, por la inestabilidad regulatoria, etc. Pero nos ha ido bien, las inversiones realizadas allá han agregado valor a los fondos, sin duda".

Mal no les ha ido. El fondo Patagonia, que se lanzó el 23 de diciembre de 2014, con un tamaño de US$ 46 millones, ya suma activos administrados por US$ 181 millones y una rentabilidad de 79% en dólares desde su creación. "Se lanzó en plena campaña presidencial para suceder a Cristina Kirchner, nuestras expectativas eran que Argentina iba a volver a conectarse con los mercados de capitales internacionales independiente de quién ganara, Scioli o Macri, y ese solo evento debía generar una subida en el precio de los activos financieros argentinos. No descartábamos que pudiera ganar Macri, pero fue claramente una sorpresa, muy buena sorpresa. Estamos muy optimistas de que puede venir una gran década en Argentina y en Sudamérica con todos los cambios que estamos viendo en la región", explica Tisné.

Hay esperanza en la deuda latinoamericana. Explica Tisné que luego de varios años con retornos pobres durante los años 2013, 2014 y 2015 (-4,5% en 2013, 4,6% en 2014 y -8,8% en 2015 para el índice Cembi Broad Latam), los últimos 18 meses el escenario ha cambiado de forma radical, con retornos de 19% el 2016 y 7% el primer semestre de este año. Después de Argentina, ¿Perú? Juan Luis Rivera señala que Moneda ya está bastante globalizada. "Hoy tenemos clientes en Chile, Perú, Argentina, Brasil, México, Uruguay, Estados Unidos, Canadá, Europa Continental, Reino Unido, Países Nórdicos, Medio Oriente y Asia. No es necesario tener oficina en cada lugar para atender a los clientes. Hemos sumado nuevas jurisdicciones para satisfacer mejor las necesidades de los clientes: tenemos fondos domiciliados en Canadá, Luxemburgo, Perú y prontamente México".

¿Sigue siendo Chile y las compañías chilenas atractivas para invertir?, preguntamos a Pablo Echeverría.

"En lo general, tasas de interés en el mundo extremadamente bajas y una región que prácticamente no ha crecido durante los últimos tres años me indican que estamos en la parte baja del ciclo, creándose un momento perfecto para invertir en acciones. China ha seguido creciendo bien y los commodities han empezado a rebotar, lo que sumado al cambio político que estamos viendo en varios países de la región, como Argentina, Brasil, Perú y esperamos Chile, me hacen estar optimista de la renta variable.

Oportunidades veo muchísimas, el riesgo está en que Chile se descarrile".

¿Su apuesta está en que Piñera saldrá Presidente, qué pasaría si sale Guillier?

Con la información que nos entregan hoy las encuestas, la Bolsa ha tenido un buen desempeño, lo que claramente significa que el mercado está apostando hoy a que Piñera será el próximo Presidente.

Volvamos a Moneda y su futuro, ¿se ven todavía como un asesor independiente en 10 años o creen que un jugador global pueda interesarse en asociarse con ustedes o comprarlos, como ha pasado con otros administradores de fondo en Brasil, por ejemplo?

Si uno es bueno en lo que hace, es especialista, entre otros atributos, siempre existirá interés de terceros por asociarse. Pero estamos concentrados en administrar nuestros fondos. Eso nos absorbe en un 100%. Nuestra independencia es lo que nos permite tomar decisiones con el mínimo conflicto de interés posible, nos da libertad para actuar, por lo que es difícil sacrificar eso. No es algo que estemos buscando".

Comenta